Arquitectura Lunes, 4 de noviembre de 2019

“Acuaterrarios”, verdaderos ecosistemas a escala

Lo que presentamos hoy une varios elementos: los jardines en miniatura, los jardines verticales y los acuarios.

Por Prof. Claudio Doratto, www.claudiodoratto.com

Voy a comenzar con la definición que nos brinda Wikipedia: “Se conoce como paludario, también llamado acuaterrario o ripario, a un tipo de recinto que incorpora elementos tanto terrestres como acuáticos, mayormente para alojar organismos vivos, ya sean plantas, animales o ambos”.

Un acuaterrario o paludario es esa conjunción armoniosa entre un espejo de agua artificial con elementos vivos como plantas y peces con una porción de ambiente que recuerda a un jardín vertical con sus particularidades.

El diseño y la confección están de la mano de profesionales que han encontrado aquí su elemento inspirador. Normalmente no son sistemas muy complejos ni que demanden mucho de nuestro tiempo en su mantenimiento.

 

Beneficios de un acuaterrario

Estético: como normalmente la columna vertebral que une los sistemas (acuario y terrario) es el agua en movimiento, se logra un poderoso efecto visual. Se tiene un ecosistema en una caja de vidrio o acrílico. La iluminación, la circulación del agua y la incorporación de múltiples efectos como bruma, lluvia artificial y todo lo que la imaginación se atreva, pueden llevar un paludario a niveles extraordinarios.

Educativo: permite observar la evolución del micro-ecosistema generado, a la vez que abre la puerta a los más pequeños al aprendizaje sobre la vida vegetal y animal.

Otros: permite la estimulación de los sentidos como la vista, el oído y el olfato. Sonidos como el agua cayendo en una pequeña cascada o la lluvia, el olor de las plantas, flores o la humedad producida por la bruma artificial y el movimiento de peces multicolores. Todo contribuye a esa experiencia mágica.

¿Qué tipos de paludarios o acuaterrarios se pueden construir?

El abanico es enorme. Si estamos decididos a que cuente con la presencia de peces, se pueden recrear ambientes subtropicales con agua caliente y temperatura ambiente.

Otros con peces de agua fría, o incluso tortugas. Pueden contener plantas acuáticas flotantes y sumergidas, bonsáis y más.

¿Es difícil cuidar de uno?

Una vez instalado y llegado el punto de equilibrio, no se necesita tener conocimientos extraordinarios. Quien ha tenido una pecera sabrá que no es muy difícil cuidar de una. Quien tiene un jardín o plantas en macetas podrá decir lo mismo.

Quizás la complejidad se pueda circunscribir al sistema de riego; al filtrado, aireación y circulación del agua. Cuando se incorporan efectos como la lluvia, la bruma o cuando se tiene un ambiente subtropical podemos ya sí necesitar de personal especializado para su mantenimiento.

¿Qué tamaño tienen?

Así como las peceras y acuarios, las dimensiones son variables, desde unos 5 litros en adelante.

¿Desventajas?

Posiblemente están en el hecho de que son elementos orientados a ser ubicados en ambientes de interior, con iluminación artificial. Aunque siempre se pueden tomar las medidas para su ubicación en ambientes exteriores.

Espero haber despertado tu interés por conocer más de este mundo y construyas el tuyo. En la próxima nota te acercaré otro tema interesante: el “paisajismo acuático”.