Vendimia Sábado, 9 de marzo de 2019 | Edición impresa

Acto Central: la magia en un día de los cosechadores

Alicia Casares dirige por primera vez en el Frank Romero Day. Promete un espectáculo sin caer en los lugares comunes de la Fiesta Mayor.

Por Redacción LA

“Todo esto es un regalo de la vida. Dirigir la fiesta central con una historia de mi comadre, Miriam Armentano, que mi hijo sea uno de los protagonistas y en un equipo de artistas que muchos de ellos son alumnos míos, o ex alumnos que adoro. Todo se da en un ambiente de amor, de una calidad humana increíble”, declara Alicia Casares sobre su trabajo en “Tejido en tiempo de Vendimia”.

Si bien esta noche será su debut en el teatro griego Frank Romero Day, ya cuenta con amplia experiencia en vendimias departamentales.

 

Al recordar la gestación de la iniciativa, Alicia recupera la tranquilidad de aquellos días de 2017 cuando le propuso a Miriam trabajar juntas. “La idea creativa fue creciendo con el equipo. Mi casa se convirtió en un hostel”, cuenta a la vez que especifica que se nutrió de “gente sensible y disponible al trabajo”.

Así nació este staff de 41 personas que llegó “sólido al momento del llamado” al concurso para dar vida a la Vendimia 2019.
 

 

Midiendo sus palabras para dejarse algunas sorpresas que deslumbren al público del Frank Romero Day esta noche, brinda el concepto central de lo que podremos disfrutar desde las gradas del teatro griego o desde las pantallas (de la televisión o de la computadora).

Se cuenta un día en la vida de los cosechadores, de amanecer a amanecer, en el que un peon golondrina conoce a una muchacha”, precisa la directora y devela que hay un segundo plano narrativo con un personaje mágico, el “tejedor de destinos”, que llevará un paralelismo desde el teatro aéreo. “Tejen un tapiz andino... cruzan los hilos a partir de los mandatos de la naturaleza...”, rememora parte del guión Alicia para ilustrar lo que quiere decir.

 

El espectáculo -que se repetirá mañana y el lunes- promete respetar la impronta teatral que caracteriza las vendimias de Casares, pero también rendrá humor y la poética que exige el lenguaje en el Frank Romero Day, sin necesidad de apelar a los huarpes, ni a los inmigrantes ni a San Martín.  “

Todos tienen su momento”, advierte Alicia mientras insiste en que la producción de esta noche ha sido pensada tal como su título como un tejido en el que todas las partes(música, escenografía, coreo, actuación, etc) forman un todo