Economía Miércoles, 3 de julio de 2019 | Edición impresa

Aclaran que la salida de Lagarde “no cambia la relación” con el FMI

La abogada y política francesa asumirá como presidente del Banco Central Europeo en noviembre. Lipton al frente.

Por Leandro Boyer - Corresponsalía Buenos Aires

El gobierno de Mauricio Macri salió a aclarar que la decisión de la francesa Christine Lagarde de renunciar a la conducción del Fondo Monetario Internacional “no cambia” la relación entre la Argentina y ese organismo multilateral de crédito, ni los términos del acuerdo que se firmó para acceder a un megacrédito por U$S56.300 millones.

“Esto no cambia la relación, ni implica ningún cambio en el acuerdo”, remarcaron cerca del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, apenas se conoció que Lagarde dejará la dirección del Fondo para asumir al frente del Banco Central Europeo (BCE). Destacaron que Dujovne mantiene “una excelente relación” con la saliente titular del FMI y “también con David Lipton”, el número dos de ese organismo que la reemplazará a partir de noviembre próximo. 

 

El presidente Macri blanqueó el 8 de mayo del año pasado que su Gobierno recurrió al FMI para solicitarle un megacrédito que le permita evitar un default tras la fuerte crisis cambiaria, que ese mismo mes marcó el inicio de la drástica debacle económica. 

“Espero que todo el país se enamore de Christine Lagarde”, llegó a manifestar Macri en septiembre pasado, poco después de la renegociación con la que logró que el Fondo amplíe el monto del préstamo y que acceda a entregarle la mayor parte de los dólares durante su mandato. 

 

La propia Lagarde se ocupó de poner en relieve la buena relación que construyó con Macri y con sus funcionarios. Cada vez que pudo, la francesa ratificó su apoyo al programa que puso en marcha el Gobierno nacional para equilibrar las cuentas públicas y para garantizar que el país contaba con el “apoyo” del FMI. 

“Reiteré el apoyo del Fondo al programa de estabilización económica de Argentina y los continuos esfuerzos de políticas para abordar las vulnerabilidades económicas, incluida la reducción de los desequilibrios fiscal y de cuenta corriente del país, y el combate decisivo de la inflación”, manifestó Lagarde al término de la última reunión que mantuvo con Macri, la semana pasada en Osaka, Japón.

 

Quien se imponga en las próximas elecciones presidenciales deberá contemplar ahora que a partir de noviembre la máxima autoridad con la que tendrá que discutir cualquier cuestión referida al crédito será Lipton, quien demostró tener una mirada más mesurada sobre la situación que atraviesa la Argentina. A fines de abril pasado, dijo que el país “se enfrenta a una situación difícil en los mercados financieros”. 

 

La abogada y política francesa fue designada como nueva presidenta del Banco Central Europeo, a partir del 1° de noviembre, en reemplazo del italiano Mario Draghi. “Me siento honrada de haber sido nominada para la presidencia del Banco Central Europeo. A la luz de esto, y en consulta con el Comité de Ética del Directorio Ejecutivo del FMI, decidí renunciar temporalmente a mis responsabilidades como Director Gerente del FMI”.