Mundo Miércoles, 15 de mayo de 2019 | Edición impresa

Acercamiento entre Estados Unidos y Rusia

Ambos países se declararon dispuestos a reanudar relaciones, afectadas por posturas contrapuestas referidas a Irán, Siria y Venezuela.

Por Télam

Rusia y Estados Unidos se declararon ayer decididos a restaurar plenamente sus relaciones, afectadas desde hace tiempo por los intereses contrapuestos que ambas potencias defienden en distintas partes del mundo, como en los casos de Irán, Siria y Venezuela.

Durante la primera visita a Rusia como Secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, hubo declaraciones a favor de la apertura de vías de diálogo para resolver asuntos de interés para ambos gobiernos, con impacto en el mundo entero.

Pompeo tuvo un encuentro con el ministro de Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, y ambos fueron recibidos luego por el presidente anfitrión, Vladimir Putin, a quien informaron sobre el contenido de sus conversaciones.

“Como saben, hace unos días tuve el placer de hablar con el presidente estadounidense (Donald Trump) por vía telefónica y tuve la impresión de que él está dispuesto a restaurar las relaciones ruso-estadounidenses, los contactos y resolver conjuntamente las cuestiones que representan un interés mutuo”, dijo Putin en la recepción.

 

“Por nuestra parte -añadió- dijimos en repetidas ocasiones que también nos gustaría restaurar las relaciones plenamente, espero que se estén creando ahora las condiciones necesarias para esto”.

Antes, en el balneario de Sochi, en el Mar Negro, sureste de Rusia, donde se reunió con Lavrov, Pompeo declaró que “en esencia” su país no contempla una guerra con Irán, a pesar de la tensión militar en el Golfo, y volvió a reclamar que cese el apoyo ruso al presidente venezolano Nicolás Maduro, a quien la casa Blanca procura desalojar del poder, informaron las agencias internacionales de noticias.

A ese pedido, Lavrov respondió que la mejor solución para Venezuela es un diálogo franco entre sus fuerzas políticas y el cese de las “amenazas” que se escuchan desde Estados Unidos y el antichavismo contra Maduro.

Sobre Irán, si bien descartó la voluntad de iniciar una guerra, Pompeo advirtió que Estados Unidos seguirá “presionando al régimen de Teherán hasta que su liderazgo esté preparado para volver a las filas de naciones responsables que no amenazan a sus vecinos ni siembran inestabilidad y terror”.

 

Lavrov se limitó a admitir los desacuerdos entre ambos países sobre el pacto con Irán para garantizar el carácter pacífico de su programa nuclear, y agregó que Rusia y EEUU continuarán dialogando sobre el tema.

Más allá de las conocidas diferencias, Pompeo declaró en sintonía con Putin en relación a la necesidad de mejorar las relaciones con Rusia. “Estoy aquí hoy porque el presidente Trump está decidido a mejorar las relaciones con Rusia”, aseguró.

“Creo que es hora de empezar a construir una nueva matriz, más constructiva y responsable de la percepción mutua de los problemas, y nosotros estamos preparados”, retribuyó Lavrov. “Intentémoslo, veamos qué sale”, invitó.

También estuvo presente entre Pompeo y Lavrov el espinoso asunto de la llamada “injerencia rusa” en las últimas elecciones presidenciales de Estados Unidos.

La ONU, en alerta por la tensión en el golfo

La ONU expresó su preocupación por la tensión en el golfo Pérsico y pidió “contención” a todas las partes tras el sabotaje a cuatro petroleros en un puerto emiratí. “Llamamos a ejercer contención por el bien de la paz, lo que incluye asegurar la seguridad marítima”, dijo el portavoz Farhan Haq.

El funcionario dijo que Naciones Unidas “toma nota” de la apertura de investigaciones sobre lo sucedido. Apenas tres días después de que la Autoridad Marítima de Estados Unidos advirtiera sobre posibles actos de sabotaje de “Irán o sus intermediarios locales” contra naves comerciales en el golfo, Emiratos Árabes Unidos denunció el domingo el sabotaje contra cuatro barcos al este del emirato de Fujairah.

 

El Gobierno iraní se desmarcó rápidamente del episodio y denunció una conspiración para crear inseguridad en el golfo. Este lunes, The New York Times aseguró que EEUU evalúa la posibilidad de enviar a 120.000 militares a la región.