Policiales Domingo, 21 de julio de 2019 | Edición impresa

Acceso Sur: manejaba borracho y chocó a un vehículo policial

El joven de 28 años embistió a un móvil municipal. El control de alcoholemia le dio casi el triple de lo permitido.

Por Nicolás Nicolli -  nnicolli@losandes.com.ar

El Acceso Sur casi volvió a ser escenario de una tragedia vial. A dos semanas de la muerte de Julieta Testa (25), un joven ebrio a bordo de un Peugeot 207 impactó el sábado por la madrugada contra una camioneta de la Dirección de Tránsito de Guaymallén, que formaba parte de los operativos por los festejos del Día del Amigo.

Afortunadamente, el imprudente conductor sólo sufrió un corte en la cabeza.

 

El episodio ocurrió alrededor de las 7 del sábado en el Acceso Sur, en el carril que va al norte, a la altura de La Barraca. El conductor de 28 años transitaba a alta velocidad, pese a los vehículos detenidos al costado para su revisión, la disposición de conos y la activa presencia de un agente de la Policía de Mendoza y un inspector municipal

Según contó el acompañante, el conductor se quedó dormido, arrasó con los conos, chocó en la parte trasera a la camioneta y terminó al lado del guardarrail. Una vez detenida la marcha, los efectivos le realizaron el test de alcoholemia, que arrojó que transitaba con 1,24 gramos de alcohol por litro de sangre, casi el triple de lo permitido, por lo que se labraron las actas correspondientes. Además, el joven deberá responder por los daños al vehículo municipal.

 

Jorge Carrizo, director de Servicios Comunitarios y Seguridad Vial de Guaymallén, precisó que tanto el automovilista -que sufrió un corte en su cabeza- como su acompañante, otro joven de 28 años, llevaban colocados los cinturones de seguridad, lo que evitó un desenlace fatal. Aunque no pudo evitar su preocupación porque el inspector estaba al lado del vehículo embestido. “No sabemos si le salvamos la vida a los demás”, reflexionó, respecto a la eventual cadena de incidentes que los conductores ebrios pueden desencadenar de no ser detenidos. Solamente en el punto de control del Acceso Sur se retuvieron en una noche seis licencias y cinco tests de alcoholemia dieron positivos. “Lamentablemente nunca podemos estimar lo que podemos prevenir”, agregó el funcionario municipal.

 

Un trágico escenario

Esta vez no hubo que lamentar muertes, pero a pocos pasos del Puerto destrozado todavía puede apreciarse el cartel que recuerda a Alan Villouta, el joven de 20 años que falleció en agosto de 2017 cuando cruzaba el Acceso Sur y fue atropellado por Alejandro Verdenelli.

 

No hay que ir demasiado atrás en el calendario para mencionar otras tragedias en esa transitada autopista del Gran Mendoza. 

En la madrugada del lunes 6 de julio, y en estado de ebriedad, Sergio Massó (20) perdió el dominio de su camioneta, cruzó los dos carriles y volcó en la lateral este del Acceso, quedando junto a la pared de un club. Julieta Testa (20), conocida deportista y novia del conductor, salió despedida de la 4x4 -no usaba cinturón de seguridad- y murió en el lugar. El joven, quien cumple con detención domiciliaria, tenía 1,42 gramos de alcohol por litro de sangre.

 

En tanto, el 18 de mayo pasado, el médico José Paulos manejaba su Volkswagen Gol con una graduación alcohólica de 2 gramos (el cuádruple del límite) cuando embistió a un taxi en el que iba como pasajera Luciana Montaruli, de 27 años. La joven falleció tras el fuerte impacto.