Mundo Sábado, 30 de marzo de 2019 | Edición impresa

Abusos en la Iglesia: el Vaticano endurece las leyes

El Papa publicó tres documentos para prevenir, combatir y procesar judicialmente a los responsables.

Por Agencia DPA

El Papa Francisco publicó tres documentos para prevenir, combatir y procesar judicialmente a quienes cometan abusos sexuales contra menores en el territorio del Vaticano y en otras dependencias pontificias alrededor del mundo, como las nunciaturas, en los que establece la obligación de denuncia inmediata cuando se tenga noticia del abuso bajo pena de multa o cárcel y la ampliación de la prescripción de estos delitos hasta que la víctima cumpla los 38 años.

 

 

Además, amplía la categoría de adultos vulnerables, cuyos casos deben ser tratados como los de los menores: “toda persona en estado de enfermedad, deficiencia física o mental o privación de la libertad personal que, de hecho, incluso ocasionalmente, limite la capacidad de comprender o de querer o de resistirse a quien le ofende”.  

De oficio

También obliga a perseguir de oficio otros abusos contra menores, como el maltrato.

“Estos actos refuerzan la protección de menores a través de la potenciación del cuadro normativo. El Santo Padre desea que, también gracias a estas normas que conciernen al Estado de la Ciudad del Vaticano y la Curia Romana, madure en todos la conciencia que la Iglesia deba ser cada vez más una casa segura para los niños y las personas vulnerables”, informó el director de la oficina de prensa del Vaticano, Alessandro Gisotti.

Sanciones

De este modo, con esta nueva legislación, que entrará en vigor el 1 de junio, con la que se reforma el Código Penal conocido como Zanardelli de 1889, el Papa impone una sanción para quienes omitan o retrasen la denuncia de casos de abusos a menores o personas vulnerables, excepto en casos de secreto de confesión.  

 

Asimismo, cualquiera que sea encontrado culpable de abuso será “destituido de su cargo” en el Vaticano. En todo caso, si es un sacerdote, todas las normas canónicas ya en vigor toman el relevo.  

No sólo el abuso sexual

Otra de las innovaciones más significativas del texto radica en que, a partir de ahora todos los delitos relacionados con el abuso de menores, no sólo los de carácter sexual, sino también, por ejemplo, el maltrato, serán “perseguibles de oficio”, es decir, incluso en ausencia de un informe de oficio.

Otra novedad importante es la creación por el Governatorato, dentro de la Dirección de Salud e Higiene del Vaticano, de un servicio de acompañamiento para las víctimas de abusos, que será coordinado por un experto cualificado.  

Por lo tanto, las víctimas tendrán a alguien a quien recurrir en busca de ayuda, para recibir asistencia médica y psicológica, para que conozcan sus derechos y sepan cómo hacerlos respetar.  

 

Novedad también en lo que respecta a la selección y reclutamiento de personal del Governatorato y la Curia Romana: se debe determinar la idoneidad del candidato para interactuar con menores.  

Estas leyes serán aplicables a todos aquellos que trabajen en el Estado del Vaticano y por extensión en la Curia Romana, pero también entre el personal diplomático al servicio de las nunciaturas.