Sociedad Sábado, 15 de junio de 2019 | Edición impresa

Abusos a los adultos mayores: el 51% es culpa de los hijos

El dato surge desde la Dirección que asiste a estas personas y en base a los reclamos que reciben.

Por Federico Fayad - ffayad@losandes.com.ar

A principios de mes se conoció el caso de dos adultos mayores que fueron abandonados por su hijo en un bar. El hecho ocurrió en Rosario y según testimonios de la pareja de 86 y 92 años, el hijo los dejó allí porque habían sido desalojados. 

Este caso es un ejemplo de lo que sucede con muchos adultos mayores, que sufren violencia de diverso tipo. Para visibilizar esta situación hoy es el “Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez”. 

Se estima que la población mundial de 60 años o más será de 1.200 millones en 2025, es decir, más del doble de las que había en 1995 (542 millones). Esto habla de un cambio profundo en el que las personas alcanzan mayor longevidad.  En este contexto, los estudios indican que entre 4% y 6% de las personas mayores de todo el mundo han sufrido alguna forma de maltrato.

Vale aclarar que si bien en Mendoza no hay estadísticas oficiales que permitan establecer una comparativa con los datos divulgados a nivel mundial sí hay ciertos indicadores que señalan que la mitad de las agresiones a un adulto mayor (51%) es provocada por un hijo o una hija de la víctima. 

 

Es importante indicar que este es un problema social mundial que afecta la salud y los derechos humanos de millones de personasen todo el mundo. Por ello la Asamblea General de las Naciones Unidas, designa al 15 de junio como “Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez”. Y como una forma de mitigar y visibilizar estas situaciones es que se lanzó un protocolo que define cómo debe actuarse ante un maltrato a una persona mayor. 

Elena Lescano, de 75 años dijo que el principal maltrato es el ninguneo. “Si tenés a tu lado a una persona más joven, el interlocutor le habla a ella, independientemente que una haya iniciado la conversación y sea la interesada. Esto vale para médicos, empleados de comercio o quien sea”.

Y continuó: “Yo les pido que me hablen a mí. Porque aún tengo energía para defenderme. Pero es un esfuerzo que no debería tener que hacer y que mucha gente no puede hacer. Por lo tanto, los ancianos quedamos invalidados, reducidos a la condición de niños u objetos”.

 

Para Elena, otro tipo de maltrato es perder el carácter de “señor” o “señora. Según ella, son abuelos para todo el mundo. Incluso a veces lo ve en comunicados de voceros institucionales. “ Esta familiarización es tomada por la sociedad como signo de afecto. Yo la considero falta de respeto”. Para terminar, comentó que la falta de rampas en colectivos, otras inexistentes o en ángulos imposibles son formas de maltrato.

Indicadores

Aldo Sáez, director de la Dirección de Adultos Mayores, remarcó que no hay estadísticas oficiales, ni estudios ni encuestas al respecto, pero que los datos recolectados por su oficina pueden reflejar una realidad, aunque no pueda ser trasladada con exactitud a todo el territorio provincial. 

“Pero hay muchos casos que no llegan a la justicia, no se hace la denuncia en el poder judicial. Las razones son varias, pero muchas veces tiene que ver con que a veces es difícil denunciar a un familiar que maltrata a otro familiar”, destacó Sáez. 

Uno de los indicadores más llamativos es el que da cuenta de que en 51% de los casos de maltrato el agresor es un hijo o una hija y en menor medida aparece como agresor otra persona mayor, otro familiar, cuidador o vecino. “Está naturalizada la violencia intrafamiliar, que es a donde al estado le resulta difícil llegar. Esta violencia pasa también por la toma de decisiones que dejan afuera al adulto mayor. Así los familiares terminan decidiendo sobre su casa, por ejemplo”.

Respecto a otros indicadores que maneja esta dirección se puede advertir que un 16.7% de los adultos mayores que denuncian lo hacen por temas relacionados a lo económico.

 

Es decir, porque una persona cercana a ellos ejerce maltrato vinculado al dinero. Sin embargo, el tipo de abuso más frecuente, según este indicador, es el físico (27.8%) porque suele ser el más evidente, seguidos por el abandono y la violencia psicológica (25.9% respectivamente).

“Probablemente este porcentaje sea mucho más alto, pero tampoco se denuncia demasiado porque está naturalizado que el hijo le haga las compras, le maneje las cuentas o le saque un crédito. En tiempos de crisis el aspecto económico se acentúa”, detalló el especialista. 

Respecto del género de los adultos maltratados cuyos casos llegan a la dirección, 28% se da en caso de hombres mientras que para las mujeres el porcentaje asciende a 72%.

Sáez dijo que esto se debe a que las mujeres mayores se encuentran en situaciones mucho más vulnerables que sus pares varones. 

El protocolo

En el año 2015 la Organización de Estados Americanos aprobó la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores, ratificada por Argentina  en el 2017.

En su Preámbulo expresa “la importancia de facilitar la formulación y el cumplimento de leyes y programas de prevención de abuso, abandono, negligencia, maltrato y violencia contra la persona mayor”.

Por esta razón, desde el Programa Prevención y Asistencia de la DAAM, se elaboró un Protocolo de Actuación para situaciones de maltrato a las Personas Mayores con el fin de difundir los derechos y libertades de las personas mayores.

También se intenta visibilizar y sensibilizar sobre el maltrato a este grupo poblacional y contribuir a una adecuada intervención de los funcionarios públicos, profesionales y personal en general que se desempeñen en ámbitos de salud, desarrollo social y seguridad.

Según indicaron desde la Dirección de Adultos Mayores, lo que se busca fundamentalmente, es establecer pautas de actuación para los servicios de atención a personas mayores de la provincia.

Sáez también explicó que han terminado de reglamentar la ley de cuidadores polivalentes donde los efectores podrán capacitar y habrá un registro para saber si las personas están capacitadas para el cuidado de los ancianos. También recordó la existencia de un programa llamado ‘Mayor respiro’ donde se acompaña a los familiares de los adultos mayores con demencia o Alzheimer

Sepa más

Según las Naciones Unidas:

• En el último año, aproximadamente 1 de cada 6 personas mayores de 60 años sufrieron algún tipo de abuso en sus comunidades.

• Las tasas de maltrato pueden ser mayores entre los ancianos residentes en instituciones que entre los que viven en su comunidad.

• El maltrato de las personas mayores puede conllevar graves lesiones físicas y consecuencias psicológicas prolongadas.

• Se prevé un aumento del problema por el envejecimiento de la población en muchos países.

• La población mundial de mayores de 60 años se duplicará con creces, de 900 millones en 2015 a unos 2000 millones en 2050.