Policiales Martes, 25 de febrero de 2020 | Edición impresa

Abuso y robo, las hipótesis tras el hallazgo de la mujer muerta en Guaymallén

El forense determinó que Rocío Nadia Lucero (25), domiciliada en San José, sufrió una falla cardíaca.

Una mujer fue encontrada ayer sin vida en un espacio verde del Acceso Este y, si bien no había signos de haber sufrido una muerte violenta, la investigación forense apuntó a un posible abuso sexual que luego se descartó. La joven fue identificada y luego se comprobó que murió por una falla cardíaca. Además se especuló sobre un posible robo de sus pertenencias. 

Cerca de las 7 de este lunes ingresaron al 911 dos llamados -uno de un pasajero de un micro y otro de un automovilista denunciando que había una joven muerta, tirada en el pasto de un espacio verde del Acceso Este, a la altura de la calle Hilario Cuadros, en Guaymallén.

De inmediato, el Centro Estratégico de Operaciones (CEO) desplazó un móvil policial y dos uniformados confirmaron la noticia: la mujer, sin vida, estaba en el prado ubicado muy cerca de una ciclovía que está en la lateral del acceso, unos 30 metros al oeste de Hilario Cuadros, casi en el vértice que forma esa calle con un ingreso ascendente al Acceso Este.

Orlando Pelichotti / Los Andes

Según explicaron los investigadores, el cadáver no presentaba signos externos de haber sido golpeada, aunque tenía un herida leve en la frente.

 

El cuerpo estaba semidesnudo: si bien tenía una blusa, no tenia pantalón, ni zapatos y la bombacha estaba desgarrada. 

Con ese panorama, el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello ordenó que se activara el protocolo para casos de femicidios.  

Cerca de las 8 ya estaban en el lugar un equipo de Policía Científica  y también un médico del Cuerpo Médico Forense (CMF). Este perito trabajó sobre los restos de la mujer, preservando las manos para ver  ya en el laboratorio si se podía aislar algún muestra de ADN en las uñas.

“En principio el forense no encontró ninguna herida que  a simple vista sea causal de muerte. El cuerpo fue llevado al CMF para que se realice la necropsia y establezca la causa de la muerte”, explicó a los medios el fiscal Pirrello.  

 

Identificación y avances 

Así las cosas, cerca de las 10 de ayer, los detectives tenían sus reservas sobre el caso y no desestimaban ninguna hipótesis.

A esa hora no se descartaba una muerte por causas naturales, pero no se dejaba de lado un posible abuso sexual, ya que en la ropa interior se había logrado aislar un fluido que se iba a analizar. 

Pero tampoco se dejaba de analizar una posible relación consentida y un muerte por una falla cardíaca. En esta hipótesis sonaba extraño que alguien se hubiera llevado el pantalón y los zapatos y, por qué no, tal vez, el teléfono y los documentos.

Ya en la tarde llegarían  las confirmaciones. En su primer informe los forenses establecieron como causa del deceso un infarto, en un corazón hipertrófico. 

Orlando Pelichotti / Los Andes

A través de las huellas dactilares de la joven fallecida arribaron a su identidad: se trata de Rocío Nadia Lucero Navarrete, de 25 años, con domicilio en San José, Guaymallén. 

 

Más allá de toda especulación, lo cierto es que algunos vecinos de Lateral Norte del Acceso Este aportaron datos de importancia para profundizar.

Uno grupo de unas 10 personas -entre ellas, varios niños y niñas- festejaron un cumpleaños en el lugar del hecho que duró hasta las 2 de ayer. Por eso es que los peritos de Científica encontraron restos de globos y papeles de alimentos.

“Nosotros vimos una pareja. Hay un pareja que viene los sábados; ella tiene pelo negro”, explicó una vecina a Los Andes.

Según la testigo, la pareja habría tenido relaciones, amparados por la sombra de unos árboles, cerca de las 3 de la mañana. Con este detalle se podía establecer la hora de la muerte:  entre las 3 y las 7, momento en que el hecho fue denunciado al  911. 

La sospecha del abuso sexual no se descarta, pero con el paso de las horas fue perdiendo fuerza. Los forenses, en el cuerpo de Lucero, no detectaron indicios de una relación sexual forzada, pero la duda surge porque su ropa interior estaba rota. Algún encuentro sexual hubo, ya que en su vagina detectaron líquido seminal. 

En relación a las prendas de vestir que le faltaban y a sus elementos personales que tampoco estaban con ella -entre los que podría estar la billetera y el celular-, los pesquisas explicaron que posiblemente todo esto se lo llevó la persona con la que estuvo o alguien que pasó por el lugar y al verla sin reacción aprovechó para robarle. 

Los investigadores quieren encontrar a la persona que estuvo con Rocío en sus últimas horas y anoche esperaban a sus familiares para que declaren y aporten algún dato de relevancia.