Sociedad Sábado, 18 de mayo de 2019 | Edición impresa

Abril, la joven con síndrome de Down que sueña con ser modelo

Tiene 15 años y busca derribar los estereotipos de belleza. Vivió en Estados Unidos, ama cantar, bailar y hacer tutoriales.

Por Carla Romanello - cromanello@losandes.com.ar

Si había un ápice de timidez en su personalidad, desaparece como por arte de magia cuando la apunta la cámara y se encienden los flashes. Allí, de espaldas al fondo blanco y acompañada por las luces, se suelta y se entrega al juego. Esboza una sonrisa, practica distintas poses y va cumpliendo cada una de las solicitudes del fotógrafo. Así Abril Teani, una joven de 15 años que nació con síndrome de Down y demuestra que está preparada para su sueño: convertirse en modelo profesional.

 

Si bien el haber practicado danza desde los cuatro años le ayuda a desenvolverse con su cuerpo, la mayor parte de su habilidad es innata y le surge con naturalidad. De hecho se trata de un aptitud que desconocía hasta hace unas semanas, cuando participó del calendario de ADOM (Asociación Down Mendoza). Allí tomó contacto con la fotógrafa Bettina D´Angelo con quien estableció un vínculo inmediato. Días después la profesional les propuso a sus papás hacerle un book de fotos y lanzar su carrera. “Bettina se quedó sorprendida porque dice que es muy fácil fotografiarla, que no necesita exigirle, ni pedirle nada, que es natural en ella”, resaltó su mamá Soledad Pagés, abocada a acompañar a su hija en su nuevo camino. 

A la joven adolescente le gusta la idea de posar ante la cámara y los flashes. | Orlando Pelichotti/ Los Andes

Es que desde que la fotógrafa subió las imágenes de Abril a su página de Facebook el teléfono no paró de sonarles y hasta recibió, gracias a una nota que le hicieron en Clarín, la invitación de Valeria Mazza para formarse en su taller de belleza. “A ella le encantó el juego de posar y empezó a decir que quiere ser modelo”, recordó la mamá quien destacó que su hija siempre ha sido muy femenina y que le encanta arreglarse, maquillarse y peinarse. De hecho ella misma enumera la actividad entre sus favoritas: “Me gusta bailar, cantar y posar”, dijo convencida. Pero además, disfruta haciendo videos tutoriales para YouTube. “Generalmente los hace en inglés, aunque todavía no la dejo subirlos”, reconoció la madre, mientras la joven detalló que generalmente se tratan sobre maquillaje. 

Orlando Pelichotti/ Los Andes

Volver al pago

Aunque Abril está perfectamente adaptada a su vida cotidiana en Mendoza, nació en California, Estados Unidos. Y es que sus papás son argentinos pero vivieron 20 años en el país del norte, hasta que hace tres años decidieron volver. “Yo soy de Córdoba y mi marido de Mendoza, así que decidimos radicarnos acá”, relató Pagés y contó que además de la adolescente y su hermano Stephano (13), con su marido tienen tres hijos más de matrimonios anteriores.

 

Para los adultos de la familia no fue fácil el regreso al país pero Abril se habituó rápidamente. “Estaba acostumbrada a leer y escribir en inglés, pero acá le agarró la mano al español y pudo insertarse rápidamente en la escuela”. Actualmente viven en Godoy Cruz y la adolescente cursa el segundo año de la secundaria en la Fundación Esperanza. “Es feliz y si bien algo extraña, es sociable y ha hecho nuevas amigas”, remarcó.

Orlando Pelichotti/ Los Andes

Con respecto a las posibilidades de desarrollo de los niños con síndrome de Down en Estados Unidos, reconoció que quizás cuentan con más herramientas dado al poder económico del país. “Allá en la escuela tenés todos los servicios: fisioterapia, fonoaudiología, que acá tenés que buscar aparte”, recordó. De todas maneras destacó que lo fundamental es el acompañamiento. “Las familias que más acompañan suelen ser las de los chicos que más se pueden enfrentar a la sociedad”, observó.

Orlando Pelichotti/ Los Andes

Todas las miradas

El hecho de que Abril desee convertirse en modelo le mostró a Soledad un gran cambio en la seguridad de su hija. “El año pasado íbamos caminando y le pregunté por qué tenía la vista en el suelo y me dijo que sentía que la miraban como discriminándola. Pero ahora le preguntás por qué quiere ser modelo y dice ‘‘porque quiero que me vean”, diferenció. Para ella, el haber posado para el calendario modificó algo interno en la adolescente. “Siente que puede con el mundo y lo demuestra con su actitud”, subrayó. 

Orlando Pelichotti/ Los Andes

Así tanto su mamá como su papá decidieron acompañarla para que cumpla su gran sueño. “La verdad es que no sabemos cómo se maneja el mundo del modelaje, pero vamos a incursionar siempre cuidándola y protegiéndola”, aclaró y recordó que cuando le planteó a su marido la idea , él le manifestó su intención de acompañarla en todo lo que la haga feliz.

 

Así como han hecho otras modelos con síndrome de Down, la intención de Abril y su mamá es derribar el estereotipo de belleza de la mujer. “No todas las modelos tienen que ser tipo barbies, creo que todas tenemos bellezas y que mejor que ella pueda, en cierta forma, representar a todas de las personas con síndrome de Down”, cerró con convicción. 
 

Foto: Bettina Dangelo

Futura candidata vendimial

Además de ser modelo, Abril Teani se imagina alguna vez como candidata a la corona vendimial. “Quiero ser reina de Godoy Cruz”, dijo mostrando gran actitud para representar a su departamento. Es que a ella le encanta las fotos y el desfile de las soberanas. “Cuando apenas llegamos a Mendoza la llevé al carrusel y ella me decía que quería estar ahí”, recordó la mamá, quien aseguró que para hacerlo deberá estar más preparada y sobre todo tener cumplidos sus 18 años.