+ Deportes Lunes, 6 de mayo de 2019 | Edición impresa

Abierto: ganó San Martín pero Pacífico tiene esperanza

El León vencía 3-0 y sentenciaba la historia pero el descuento del Lobo alvearense lo puso en carrera. Se define el domingo en el Sur.

Por Juan Azor - jazor@losandes.com.ar

Nadie, ni el más optimista hincha albirrojo podía presagiar una diferencia tan grande en el marcador para el duelo que ayer enfrentó a los dos mejores mendocinos que todavía siguen en carrera en el este Regional Federal Amateur.  

San Martín venció a Pacífico 3-1 y quedó mejor parado para el duelo de vuelta, aunque, como dijo Bermegui, “la llave no está cerrada”. El descuento del Mocha Pinea, extendió la angustia para unos y otros. Ahora, el próximo domingo, en 90’ de altísimo voltaje, se disputarán el pase a la semifinal del torneo.

 

Los alvearenses salieron decididos a mostrar su potencial y fue Cebreiro quien impidió el gol blanquinegro en dos ocasiones. Sin embargo, San Martín lo equilibró desde el vértigo que aportan Rodríguez y Farías por las bandas. La apertura del marcador cambió los roles. Martín ya no estuvo tan cómodo en el partido y la velocidad de Temperini fue un dolor de cabeza para los visitantes.  

Y justo cuando la etapa llegaba a su fin, un mal rechazo de Gadea terminó en una bomba de Burgoa que detonó en el ángulo izquierdo de Barroso. Ni hablar cuando en el complemento volvió a golpear Villalba. La efectividad albirroja cotizaba en bolsa a esa altura de la tarde. Pacífico había perdido profundidad y una acción individual de Pinea le devolvió la esperanza.  

 

El pitazo final del cuestionado colegiado Ramos dio paso al festejo albirrojo, celebrando una buena diferencia para el juego de vuelta. Mientras, en el otro camarín, todos destacaron el descuento que le dio una vida más a Pacífico. Habrá que esperar al domingo para saber quién será el único representante mendocino que seguirá en carrera.
 

 

Una tarde caliente con muchos roces en el Este

Roces por aquí, roces por allá; discusiones en un lado y en el otro. La mala tarde de Matías Ramos permitió que ambos equipos pegaran más de lo permitido. Sólo Barón vio la roja en una acción dudosa. Con el pitazo final del juez, cuando cada plantel saludaba a su público, algunos cruces derivaron en un tumulto que terminó con los técnicos involucrados. Afuera, los hinchas albirrojos dieron un lamentable espectáculo, escupiendo a los jugadores alvearenses y provocando a un puñado de hinchas visitantes que se encontraban en un sector de la platea.