Sociedad Jueves, 29 de noviembre de 2018 | Edición impresa

A pesar del aumento de días, Mendoza sigue debajo de algunos países

Tras el anuncio de que el ciclo lectivo 2019 tendrá 190, la provincia quedó por encima de la media mundial.

Por Carla Romanello - cromanello@losandes.com.ar

Los cambios anunciados para el ciclo lectivo 2019, que apuntan al cumplimiento efectivo de los 190 días de clases en Mendoza, causaron gran revuelvo en la provincia.

Es que las actividades comenzarán el 18 de febrero, 15 días antes que este año, lo que además de afectar los planes de vacaciones de muchos padres, implica que los alumnos cursen en un periodo signado por las altas temperaturas. 

A pesar de este aumento en la cantidad de jornadas escolares –con el que el gobierno local toma la delantera en la Argentina–, Mendoza sigue por debajo de otros países de la región como Brasil (201 días),  Colombia (200 días), México (200 días) y Costa Rica (198 días).  La información, que se detalla en el Panorama de la Educación 2017 de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), citado en un documento del Centro de Estudios de la Educación Argentina (CEA) de la Universidad de Belgrano, muestra también que Japón tiene 201 días, Australia tiene 196 y los Países Bajos, 195. 

 

Pero, además, precisa la cantidad de horas de enseñanza por cada país, y se observan grandes disparidades. De los países relevados por la OCDE, Costa Rica es el que más tiene con 1.188 horas, al que le sigue Chile con 1.157 horas y 184 días. En el caso de Mendoza, al dictar jornadas de cuatro horas y media –a diferencia de las 4 horas que se dan a nivel nacional–, con 190 días pasaría a ofrecer 855 horas anuales, mientras el promedio del resto de Argentina (con 186 días sugeridos a nivel nacional) será de 744 horas. 

Así, el tiempo total de clases de Mendoza en 2019 será superior a países que suelen tomarse como ejemplo de calidad educativa como Finlandia (con 677 horas y 188 días) o Alemania (con 799 horas y 193 días), pero inferior a otros como Suiza (1.073 horas y 185 días) e Inglaterra (942 horas y 190 días). Entre lo que tienen menos horas en el aula, aparece la Federación Rusa, con 561 y 170 días, y Lituania con 565 horas y 157 días. 

 

Condición necesaria

Más allá de las comparaciones con otras naciones, la gran pregunta es si la mayor cantidad de días en el aula llevan a mejorar la calidad educativa, una de las grandes demandas de la sociedad argentina.

Al respecto dio su visión Alieto Guadagni, director del Centro de Estudios de la Educación Argentina (CEA) de la Universidad de Belgrano de Buenos Aires. “Hay que pensar qué es bueno para el futuro de los chicos. Si bien abrir la escuela no asegura mejor educación, cerrar la escuela asegura el atraso”, expuso a la vez que aclaró que tener abiertos los establecimientos por más tiempo es una condición necesaria, pero no suficiente, para mejorar la calidad de los aprendizajes. “Todo incide, es un mix. Pero a mi juicio es una condición necesaria”, remarcó. En ese sentido celebró la medida tomada por el gobierno de la provincia. “Es un tiro a favor de la justicia de los pibes que tienen menos recursos y son los que más necesitan de la escuela, pero generalmente el calendario escolar se cumplen más en las escuelas privadas que en las estatales”, aseguró Guadagni.

 

Con respecto a la comparación con la cantidad de días y horas con otros países, el director del CEA puso como ejemplo que un alumno chileno que está en cuarto grado, tuvo más horas de clases que uno argentino que terminó la primaria. “En todos los países que tienen calendario escolar más largo que Argentina, como Cuba, Costa Rica y Colombia, los pibes tienen una mejor calidad educativa”, manifestó. Por otra parte, se refirió a Finlandia, que tiene menor cantidad de días y horas. “Es un país que tiene la fama, pero lo que hacen es totalmente irreproducible aquí. Los chicos se quedan en la casa pero por la tecnología están conectados con la escuela y siguen trabajando con el maestro”, explicó Guadagni, a la vez que agregó que el país tiene un nivel cultural y socioeconómico a nivel general  superior al argentino.

Necesidad de otros factores

Por su parte, el psicopedagogo y licenciado en Gestión Educativa Alejandro Castro Santander aseguró que no existe ninguna evidencia que indique que el solo aumento de días de clases se traduzca en calidad educativa. “Porque para que mejore la calidad educativa hay que acompañar con factores asociados a la calidad educativa como capacitaciones a docente, liderazgo del directivo, entre otros”, manifestó. En ese sentido también se refirió al clima escolar como otro factor fundamental que influye en la calidad. “Hay que pensar que los alumnos van a estar más tiempo juntos en situaciones que llevan un poco al estrés y a la intolerancia como el tema del calor”, apuntó. 

 

Por otra parte se refirió a la infraestructura escolar para soportar el calor del verano mendocino. “Las escuelas no sólo no tienen ventiladores, sino que muchas no tienen las condiciones mínimas, como por ejemplo, tienen techos de chapa en el aula”, lamentó el experto.  En definitiva, Castro Santander calificó la medida como un capricho político. “Es una decisión política que no impacta en el fondo y sale cero pesos, lo único que hace es ruido y apariencia de impacto”, señaló.

A la hora de comparar con los otros países, puso el foco en la cantidad de horas y no tanto en los días. “Desde 2006 hay una ley nacional de educación que establece la jornada extendida y no se cumple”, dijo a la vez que remarcó que ese tipo de acción sí implica mayor inversión. De todas formas, para el piscopedagogo, el problema principal es que no hay un proyecto educativo. “Para que haya cambios tenemos que sostener acciones de calidad en el tiempo”, cerró.

 

¿Se justificarán las faltas?

El adelanto del comienzo del ciclo lectivo hacia el 18 de febrero complicó los planes de vacaciones de muchos mendocinos con hijos en edad escolar. Muchos de ellos criticaron la decisión del gobierno por darse a conocer con tan poca anticipación y mostraron dos posturas: algunos reconocieron que analizarán modificar sus planes para el receso, mientras que otros adelantaron que harán faltar a los estudiantes.

Beatriz Della Savia, directora de Educación Privada, se manifestó al respecto en declaraciones radiales y aclaró que las faltas escolares están justificadas cuando se trata de enfermedad, fallecimiento de familiares y representación del establecimiento y/o la provincia y el país en eventos deportivos, educativos y artísticos. 

De todas formas reconoció que “cada uno de los casos en los que las vacaciones familiares coincidan con el inicio de clases deberá tratarse puntualmente en las escuelas entre directivos y padres. La idea es que los chicos no falten, pero llegado el caso estará abierta una instancia de diálogo”, expuso, dando muestras de cierta flexibilidad.

 

Sin datos de jornadas de clases en 10 provincias

En medio de la discusión por la extensión del ciclo lectivo en Mendoza, se dio a conocer un estudio del Observatorio Argentinos por la Educación que recolectó datos de 17 provincias y concluyó que sólo 7 cuentan con sistemas de información educativa que les permiten conocer la cantidad de días de clase dictados: Mendoza, Córdoba, Corrientes, Río Negro, San Juan, San Luis y Santa Fe.

El informe (“El estado de los sistemas de información educativa en la Argentina”) fue elaborado con información de los ministerios provinciales, en respuesta a un cuestionario enviado desde el Observatorio. De las 24 jurisdicciones, 17 respondieron las consultas acerca de qué datos se relevan y publican en torno a estudiantes, docentes, inversión e infraestructura en cada provincia.