Política Jueves, 10 de octubre de 2019 | Edición impresa

A dos meses de irse: Cornejo empezó la transición con Suárez

El mandatario electo ya participa en la mayoría de las decisiones del Ejecutivo e incluso su equipo elabora el presupuesto 2020.

Por Juan Manuel Torrez - jtorrez@losandes.com.ar

El gobernador, Alfredo Cornejo, empieza a transitar sus últimos dos meses de gestión antes de entregarle el gobierno a Rodolfo Suárez, actual intendente de la Capital y gobernador electo. No será una “transición” conflictiva como la anterior a nivel provincial (Cornejo y Francisco Pérez), ya que se trata de una continuidad del gobierno, como ambos se han encargado de resaltar. 

Al margen de lo institucional, Cornejo aspira a concretar algunas tareas antes del 10 de diciembre, como cubrir algunos cargos importantes en el Estado y terminar obras, pero también tiene dos viajes al exterior donde llevará consigo a su sucesor para “foguearloy presentarlo a potenciales inversores en la provincia.

 

La participación del mandatario electo el 29 de setiembre en el gobierno actual es central, según reconocieron en Casa de Gobierno, ya que en esta continuidad “todo lo que se hace y se tiene previsto realizar en estos momentos se charla con Suárez. Hay una participación muy activa en todos los trabajos de agenda”, destacaron. 

Incluso la elaboración del presupuesto provincial 2020 que el Ejecutivo debe mandar a la Legislatura está a cargo del equipo económico del todavía intendente de la Capital, que aspira a que sea aprobado con la nueva conformación de la Legislatura, en diciembre o principios de enero. 

 

Respecto a las obras, en el Gobierno dejaron en claro que no las están apurando ya que al ser una continuidad, que las inaugure Suárez o Cornejo no quitará rédito ni reconocimiento, como expresan que podría ocurrir si las condiciones políticas fueran otras.

Igual Cornejo quiere irse con algunas inauguradas. En el ministerio de Infraestructura esperan que en estos 60 días se pueda entregar la guardia del Hospital Central, así como también el área de Salud Mental y la ampliación del Schestakow, en San Rafael. 

 

Por otra parte, también quieren terminar los trabajos en el Museo Fader e inaugurar parte del nuevo Polo Judicial. Concretamente, la Estación Transitoria de Detenidos y Aprehendidos (Estrada) y el “presoducto” que comunicará ese establecimiento con las cárceles Boulogne Sur Mer y San Felipe para el traslado de los internos. 

Hay dudas sobre si Cornejo podrá inaugurar los pabellones de la cárcel Almafuerte II o el primer tramo de la ruta 82, entre el corredor del Oeste y la calle Gobernador Ortiz. Si no es así, será Suárez quien cortará las cintas.

 

De lo que sí se hará cargo el actual gobernador antes de entregar el mandato será del envío de dos pliegos para cubrir puestos importantes en entes de control: la presidencia del Tribunal de Cuentas y la de la Junta Electoral. Por ahora, como publicó Los Andes ayer, los favoritos son dos diputados radicales: Néstor Parés, titular de la Cámara Baja, y Jorge Albarracín. 

Mantener el ritmo

El punto más importante de la agenda política que quiere destrabar Cornejo antes de irse tiene epicentro en la Legislatura, donde el oficialismo está presionando para conseguirlo. Se trata de los tres obras que presentó el Ejecutivo antes de las elecciones y que aún no han sido tratadas. Hablamos de la gestión de residuos sólidos urbanos (Girsu), la doble vía en Rivadavia y el acueducto de La Paz. Todos necesitan autorización legislativa porque tienen financiamiento en dólares. 

 

Fue la kirchnerista Anabel Fernández Sagasti quien sintetizó la posición del peronismo sobre lo que podría ocurrir con estos proyectos. La ex candidata a gobernadora y senadora nacional sostuvo ayer a Sitio Andino que “lo más sano es que vayan adentro del Presupuesto 2020”.

En el Ejecutivo, por su parte, insisten en que “corre riesgo el financiamiento blando que conseguimos para estas obras. Tenemos que garantizar el ritmo de la obra pública que hemos conseguido en estos años, para generar empleo y producción, como habla Rodolfo (Suárez)”, expresaron. 

 

Allí también residen las declaraciones de Cornejo ayer a los medios de comunicación, al criticar a la oposición por detener la aprobación del financiamiento, que requiere los dos tercios de ambas cámaras legislativas. “Si no nos apuramos con la aprobación vamos a quedarnos afuera y se caerá. Si se cae vamos a tener que hacerlo con recursos propios y eso puede demorar varios gobiernos. Las cosas no pueden tratarse por capricho. Yo los llamo a la reflexión, las elecciones ya pasaron, hay un gobernador electo, intendentes electos”, disparó.

 

“Si no lo quieren tratar para perjudicarme a mí, lo van a perjudicar a Rodolfo Suárez. Yo sé que están enojados conmigo por el resultado electoral, pero en dos meses me voy”, cerró el gobernador que empieza a despedirse.

Ambos compartirán viajes a China y EEUU

El Gobierno le da mucha importancia a dos viajes que compartirán los gobernadores saliente y entrante entre octubre y noviembre: a China y Estados Unidos. 

Primer viajarán al país a´iático junto a gente de ProMendoza y el ministro de Economía, Martín Kerchner. Esta misión tendrá un objetivo principal, que es la reactivación del proyecto de potasio en Malargüe.

 

Recordemos que la firma brasileña Vale, tras su fallido desembarco en Mendoza, comenzó el proceso de transferencia para que el control quede en manos del Estado provincial. De esta manera, los funcionarios locales intentarán avanzar en las negociaciones con China, teniendo en cuenta que hace casi un año, en otra misión a China, se negoció la posible inversión de la empresa Shanghai Potash Engineering Research Center. 

También en esta misión mendocina habrá otras ofertas para la explotación en Mendoza de proyectos mineros, y además se intensificará el de hubs logísticos con los que se avanzó el año pasado para la venta de productos locales en el exterior.

 

El otro viaje de Cornejo y Suárez, en noviembre, será a Estados Unidos para “volver a mostrar las cuentas ordenadas de Mendoza” y ofrecer a la provincia como polo de inversión a empresarios de ese país. A la misión al país norteamericano se sumarán además los ministros de Hacienda (Paula Allasino) y de Gobierno (Lisandro Nieri).