Policiales Jueves, 13 de junio de 2019 | Edición impresa

A 5 años de un "suicidio" con dos gendarmes involucrados

Andrés García Campoy murió en un control vial en la ruta 7,a la altura de Luján. Existe una causa federal con uniformados “indagados”.

Por Oscar Guillén - oguillen@losandes.com.ar

¿Fue un suicidio o un caso de gatillo fácil? A 5 años de la muerte de Andrés García Campoy (20), un estudiante que falleció al recibir un disparo durante un control de Gendarmería Nacional en Luján, existe una investigación judicial que sigue abierta, con dos uniformados “indagados” pero sin definiciones.

“Ahora se cumplen 5 años de la muerte de Andy y todavía no se cuál es el motivo por el que me lo mataron. Era un ser único, un chico divino que no tenía problemas con nadie”, dijo ayer Mónica Campoy, para quien la muerte de su hijo “es un homicidio”.

 

“Fue un homicidio. ¿Cómo voy a creer que con un arma que no funcionaba se iba a pegar un tiro? Con esa carabina (antigua, modelo 1890) uno no se puede disparar, estando sentado en un auto, en la nuca. Sólo podría ser un suicidio si se disparaba en la boca o al pecho. Además, adentro del auto no había sangre”, explicó la mujer. 
El deseo de Campoy es que “la causa avance y se pueda hacer un juicio”. 

Por su parte, el abogado de la familia Campoy, Ramiro Villalba, informó que existe un pedido de procesamiento por homicidio agravado por ser funcionarios de una fuerza de seguridad pero el juez federal Walter Bento no se ha expedido al respecto.

 

“Sintetizando: los gendarmes fueron indagados pero el juez no encuentra méritos para procesar. Últimamente la causa se ha movido, se hicieron algunas pericias criminalísticas y científicas. Esperamos que el juez tome alguna decisión”, lanzó el letrado.

Reclamo. Mónica sigue exigiendo justicia por la muerte de su hijo. | Gentileza

Según el querellante, el último movimiento que registró la causa fue una pericia del Cuerpo Médico Forense de la Nación que luego fue analizada por peritos de parte, que elaboraron un informe al respecto.

 

Fue en ese momento que la madre de “Andy” García Campoy -ante la falta de medios técnicos- solicitó la ayuda del Programa Nacional de Lucha contra la Impunidad de la Subsecretaría de Acceso a la Justicia, del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación y de la ONG Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi).

Muerte misteriosa

Andrés García Campoy era un chico “normal”, según sus familiares. Mendocino de nacimiento, se fue a vivir a San Luis con su madre. Allá hizo sus estudios elementales y luego volvió a Mendoza para estudiar Higiene y Seguridad Industrial.

 

El 13 de junio de 2014, “Andy” fue detenido en su Peugeot 504 por un retén vial en la ruta 7, en Luján de Cuyo, a la altura del kilómetro 1060, que llevaban adelante agentes de Gendarmería Nacional.

Monica Campoy, madre de Andrés García Campoy, y Claudia Campoy, su tía, movilizan hoy con CORREPI en Mendoza.

El joven se detuvo, mostró los papeles del auto en regla, le hicieron abrir el baúl y todo estaba en orden. 

 

Según declararon inicialmente dos gendarmes, luego Andrés abrió la puerta trasera de su auto, tomó una carabina modelo 1890 y después gritó algo como “Mirá lo que tengo para vos”.

Luego de disparar un tiro al aire -según contaron los testigos de esa tarde- el joven se disparó en la cabeza y quedó dentro del vehículo.