viernes 10 de julio de 2020

Jardineros y oficios domésticos, el desafío de volver al trabajo: ¿cómo planean hacerlo?
Economía

Jardineros y oficios domésticos, el desafío de volver al trabajo: ¿cómo planean hacerlo?

El Gobierno de Mendoza trabaja en ordenar el regreso paulatino de distintos rubros, pero con estrictos controles según cada caso.

Jardineros y oficios domésticos, el desafío de volver al trabajo: ¿cómo planean hacerlo?

El ministerio de Economía comenzó una serie de reuniones con sindicatos y cámaras empresariales la semana pasada para ordenar el potencial regreso a la actividad de algunos rubros y oficios, entre ellos se encuentran la construcción, las peluquerías, y el comercio en general, y en todos los casos, se debería cumplir con un estricto sanitario para minimizar riesgos de contagio.

Entre las actividades se destaca quizás una de las que mayor desafío significará para que tanto trabajadores como empleadores mantengan las precauciones debidas: "proveedores de servicios domiciliarios: jardineros, oficios domésticos, cuidado de niños y de enfermos".

Así, estos deberán cumplir con las reglas elaboradas con la revisión y supervisión del Ministerio de Salud de la provincia, pero la autoridad de aplicación es la Subsecretaría de Industria y Comercio.

Reglas a cumplir:

Si bien, en caso de que efectivamente se habiliten dichas actividades habrá condiciones específicas, ya se conocieron las generalidades a cumplir.

-Control de temperatura y elementos de higiene

Será obligatorio medir la temperatura de los trabajadores antes del ingreso. En caso de que alguna persona tuviera fiebre, se deberá dar aviso urgente a Emergencias de Epidemiología, al número 0800-800-2684, que dará las indicaciones de aislamiento y traslado.

Todos los lugares de trabajo tendrán que disponer de barbijos quirúrgicos de triple capa y cambiarlos cada cuatro horas, así como de protecciones oculares, guantes y cofias. El personal debe ser debidamente capacitado sobre el uso de estos elementos y sobre cómo limpiar sus herramientas de trabajo con desinfectantes.

Además, se deberán higienizar las superficies y elementos de trabajo con lavandina diluida en agua, varias veces al día. Todos los espacios laborales tendrán alcohol en gel o alcohol líquido diluido en agua (1/7), para que cada vez que entren en contacto con algún elemento, los trabajadores se desinfecten. También debe haber jabón y un espacio para lavarse las manos.

En todos los casos, el empleador deberá proveer al trabajador de un certificado para ser presentado eventualmente ante la autoridad policial de control. Los independientes tendrán que tramitar el permiso a través de la página de AFIP o una declaración jurada facilitada por el Gobierno de Mendoza.

El personal estará obligado a informar si tiene síntomas de tos, fiebre, dificultad para respirar o diarrea.

Espacios ventilados, transporte y horarios especiales

En todos los casos, los espacios deben estar ventilados, ya que el encierro favorece la propagación de los virus. Si es posible, se deberá cumplir horario corrido para evitar que la gente viaje cuatro veces al día. Se recomienda el uso de bicicleta o motocicleta para distancias cortas a fin de evitar que el transporte público tenga mucha cantidad de pasajeros.

A todos se les recomienda cambiarse de ropa al llegar al hogar o dejar la ropa en el trabajo (en el caso de la construcción). En el primer caso, la persona debe cambiarse antes de ingresar a las zonas del hogar que utiliza el resto de la familia (un garaje, un pasillo, etc.). En caso de actividades donde se transporte mercadería, el chofer debe evitar bajarse y procurar quedarse en la cabina mientras se recibe el pedido.

Todos los implicados, tanto trabajadores como empleadores e independientes, deberán enviar la declaración jurada al Gobierno en la que tendrán que asegurar que no han estado de viaje en las últimas dos semanas y dar fe de que no existe ningún contacto estrecho con síntomas de COVID-19.