jueves 29 de octubre de 2020

Vitivinicultura: qué buscamos con las herramientas puestas en marcha - Por Alfredo Aciar
Opinión

Vitivinicultura: qué buscamos con las herramientas puestas en marcha - Por Alfredo Aciar

Vitivinicultura: qué buscamos con las herramientas puestas en marcha - Por Alfredo Aciar

La reciente puesta en marcha de las acciones de política vitivinícola que está llevando adelante el Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía, que comanda Martín Kerchner, están alineadas con el objetivo principal del Programa Plurianual de Estabilización del mercado vitivinícola, más conocido como “Fondo Anticíclico Vitivinícola” (FAV), que busca “mantener acotados los stocks vínicos de manera de darle mayor previsibilidad y rentabilidad a toda la cadena de valor, atendiendo especialmente al productor primario”.

Las acciones que estarán funcionando a pleno a partir del 1 de abril son, básicamente, tres:

1. Operativo de compra de uvas con destino a mosto a pequeños y medianos productores y contratistas de viña con alcance para comprar cerca de 1 millón de quintales de uva.

2. Incentivo económico al autobloqueo de vinos de color con aptitud de exportación a granel con un alcance para inmovilizar 200 millones de litros.

3. Certificado de crédito fiscal para apoyar la exportación de vinos a granel con un alcance de beneficiar la salida de 90 millones de vino hasta el 31 de diciembre de 2019.

La primera herramienta pretende:

- Mejorar los ingresos de los pequeños y medianos productores y los contratistas de viña que produzcan uvas con aptitud para la elaboración de mosto.

- Promover una mayor diversificación a mosto, con el objetivo de acotar stocks vínicos elaborados a partir de uvas rosadas.

- Mejorar el precio que pagarán los establecimientos vitivinícolas o las fábricas de mosto por las uvas con aptitud para mosto.

- Moderar la natural competencia por bajar el precio ofertado en el mercado internacional por parte de nuestros exportadores de jugo de uva concentrado.

El segundo instrumento persigue:

- Apoyar con un subsidio de $ 1 por litro a las bodegas y maquileros tenedores de vino de color con aptitud de exportación a granel.

- Promover una contracción de la oferta disponible de vinos de color por un volumen de 200 millones de litros.

- Promover una mayor diversificación de mercado, ya que los vinos inmovilizados se exportarán o, en el peor de los casos, se desnaturalizarán y destilarán.

Finalmente, el bono fiscal fue diseñado para:

- aumentar la competitividad a las bodegas que exporten vino a granel en 2019.

- promover el “derrame” del beneficio, ya que tendrán prioridad los establecimientos que consoliden sus exportaciones con un 50%, como mínimo, con vino de maquileros.

- Incentivar la exportación de vinos a granel en un año dónde los precios internacionales bajaron por las buenas cosechas en los países productores del Hemisferio Norte.

En suma, entre las variables controladas y no controladas por el Gobierno, si se da que:

- La cosecha tenga una merma del 12/15% por problemas climáticos y biológicos;

- Se diversifica el 25% a mosto;

- Los tenedores de vino de color auto inmovilicen 200 millones de litros;

- El mercado interno de vinos repunta un leve 2%;

- Las exportaciones crecen en un 20% en volumen.

La resultante será que el nivel de stock vínico esperado al 1 de junio de 2020 se reduciría a 5,3 meses de comercialización. Es decir que, retornaríamos al equilibrio entre oferta y demanda, lo cual se podrá constatar una vez que termine la elaboración y se liberen los vinos nuevos.

Para concluir, la intención de esta nota es revelar la estrategia y el programa que hemos diseñado desde el Gobierno para "torcer" la tendencia de otro de los ciclos negativos que cada 3 años se producen indefectiblemente en la industria vitivinícola, de modo que cada actor de la industria pueda tomar sus decisiones en función de la confianza que le asigne a nuestra política.