lunes 10 de agosto de 2020

Vía Blanca: con lluvia y frío, la gente acompañó a las reinas
Sociedad

Vía Blanca: con lluvia y frío, la gente acompañó a las reinas

Frente a un inusual decorado de paraguas, las soberanas departamentales le hicieron frente al agua y cumplieron con el rito de este desfile.

Vía Blanca: con lluvia y frío, la gente acompañó a las reinas

Con la lluvia convertida en una protagonista no deseada pero que no consiguió suspender la tradición, se realizó anoche la Vía Blanca por las calles de Mendoza, y con ella la Vendimia número 83 ingresó en la recta final, que tendrá su punto culminante hoy con "Tejido en tiempo de Vendimia". en el Teatro Griego Frank Romero Day.

Desde el Este. La barra de la reina de Junín dijo presente. | Marcelo Rolland / Los Andes

Las calles, brillantes por el agua que caía con insistencia, el particular colorido de los paraguas y la valentía del público ante la llovizna fueron la urdimbre de este telar. El agua fue determinante, sin dudas, para que no se viera tanto público como en otros años. Pero gran parte del público presente igual soportó la lluvia para disfrutar el paso de sus soberanas preferidas.

"Vinimos de Lavalle para disfrutar de la Vía Blanca. Está un poco difícil quedarse mucho tiempo. No estamos acostumbrados a la lluvia", dijo Romina, quien junto a su novio tuvo la suerte de que el carro de su soberana pasara en primer lugar. En cuanto al paso de las reinas por las calles, fue bastante rápido. Las candidatas, mayormente, hicieron su paseo sentadas y protegidas de la lluvia.

Como otros decorados de esta particular edición aparecieron los carteles con proclamas de cosecha, los niños subidos a los hombros de sus padres y el rugido del motor de las máquinas.  La lluvia no parece, sin embargo, extraña para la Vía Blanca. De hecho, esta celebración fue el fruto de una noche lluviosa.

En la noche del 25 de marzo de 1939, se realizó un Corso de Fantasía que recorrió la Avenida San Martín porque se tuvo que suspender el acto central y a cambio se hizo este festejo en el que los mendocinos pudieron conocer a sus soberanas.  Así, coloridos carros hicieron el recorrido desde la intersección de San Martín y Vicente Zapata, continuando por Las Heras. Desde allí hasta Chile, para finalmente terminar en Sarmiento. Hoy, desde las 10 el Carrusel repetirá parte de las emociones vividas anoche.

Los destacados

Además de los que representaron a cada uno de los departamentos, hubo carros que provocaron los aplausos y gritos de los mendocinos y turistas que asistieron a la Vía Blanca. Uno de ellos fue el carro de la XXIV Vendimia para Todos, que tendrá su espectáculo el próximo sábado 16 de marzo en el Arena Maipú, atrajo varias de las miradas de los espectadores, sobre todo por el estilo renacentista en homenaje al 500 aniversario del fallecimiento de Leonardo Da Vinci.

También el paso, inusual para Vía Blanca, de diversas agrupaciones gauchas, puso la nota destacada.  Además, la Banda de la Policía de Mendoza se ganó los aplausos. Los músicos ofrecieron un fantástico concierto ambulante que fue recibido con mucho agrado por las personas ubicadas junto a las vallas.

Apostillas

Bajo techo. Las mesas tradicionalmente apostadas en la vereda de calle San Martín lucieron vacías por la lluvia. Los espectadores prefirieron el resguardo de balcones y las arcadas de los comercios.

Ansiosos. El público buscó atrapar cada regalo de las reinas. | Marcelo Rolland / Los Andes

El aliento. Muy activa la hinchada de la soberana de Tupungato. Sus seguidores repartieron frutos secos a los espectadores. Hay que recordar la cuota importante de los votos del público en el Acto Central.

Emocionados. Fue intenso el aplauso cuando la banda de la policía tocó el Himno Nacional argentino frente al palco oficial. A muchos rostros se los vio al borde de las lágrimas.


 
Vendieron todo. Por la lluvia los paraguas se vendieron a 150 pesos y los pilotos a dos por 100. Los vendedores manifestaron haber vendido todo. Por momentos la lluvia fue intensa. 
 
Tecnología policial. La policía de Mendoza implementó el reconocimiento facial. Más de 2.800 rostros cargados en el sistema para detectar personas peligrosas. Lo que la cámara detecta se lo contrasta con un lector de huellas digitales. Y un uniformado lo detiene.

Todos con paraguas. Todas las reinas de la Vendimia reemplazaron el cetro por el paraguas. Algunas tuvieron la suerte de contar con un escolta que no dejó que se mojaran.