martes 11 de agosto de 2020

Escándalo en el Central por una pelea entre familiares del chofer baleado
Policiales

Escándalo en el Central por una pelea entre familiares del chofer baleado

En medio de trompadas, patadas e insultos, una secretaria del nosocomio que quiso separar terminó herida y un médico también fue agredido.

Escándalo en el Central por una pelea entre familiares del chofer baleado

Dos violentos episodios en el hospital Central, que incluyeron trompadas, patadas e insultos entre familiares de un paciente, terminaron con una secretaria administrativa herida y un médico agredido en la mañana de este jueves.

El escándalo se produjo cuando dos mujeres -junto a otros familiares- se presentaron en el nosocomio para visitar a un internado. Según trascendió, el internado había sido pareja de una de ellas pero desde hace 9 años mantiene una relación estable con la otra. Sin embargo, por razones que se desconocen, comenzaron a discutir y la pelea se salió de control.

En medio de las constantes agresiones, una empleada del centro asistencial intentó separar y terminó golpeada en una mano y  con hematomas, por lo que fue asistida y quedó a la espera de estudios médicos para conocer la gravedad de la herida.

Según fuentes consultadas por Los Andes, la furia de las visitantes se apoderó de la situación en dos ocasiones y hasta un médico sufrió empujones e insultos, lo que provocó la intervención policial.

Las agresoras serían familiares del chofer de colectivos del Grupo 500 baleado en el abodomen el pasado 9 de diciembre en las inmediaciones de El Sauce, Guaymallén. 

Se trata de Roberto Rodríguez (53), quien realizaba su recorrido habitual cerca del hospital psiquiátrico cuando el único pasajero que llevaba en ese momento lo abordó con fines de robo, hiriéndolo de gravedad con un arma de fuego.

Ese mismo lunes, Rodríguez ingresó en grave estado al hospital, fue intervenido de urgencia y se encuentra en terapia intensiva. Se le realizó este jueves una nueva operación a causa de una necrosis en la colostomia. Sigue intubado y su pronóstico es reservado.  

Para evitar nuevos conflictos entre sus familiares y allegados, las autoridades del hospital Central decidieron dividir el horario de visitas y ordenaron que una mujer vaya en la mañana y la otra, en la tarde.