lunes 6 de julio de 2020

Una familia de Junín está internada grave con botulismo por consumir una salsa casera
Sociedad

Una familia de Junín está internada grave con botulismo por consumir una salsa casera

Al comienzo creyeron que podía ser coronavirus porque una de las pacientes tenía fiebre, sin embargo se despejaron las dudas tras análisis.

Una familia de Junín está internada grave con botulismo por consumir una salsa casera

Una familia de Junín se encuentra internada y algunos de sus integrantes están en terapia intensiva tras contraer botulismo luego de ingerir una salsa casera.

Todo comenzó el jueves pasado, cuando una mujer de unos 65 años se acercó al Hospital Perrupato manifestando síntomas –fiebre y problemas respiratorios-coincidentes con COVID19 .

Ante ese panorama, se activaron los protocolos y se le realizó una serie de análisis tanto en ese nosocomio como en la ciudad de Mendoza. Dichos análisis, sumado a indagaciones que se le hicieron a la paciente, sirvieron para concluir que lo que padecía es una intoxicación por botulismo.

Tras esto se la trasladó primero al hospital del Carmen y luego al hospital Privado, donde se encuentra internada en terapia intensiva. Así lo señaló a Los Andes Omar Dengra, director del hospital Perrupato: "La paciente está internada en estado crítico en el Privado, ella venía con una nenumonía previa por lo que tenía fiebre y problemas respiratorios, sin embargo al trasladarla a Mendoza se confirmó el botulismo".

Paralelamente el sábado ingresaron al nosocomio del Este dos hijos de la mujer con sintomatología de botulismo y se determinó que se habían intoxicado con el mismo alimento. "Se trata de dos hermanos que están internados en el hospital, uno de 41 años permanece en sala común y otro de 43 en terapia intensiva", detalló Dengra.

El director del Perrupato puntualizó que la sintomatología del botulismo consta en la aparición de debilidad muscular, dolor en el cuerpo y a veces puede aparecer fiebre.

En determinados casos se producen dificultades al hablar y cuesta a abrir los párpados, pero nada tiene que ver con lo que se manifiesta en casos de coronavirus.