jueves 26 de noviembre de 2020

Un oasis en el desierto - Por Maxi Salgado
+ Deportes

Un oasis en el desierto - Por Maxi Salgado

La decisión de Mitre de Santiago del Estero de rescindir el contrato de Bonacorso por sus dichos en redes sociales debería ser un ejemplo.

  • domingo, 24 de marzo de 2019
Un oasis en el desierto - Por Maxi Salgado

Las gastadas, que la cultura popular dice que es parte del folklore del fútbol, han dejado las calles, las oficinas y las tribunas para meterse de lleno en los intestinos del show en el que se ha convertido la actividad.

Se confunden los roles y los profesionales (eso deberían ser los protagonistas) se están transformando en barrabravas con el aval de todos.

Hace unas semanas el plantel de la Liga Mendocina de Godoy Cruz se sacó una foto gastando al Centro Deportivo Rivadavia por haberlo goleado por 5 a 0 y lo peor es que la imagen fue viralizada desde la cuenta oficial del club dando institucionalidad a la burla hacia el más débil.

Para muchos, eso es un acto natural y bajo la premisa que todos lo hacen, van criando futuros monstruos. Personas que después se acostumbran a discriminar y maltratar en cualquier ámbito de la sociedad.

Una sociedad que sigue luchando por una igualdad de oportunidades, de género. Con esa cultura de que el futbolista es dueño de la verdad y que son semi dioses estamos errando el camino. Los medios muchas veces también somos cómplices de la situación al reproducir esas actitudes.

Godoy Cruz es una institución muy grande y con cientos de logros, cómo para pensar en una actitud muy pequeña en la que se ataca directamente a otros clubes que la luchan con armas legítimas para dar contención a la gente de su comunidad.

Acciones como la de los jugadores apoyando el Día Mundial del Síndrome de Down son las que deben destacarse e incentivarse. Las otras no y que de última, queden en la intimidad de un vestuario.

Esta semana pasó con jugadores de Atlético Tucumán y su video disfrutando del descenso de su clásico rival, tal cual barrabravas y cómo si ellos se beneficiarán de algo con eso.Créame que no. Lo hacen para quedar bien con la gente.

En la filosofía futbolera, muchas veces limitada, se cree que esas actitudes compran cariño y eso después se traduce en un nuevo contrato. Claro que esa unión se rompe rápidamente cuando alguien piensa de otra manera y lo hace público, (como seguramente me pasará a mí tras esta nota).

Allí los jugadores se olvidan del personaje y sacan a flor de piel sus bajos instintos. Se sinceran y se mofan de todos los que banca sus sueldos. Más o menos lo mismo que pasa con los políticos. Total no pasa nada. Deben pensar.

Son los mismos que después se enfurecen cuando se conocen públicamente las cosas que pasan en los vestuarios. Los mismos vestuarios que ellos abren a través de estas actitudes.

Es por eso que hay que aplaudir a los dirigentes de Mitre de Santiago del Estero. Un oasis en el desierto. Los santiagueños rescindieron el contrato del ex Tomba, Ezequiel Bonacorso por la actitud del jugador de pelear con un hincha en redes sociales al que le dijo “¿Vos que hacés de tu vida? Fracasado. Andate a laburar pobre y pagá la cuota así yo me sigo llenando. muerto de hambre”, tras las críticas de este por el presente del equipo.

Algo parecido al video de Benedetto el día de la suspensión en el Monumental cuando mandó a un hincha de River a trabajar, con la soberbia que caracteriza al goleador de Boca.

También en México hubo una actitud que merece ser destacada. La federación suspendió a un árbitro por proferir insultos a los jugadores y burlarse de cómo camina el director técnico Miguel Herrera. El árbitro en cuestión es Francisco Chacón y su actitud fue en un entre América y Chivas.

Siempre es bueno recordar que el que gana en una cancha no es más ni menos que el otro. Sólo un triunfador circunstancial.  Mientras la burla sea una constante, no pidamos después a los hinchas que no transpasen los límites cómo hizo el fanático de River que fue agredido por Wanchope Ábila en un aeropuerto.

Los jugadores son personas públicas y lo saben por lo cual deben actuar en consecuencia o de lo contrario comprar todos los domingos su entrada e ir a la tribuna.