jueves 24 de septiembre de 2020

Un joven denunció que recibió una brutal paliza en una comisaría de Santa Cruz
Policiales

Un joven denunció que recibió una brutal paliza en una comisaría de Santa Cruz

“Javi” fue operado dos veces en el maxilar izquierdo. Dijo que los uniformados los insultaron por su condición sexual. 

  • domingo, 7 de junio de 2020
Un joven denunció que recibió una brutal paliza en una comisaría de Santa Cruz

Un joven, que fue detenido en Río Gallegos acusado de haber violado la cuarentena obligatoria, denunció que fue víctima de abuso policial al ser golpeado en una comisaría y que la Justicia aún no inició la investigación.

Según el relato de “Javi”, el pasado 1 de mayo a las 3 de la madrugada fue detenido por la Policía provincial por violar el aislamiento social, preventivo y obligatorio en el barrio Evita de la mencionada capital de la provincia de Santa Cruz.

"Yo salí de la casa de mi mamá, a la que estaba cuidando, hacia la mía, que queda a cinco cuadras. Una Traffic de la Infantería de la Policía se detiene a mi lado y me cargan en el vehículo. Ante mi insistencia en por qué me llevaban, empezaron a reírse de cómo hablaba y a decirme trolo, maricón y cosas por el estilo. Me esposaron y luego me metieron en un lugar que era como el quincho de la comisaría sexta", dijo.

“Javi” aseguró que recordaba “los ojos de uno de los de infantería”, ya que lo pateó en la cara, y “también de una mujer policía que cuando pasaba” le daba “patadas en las costillas” mientras “seguía esposado en el suelo, sin zapatillas y sin medias”.

"Prepará la cola si te llevamos con los otros presos", afirmó que le dijeron los uniformados en relación a su condición sexual.

El joven permaneció "en el calabozo, parado, con mucho frío" hasta que accedió a firmar "cuatro papeles", situación a la que se había negado en principio.

“Vos ves muchas películas”, aseguró “Javi” que le dijo uno de los oficiales cuando pidió hacer una llamada telefónica, que no le fue permitida, y tras ser revisado “de lejos” por un médico policial, se fue a su casa.

Al día siguiente, después de ser atendido en el hospital regional acompañado de sus familiares, hizo la denuncia en la misma comisaría "sin los certificados, porque en el centro de salud los dan únicamente cuando los pida un juez", situación confirmada por el vocero de la Policía provincial.

"Javi" fue operado dos veces en el maxilar izquierdo y aún tiene los puntos de la última intervención en un sanatorio privado, por lo que quiere que el hecho que sufrió se haga público "a pesar del terror del principio", porque viven con "miedo" en su familia pero no quieren "que a nadie más le pase y que la Justicia actúe".

La versión de la Policía 

De acuerdo a la versión policial, el joven "fue conducido por Infantería el 1 de mayo a las 3.20 horas, aprehendido por el delito de atentado y resistencia a la autoridad y lesiones leves", ya que "habría intentado huir de un control" y en ese momento "le tira con una zapatilla y golpea a un efectivo", y luego "logran reducirlo" para llevarlo a la comisaría sexta.

Las fuentes indicaron que el Juzgado de Instrucción Penal 1 tiene a su cargo la causa, mientras que "el personal policial continúa trabajando en sus puestos" y se iniciaron actuaciones administrativas pero al momento no ordenaron suspensiones de los oficiales involucrados en el hecho.