jueves 22 de octubre de 2020

Un final soñado - Por Leandro Aguilera
+ Deportes

Un final soñado - Por Leandro Aguilera

River y Boca definirán el próximo sábado la Superliga Argentina. Apenas un punto los separa y todo puede pasar.

Un final soñado - Por Leandro Aguilera

Estas últimas fechas de la Superliga Argentina, y sobre todo la que queda, se transformaron en la mejor serie para ver semana a semana. Atrapante, con protagonistas que se destacan por  sus actuaciones en el rectángulo de juego y directores técnicos muy detallistas que lograron tenernos atentos a este desenlace imposible de dejar de mirar. Se termina una jornada y automáticamente querés ver la otra y así sucesivamente.

El triunfo de Boca en Santa Fe por 4 a 0 ante Colón y el empate de River con Defensa y Justicia 1 – 1 (el tanto del Halcón lo hizo el mendocino Lucero) fueron el toque de dramatismo y suspenso que merecía el fútbol argentino. Todo esta por definirse y qué sucederá, nadie lo sabrá hasta el fin de semana que viene. Ambos llegan con posibilidades de ser campeones y la chance del desempate esta casi descartada.

El guión dice que River va primero con 46 puntos y Boca segundo con 45. Diferencia mínima y tres unidades por disputar. En cinco días (el próximo sábado, a las 21) conoceremos el descenlace. Durante cinco días, muchos sufrirán la ansiedad lógica de una definición de estas características.

El conjunto de Gallardo visitará al Atlético Tucumán de Zielinski -el Millonario perdió la última vez que jugó allí- y el de Russo recibirá al Gimnasia y Esgrima La Plata de Diego Maradona, donde está previsto un gran recibimiento al astro mundial. Ambos partidos comenzarán a la misma hora y con la pantalla partida para ponerle un poco más de suspenso.

La historia marca que River siempre salió campeón cuando llegó con ventaja a la última fecha con 1 o 2 puntos de diferencia contra su inmediato perseguidor (Apertura 93, sobre Vélez; Apertura 97, a Boca; y Final 2014, a Estudiantes.

Además repasando las veces que llegaron ambas instituciones con posibilidad de Coronarse se dio así: 1943 el Xeneize gritó campeón con el River segundo; 1965 nuevamente  lo ganó Boca; 1997 fue para River y en el 2000 los de la Ribera volvieron a imponerse a los de Núñez. Esta será la quinta vez que ambas instituciones llevan la definición a la última jornada.

Además, repasando la historia del fútbol argentino, en 19 ocasiones dos clubes llegaron a la última jornada con una diferencia de apenas un punto. Y en seis oportunidades, el que venía segundo le arrebató la Copa al primero. Con estas estadísticas, las posibilidades del once de Miguel Russo son menores, aunque analizando que River debe viajar a Tucumán y Boca jugará como local, la definición conviene.

Las cartas están sobre la mesa y el sábado podemos tener  un campeón. Sea quién sea, se debe disfrutar una definición de estas características.

Mientras, para ir calmando la ansiedad, se puede disfrutar del debut de ambos en Copa Libertadores: Boca visita mañana a Caracas, en Venezuela, y River visitará, el miércoles, en la altura de Quito a Liga Deportiva.  Ante semejante desgaste, ambos entrenadores parecen decididos a guardar sus mejores hombres para la definición del sábado próximo. Ninguno quiere dar ventajas y la cabeza está puesta en la Superliga.

Con la gloria a la vuelta de la esquina, ambos planteles tienen los mismos objetivos en ambas competiciones. Ganar es la palabra que los obsesiona. Sin embargo, solo uno podrá levantar la copa de la Superliga. El que lo consiga, será un justo campeón.