sábado 4 de julio de 2020

Tu primer departamento, con poco presupuesto…
Arquitectura

Tu primer departamento, con poco presupuesto…

Ya sea por independencia o por necesidad, irte a vivir solo es una buena oportunidad para relacionarte con el diseño.

Tu primer departamento, con poco presupuesto…

Entre los regalos y la herencia de la familia, tendrás que agudizar el ingenio y poner en juego la creatividad para conseguir un espacio con estilo y personalidad. Lo mejor es controlar la ansiedad, situación que muchas veces lleva a elegir mal. Además, es importante proyectar cada sector paso a paso, para que el resultado obtenido sea aquello que se planificó.

-Lo esencial es definir una idea, pensar qué se debe comprar y cómo se vería en el ambiente.

-Más allá de sitios webs y aplicaciones hay que tomar medidas, porque una mesa no se visualiza de la misma manera en una mueblería o en una pantalla que en el comedor de un departamento. Dibujar, trazar líneas y probar todas las alternativas posibles, para tener noción concreta del espacio disponible y el tamaño de los elementos.

-El punto quizás más importante: determinar qué es lo necesario y qué no. Hacer una lista de lo que se desea y confrontarla con aquello que verdaderamente vamos a utilizar.

-No es necesario hacer todo de una vez: un departamento casi vacío puede ser una buena oportunidad para que cada elemento colocado sea el que imaginamos. Una buena medida es vivir el espacio literalmente, es decir, habitarlo y luego de eso empezar las compras.

-Ahorro, comodidad y estética. Mantener una misma línea en el mobiliario no siempre es posible si queremos ahorrar y hacerles lugar a los objetos heredados. Sin embargo, sillón, mesa y sillas de los abuelos pueden armonizarse mejor si se pintan en un mismo tono, aunque posean estilos diferentes. Encontrar un tapicero de confianza puede ser clave en el viejo sofá.

Para no equivocarse

-Elegir materiales en tonos suaves (para armonizar el espacio) y un mueble que responda a las necesidades de cada área.

-Apostar a un efecto de diseño que se repita en todo el espacio (que puede ser el color).

-Pensar en la multifuncionalidad, para que un mismo sector permita hacer varias actividades.

-Seguir una lógica, para no saturar el ambiente con elementos decorativos. Recordar que menos, es más.

-El estilo en los muebles es un imprescindible. Para un look sofisticado, puedes utilizar un colchón sencillo con múltiples almohadones, de día puede simular un sofá y de noche un lugar para recibir a cualquier huésped. También, consigue una mesa desplegable, que pueda funcionar tanto para usarse como escritorio como de comedor.

-La mayoría de los departamentos en alquiler tienen un color  en sus paredes, una capa de blanco será suficiente para darle una nueva vida y combinarla con una buena iluminación.

¿Por donde empezar?

1. Una mesa de centro útil. La mesa de centro no es un expositor. No la llenes porque sí y coloca cosas que realmente usas. Poco, pero bien elegido, mejor dos objetos grandes con presencia y personalidad que se entiendan entre sí que muchas piezas pequeñas. Para el control de la tv y otros equipos, las bandejas y los cestos, además de resultar muy decorativos, te ayudan a organizar.

2. Colocar almohadones. No es necesario llenar el sillón de almohadones pero con dos grandes y una mantita quedará vívido. En interiores y exteriores mezcla almohadones con estampados diferentes. La clave para combinar es tener un hilo conductor, por ejemplo un color, y jugar con las telas sin miedo. En ambientes muy neutros, da mucha vida combinar el color de algún almohadón con el tono del cuadro principal. Los almohadones con diferentes texturas también enriquecen.

3. Detalles en blanco. En el living siempre es recomendable contar con algún elemento blanco (la mesa de centro, un cuadro, almohadones...). Con ello lograrás dar sensación de frescura  y limpieza. Además, el blanco es un gran aliado porque combina con todo. Una de las cosas básicas es colocar siempre una alfombra clara. Proporciona calidez y amplitud. Es una apuesta segura, también, en espacios pequeños, lo mismo que la elección de muebles claros.

4. Las ventanas se pueden ver más amplias. Para que las ventanas parezcan más altas de lo que en realidad, coloca la barra de la cortina lo más cerca posible del techo y no justo donde termina el marco de la misma. No solo darás más altura a la espacio, ¡sino que, además, parecerá más amplia!.

5. Toques personales. Para que la biblioteca quede mejor, combina los libros con otros objetos personales, como fotos, esculturas o cajas. De ese modo, el resultado es más ligero. Además, podes aprovechar las cajas para mantener en orden lo más pequeño.

6. Juegar con los espejos. Encima de la cómoda del dormitorio, en la repisa de la chimenea o sobre un mueble.  Realizar una composición con varios espejos de distintos tamaños. Solo hace falta apoyarlos en un mueble o elegir una pared. Proporcionan luz, suman profundidad y crean un rincón muy personal.

7. Colocar puntos de verde. Crear puntos de verde, coloca plantas en el interior, recuerda elegir las que se adaptan a los espacios interiores, estas proporcionaran vida al espacio.

8. Mezclar tapizados. En la mesa del comedor puedes combinar sillas con distintos tapizados. Una idea para combinarlas es poner las de un color en los laterales y las de otro en las puntas.

9. Una cocina vívida. En la cocina es importante la iluminación, nada mejor que la natural, pero si no tenes ventanas siempre es bueno colocar iluminación en los espacios de trabajo, usar colores claros también ayudara a que se vea más amplia e iluminada. Puedes tener  alimentos a la vista en recipientes bonitos o cestos con frutas. La cocina se verá más acogedora.

10. Una cama con volumen. En el dormitorio, un tip es que la cama tenga volumen. Esto lo consigo poniendo almohadones de distintas medidas y texturas. En el podes jugar con las telas y dar un punto más divertido y sofisticado a la cama y variar el diseño en función de la temporada. El dormitorio es el espacio más privado de la vivienda, aprovecha para darle un toque más personal en donde te sientas cómodo.

Esto no es magia, sino muchas ideas y trucos. ¿Te animás a diseñar tu propio departamento?.