lunes 28 de septiembre de 2020

Tropezón: Valenciano arrolló a los Canarios
+ Deportes

Tropezón: Valenciano arrolló a los Canarios

El campeón local no pudo sumar y se inclinó, por 8-2 ante el gallego.

Tropezón: Valenciano arrolló a los Canarios

No pudo ser. Leonardo Murialdo no pudo sumar en su segunda presentación en la Liga Nacional A-1 y perdió ante Centro Valenciano por 8-2.

En otro lance jugado en Mendoza, pero por la liga de ascenso, Independiente Rivadavia, no pudo contra Aberastain y cayó por 4-2.

Orlando Pelichotti / Los Andes

Había muchas expectativas entre los seguidores de Leonardo Murialdo porque los Amarillos no han podido sumar en el torneo liguero y en esta oportunidad jugaban en casa y querían ver cómo les iba ante el actual campeón Argentino.

Los primeros minutos el elenco local salió con todo a buscar el arco de Garramuño, pero los minutos pasaron y el quinteto visitante empezó a sentir mejor la pista y con paciencia, tranquilidad y mucha precisión fue labrando una victoria que sería demoledora. Hay que ir muy atrás para ver una derrota de esta magnitud del campeón Sudamericano, pero el deporte es así y a veces hay que estar preparados a perder partidos.

Orlando Pelichotti / Los Andes

El triunfo de Centro Valenciano se basó en tres pilares fundamentales: su arquero Andrés Garramuño, en la versatilidad de José García, que a pesar de los años, sigue jugando en un alto nivel y Emiliano Romero, que por momentos se puso el equipo al hombro y empujo a sus compañeros para ir a buscar el arco de Mauro Miranda.

Roselot sorprendió con tiro largo de media distancia al golero mendocino y desde ese momento, el elenco visitante hizo su partido, al promediar el primer tiempo García se coló por la defensiva y marcó el 2-0 a favor de Centro Valenciano.

Orlando Pelichotti / Los Andes

El equipo de Santos Quinteros alió con todo a buscar poner la cinta y el moño al ida y vuelta y así aprovechando los horrores defensivos del local logró edificar una gran Victoria.

Murialdo cuando atacó se encontró con una defensa segura y con la mejor versión del meta Garramuño, que atajó todos los tiros mendocinos.