Triquinosis: este año se produjo el mayor pico de casos desde 2011

Triquinosis: este año se produjo el mayor pico de casos desde 2011
Triquinosis: este año se produjo el mayor pico de casos desde 2011

Se trata de una parasitosis endémica que había disminuido, pero muestra un aumento. Aunque influyen muchos factores.

En 2018 se registró un pico de casos de triquinosis en la provincia desde 2011. Hasta ahora se han confirmado 69 afectados mientras que en 2011 se contabilizaron 96 personas con la parasitosis. Se mantiene una tendencia en ascenso que comenzó a manifestarse el año pasado luego de una marcada baja.

Este escenario se replica en otras provincias: Buenos Aires, San Luis y Córdoba también han presentado muchos casos.

En Mendoza los últimos notificados se han concentrado en Rivadavia y se conocieron hace unos días, aunque también hubo otros aislados en Santa Rosa, La Paz y Junín.
La triquinosis es endémica en el país y de notificación obligatoria.

Tal cual expresan las estadísticas, hay períodos en que se incrementa notoriamente: el pico histórico en la provincia desde que se registra ocurrió en 2010, cuando se presentaron 412 casos, según datos del Departamento de Epidemiología. Luego comenzó un descenso que llegó a sólo cuatro casos en 2015 y cuatro  más en 2016. En 2017 repuntó y sumaron 44 para continuar el aumento este año.

Causas

Los especialistas señalan que hay diversos factores que inciden en el incremento, pero en particular puede asociarse a la intención de abaratar costos, en lo cual no puede soslayarse la reducción del poder adquisitivo y la búsqueda de ahorro entre quienes comercializan.

Por un lado, los criaderos clandestinos carecen de controles y, para abaratar, los cerdos se alimentan de lo que encuentran.

"Los cerdos se alimentan con basura y suelen consumir ratas que tienen el parásito de la triquina", explicó la ingeniera química e investigadora Emilia Raimondo. "Si la rata está contaminada, el cerdo se contamina", agregó. Luego de esto, si la carne se consume cruda, pasa al hombre.

La profesional explicó que es distinto si se come carne o un chorizo que esté cocido, ya que puede transferirse si este quedase medio crudo, aclaró.

Agregó que el salame, el jamón crudo y la bondiola son los que revisten más riesgo ya que son crudos y tienen mucha circulación.

Por otra parte, también puede transferirse por chacinados a los que no se realizan los controles adecuados para asegurarse de que no estén contaminados. En esto influye su elaboración artesanal o de manera casera.

Algunos consultados comentaron que por la situación económica algunas personas han salido a vender este tipo de cosas. Se compran cerdos más baratos en lugares clandestinos y se produce de manera doméstica.

El doctor Gonzalo Vera Bello, del departamento de Epidemiología, explicó que se está investigando la procedencia de los productos que consumieron los afectados recientemente pero todavía no hay resultados certeros. Se trata en general de meras conjeturas. Pero sí dijo que los enfermos mencionan lugares muy diversos, incluso hasta haber comprado productos en una bicicletería.

Una de las hipótesis es que productos contaminados procedentes de criaderos clandestinos hayan llegado a las carnicerías.

"Desde el consumo a los síntomas pueden pasar de tres a 50 días, entonces es difícil saber qué recorrido se hizo, qué se consumió, distinto es cuando hubo un carneo familiar que aparecen los casos a los pocos días", dijo el médico.

Comentó que suelen presentarse en esta época porque están asociados a carneos hechos en el invierno y ahora comienzan a consumirse los productos.

Daniel Rabino, jefe del departamento de Bromatología de la provincia, lo atribuyó a una cuestión cultural. "Hay una costumbre de comprar mercadería en lugares no habilitados porque nos pasan el dato de que es más barato o más rico y no nos importa si tiene etiquetas", detalló.

Todo transcurre hasta que surgen estos casos y la gente toma conciencia, “pero sólo un tiempo”, consideró.

Mencionó que esta actitud también incide en los criaderos, donde sus responsables no se preocupan por hacer las cosas con responsabilidad. Por otra parte, también puede ocurrir que una familia críe el cerdo y lo faene, y que luego como una salida laboral, decida criar uno o dos más para venderlos.

Asesoramiento para la elaboración artesanal

Un grupo de instituciones y áreas de gobierno trabajan en un proyecto de ley que apunta a generar instancias en las que pueda asesorarse a quienes buscan realizar productos alimenticios de manera artesanal. Esperan poder presentarlo en la Legislatura antes de fin de año.

“Tratamos de elaborar un proyecto de alimento inocuo, que se incluya desde capacitación hasta asesoramiento, dividido en alimentos de más riesgo y los de menos riesgo”, explico la ingeniera Emilia Raimondo.

Detalló que participan facultades de la UNCuyo, de la universidad Juan Maza, el Departamento de Higiene de los Alimentos, los jefes de Bromatología de todos los departamentos y la Legislatura.

Refuerzan la vigilancia

Áreas del gobierno provincial y municipales acordaron la intensificación de protocolos de detección y prevención de posibles focos de triquinosis en la zona Este de la provincia.

El Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes junto a referentes municipales de Salud y de Agroindustria analizaron los protocolos de actuación frente a la enfermedad

“Fundamentalmente estamos trabajando en la búsqueda de los focos de probable origen de estos alimentos, sobre todo de cerdo y animales silvestres que provienen de criaderos clandestinos. Esto significa fortalecer toda la vigilancia epidemiológica”, expresó el subsecretario de Salud, Oscar Sagás.

“Es importante tener en cuenta al momento de adquirir este tipo de productos, que cuenten con todos los controles y las habilitaciones pertinentes. Además, se debe conocer la procedencia de los chacinados. Cabe destacar que la técnica de salación de los chacinados no es un método de esterilización y no mata a la triquina, que es el parásito que al ingresar al organismo ataca a los intestinos”, recomendó el subsecretario.

Si se consume carne de cerdo, se debe cocinar hasta que tome color grisáceo y, en las faenas caseras, analizar las entrañas. Ni el ahumado ni el salado son métodos seguros para matar al parásito.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA