jueves 13 de mayo de2021

Tragedias no, son crónicas de muertes anunciadas
Tragedias no, son crónicas de muertes anunciadas
Escribe el Lector

Tragedias no, son crónicas de muertes anunciadas

  • miércoles, 3 de julio de 2019
Tragedias no, son crónicas de muertes anunciadas
Tragedias no, son crónicas de muertes anunciadas

El siniestro ocurrido en la mañana del 1 de julio, en el empalme de las rutas provincial 308 y nacional 157, a menos de dos kilómetros de la localidad de La Madrid, al sur de Tucumán, se produce en un lugar ya determinado como parte de un TCA (tramo de concentración de accidentes) en los informes de este Instituto para 2016-2017 (Ver https://isev.com.ar/nota.php?mn=3&sec=16¬a=869 ), y que en 2018 y lo que transcurre de 2019 ya registró siniestros con consecuencias fatales (el último en mayo de 2019).

Para el “goteo cotidiano” de muertes y vidas laceradas en siniestros viales los mandatarios nacionales y provinciales no destinan palabras ni referencias, y la sociedad los ha “naturalizado”.

Sólo cuando en un solo siniestro la cantidad de muertes excede, ¿cuánto?, la decena, el hecho se denomina tragedia (término asociado a la fatalidad, a un desenlace funesto) y recibe las “condolencias” de los mandatarios.

Basta de “tragedias” y golpecitos en el pecho…   Este siniestro denuncia la falta o carencia de las políticas públicas de las que habláramos el pasado 11 de junio en la jornada debate referida a dichas políticas (https://isev.com.ar/nota.php?mn=3&sec=17¬a=874):

En el factor humano, respecto al descanso de los conductores profesionales.

En el factor ambiente, la “auditoría de seguridad vial” de la infraestructura, en particular cuando se trate de tramos o puntos de concentración de siniestros (TCA) que puedan responder a defectos en el diseño de la vía, su señalamiento o la habitualidad climática en el lugar (todas las circunstancias en el caso se verifican).

En el factor vehículo, en este siniestro en particular no como causa de producción sino como causa de severidad en las lesiones recibidas que determinaran (a esta hora) 16 muertos y más de 30 heridos).

¿Tenían cinturones los asientos? Y si los tenían ¿nadie los usaba?

El vehículo volcó. No impactó contra otro vehículo, objeto, columna o promontorio alguno.

Se lo aprecia en las fotos bastante entero y de hecho por la tarde lo pudieron poner sobre sus ruedas, como puede apreciarse en la foto.

En otras palabras, los cuerpos sueltos probablemente hayan determinado la severidad de las lesiones.

Más allá de la responsabilidad material que se determine judicialmente en el caso, lamentablemente todas las "otras" responsabilidades quedarán "escondidas" detrás de la palabra "tragedia". Una más, mientras esperamos la próxima…
  
Dr. Eduardo Bertotti
Director de ISEV
Instituto de Seguridad Vial