jueves 9 de julio de 2020

Torturaron hasta la muerte a una nena porque se le escaparon cuatro loros que cuidaba
Mundo

Torturaron hasta la muerte a una nena porque se le escaparon cuatro loros que cuidaba

Pakistán. Tenía 8 años y murió por la brutal paliza que le dieron sus empleadores. El hecho abrió el debate sobre el trabajo infantil.

Torturaron hasta la muerte a una nena porque se le escaparon cuatro loros que cuidaba

En Argentina el trabajo infantil no está permitido en base a la Convención de los Derechos del Niño, Niñas y Adolescentes. Sin embargo, hay países y culturas que aceptan y permiten que los niños trabajen.

En ese marco muchas veces otros derechos de los menores se ven por demás vulnerados, ya que reciben un pago inferior a un adulto, sufren maltrato y explotación, eso sin contar que no pueden acceder a una educación básica. Pero claro, cuando trascienden hechos aberrantes que se dan en el marco de este tipo de relaciones laborales, la sociedad comienza a repensar esos paradigmas y se pregunta a sí misma si esas prácticas deberían cambiar.

Así sucedió en los últimos días tras el caso de la una niña de 8 años que fue brutalmente golpeada hasta la muerte en Pakistán. Según publica el portal de noticias RT, la pequeña trabajaba para una pareja como niñera, ya que estaba al cuidado de un bebé.

Todo comenzó cuando la nena abrió la jaula de 4 papagayos de la familia, las aves volaron fuera de la vivienda y escaparon. Cuando los empleadores se percataron de la falta y de cómo se había producido el hecho, atentaron contra Zohra Shah.

La niña pakistaní murió el pasado domingo, en la ciudad de Rawalpindi, una región al norte del país. La tortura de los patrones llegó a tal punto, que en el hospital los profesionales de la salud nada pudieron hacer para salvar a Zohra.

Por tal motivo, las autoridades intervinieron en el caso. Según la investigación de la Policía en el cuerpo de la menor había varias lesiones en el rostro, debajo de las costillas y las piernas. Pero un dato no menor, es que había una herida en sus muslos, por lo que se presume que también habría sufrido una violación.

Como el caso tomó relevancia en los medios y la opinión pública, una legisladora del Partito Popular Pakistaní recogió el guante y apuntó a ponerle fin al trabajo infantil. "Hablaremos de eso. Eso debe acabar", comentó Sherry Rehman, senadora.