jueves 16 de julio de 2020

Tiene 17 años y es la joven que más sabe de energía y ambiente
Sociedad

Tiene 17 años y es la joven que más sabe de energía y ambiente

Lucía Figueroa (17) es de San Martín y compitió a nivel nacional en un examen sobre aprovechamiento energético y cambio climático.

Tiene 17 años y es la joven que más sabe de energía y ambiente

Lucía Figueroa Giacomini (17) es de San Martín y el 22 de noviembre ganó la 25° edición de la Olimpíada nacional de Energía y Ambiente, en Buenos Aires. Ya había participado en 2017 y también en aquella oportunidad se había alzado con la distinción mayor. Puede decirse entonces que es la joven argentina que más sabe sobre energía y ambiente en el país.

"La olimpíada tiene como objetivo dar a conocer temas sobre el uso eficiente de la energía y cómo está compuesta la matriz en el país. Actualmente predominan los hidrocarburos, pero de a poco van tomando protagonismo la energía atómica y también las energías alternativas", sintetizó con timidez Lucía, quien en 2020 comenzará a estudiar Ingeniería en Petróleo en la UNCuyo.

Mariana Villa / Los Andes

"Me interesa centrarme en la visión que hay de las industrias de hidrocarburos respecto al medio ambiente. Suele hacerse hincapié mucho en la lucha contra el cambio climático y creo que es algo que debería darse con el eje puesto en la educación", resumió la joven alumna de la escuela Nuestra Señora del Líbano, de San Martín. El establecimiento y sus docentes también fueron distinguidos y premiados durante el evento.

La mejor

El Instituto Argentino de Petróleo y Gas (IAPG) es el organismo que tiene a su cargo el evento que este año llegó a su edición 25 y que reúne a estudiantes de todo el país.

Mariana Villa / Los Andes

"Para prepararnos, estudiamos material referido al cambio climático, con documentos de la Organización de Meteorología Mundial (OMM). También nos preparamos con una recopilación que hizo el Ministerio de Educación de la Nación, y las bases fueron justamente energía, cambio climático e hidrocarburos", resumió la adolescente.

Etapas

La primera parte de la olimpíada fue local e incluyó a estudiantes de escuelas mendocinas. Cada escuela se encargó de definir a los chicos de secundaria que los representarían.

Así se definió la instancia zonal, que tuvo lugar en octubre. Desde el IAPG enviaron cuestionarios del estilo múltiple opción, y los jóvenes los respondieron. La instancia regional tuvo como escenario la UNCuyo (al menos para los chicos de Mendoza y San Luis), y participaron más de 50 adolescentes.

De oro. La instancia final del examen incluyó el aprovechamiento de la energía en los hogares | Mariana Villa / Los Andes

"Quedamos 19 chicos de todo el país, de los cuáles 13 éramos de Mendoza. También había participantes de Chubut, Buenos Aires y Córdoba", rememoró Lucía.

El 22 de noviembre en la sede del IAPG rindieron la prueba final. "Se dividió en tres parte y se trató de un examen de desarrollo, con la idea de aplicar a distintas situaciones lo que habíamos estudiado. La primera parte tuvo que ver con el cambio climático, y pudimos analizar toda la situación de la quema en el Amazonas, nos explayamos sobre acuerdos internacionales y también sobre las consecuencias de la ganadería y la agricultura", resumió la joven.

La segunda etapa del examen estuvo centrada en la energía y con el foco puesto en un artículo periodístico referido a construcción de casas donde se hacía aprovechamiento energético. "Nos tuvimos que poner en lugar de un legislador y fundamentar por qué sería importante presentar un  proyecto sobre el tema. También hubo espacio para los electrodomésticos que consuman menos y otras acciones. Todo apunta a que haya menos utilización de energías fósiles y, por lo tanto, menos cantidad de gases de efecto invernadero", agregó Lucía.

La última parte del examen final incluyó un apartado sobre petróleo e hidrocarburos, con el eje en la industria y su trabajo, con conceptos de sustentabilidad y responsabilidad social empresaria.

El haber finalizado el examen en primer lugar le permitió a Lucía ganar una beca de estímulo económico durante un año, para que la ayude en los estudios. Además, la escuela recibirá una computadora y una impresora; mientras que su docente tutor también recibirá una computadora como premio.