sábado 15 de agosto de 2020

Temor por la "araña violinista": se cobró la vida de un bebé en México
Mundo

Temor por la "araña violinista": se cobró la vida de un bebé en México

Los médicos creían que era un traumatismo de hombro, pero una mancha indicó lo peor y la salud del pequeño empeoró.

Temor por la "araña violinista": se cobró la vida de un bebé en México

La llamada "araña violinista" se cobró la vida de un bebé en México, algo que generó temor en al menos seis estados del país azteca.

El primero de los casos sucedió el pasado 14 de julio, cuando el pequeño Kevin Cataño, de apenas 10 meses, fue mordido por el arácnido, mientras dormía junto a sus padres en un colchón en el suelo en su casa en Acaponeta, municipio de Nayarit, en el oeste de México.

Cuando los padres del chico lo llevaron al hospital para ser atendido, pensaron que se trataba de un traumatismo en el hombro, donde presentaba dolor, pero la realidad era otra y hasta ese momento la desconocían. Días más tarde, los padres volvieron con el bebé a un centro asistencial porque ya presentaba una mancha de necrosis en el cuerpo y el diagnóstico lo atribuyeron a la "araña violinista".

Para entonces, el veneno del arácnido había generado algunos coágulos en la sangre del pequeño y uno de ellos complicó la circulación en su pierna izquierda, de acuerdo a lo informado por El Universal. Incluso se planteó la posibilidad de amputarla, por la necrosis.

Si bien su salud mejoró durante algunos días, Kevin falleció el jueves pasado tras una hemorragia en los pulmones. 

Las mordeduras de las "arañas violinistas" son delicadas. "La etapa crítica son las primeras 24 horas, y a veces hasta las 48 horas se empiezan a ver los efectos. La reacción comienza con una llaga que se expande y produce una necrosis tisular (o muerte del tejido) bastante considerable", explicó, Alejandro Valdez Mondragón, catedrático en la sede Tlaxcala del Instituto de Biología (IB) de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Una vez que alguien fue mordido por el insecto, empieza a mostrar manifestaciones como dolor, hinchazón en la zona afectada, comienzan a aparecer y ampollas, y convulsiones, en el caso de los niños. Si bien puede ser letal, el efecto de la mordedura es reversible si se atiende a tiempo y actualmente hay tratamiento para detener la necrosis.

El caso del pequeño Kevin Cataño no es el primero. En octubre de 2017, otro bebé de 11 meses, Andrey Laguna López, murió tras la picadura de este arácnido.

En esa oportunidad fue traslado al hospital de Tuxla Gutiérrez, capital de Chiapas, donde falleció debido a que el antídoto fue aplicado muchas horas después de la lesión, que no fue detectada a tiempo por el personal médico.