jueves 13 de agosto de 2020

¿Es conveniente usar barbijo en Mendoza? La opinión de un especialista para disipar dudas
Sociedad

¿Es conveniente usar barbijo en Mendoza? La opinión de un especialista para disipar dudas

Algunas provincias ya se lo piden a la población. Qué dicen desde epidemiología.

¿Es conveniente usar barbijo en Mendoza? La opinión de un especialista para disipar dudas

Aunque la OMS insiste en que no es necesario que las personas sanas usen barbijo al salir a la calle, en las últimas horas se reconoció que hay poca disponibilidad de estos elementos. También se han difundido videos con campañas a favor del uso por parte de todos los habitantes en otros países, como un medio efectivo para disminuir los contagios. Incluso, otras provincias de la Argentina pretenden que su uso sea obligatorio en espacios públicos. ¿Sirven los barbijos caseros?

Ruben Cerchiai, director de Epidemiología de Mendoza, prefirió no sumarse a la polémica porque reconoció que hay discordancia entre lo que plantean distintas fuentes. Pero sostuvo que la provincia adhiere a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud que indica que: "Si está usted sano, solo necesita llevar mascarilla si atiende a alguien en quien se sospeche la infección por el 2019-nCoV. Lleve también mascarilla si tiene tos o estornudos".

Por otra parte, el organismo resalta que "las mascarillas solo son eficaces si se combinan con el lavado frecuente de manos con una solución hidroalcohólica o con agua y jabón" y por eso recomienda que, en caso de que sea necesario usarla, hay que aprender a utilizarla y eliminarla correctamente.

La doctora Andrea Vila, especialista en enfermedades infecciosas y jefe del Servicio de Infectología de Hospital Italiano de Mendoza, aseguró que el barbijo casero no es útil para prevenir la transmisión del Covid-19. Esto, pese a que el CDC (Centro de Estudio de Enfermedades de EEUU) lanzó un video con la recomendación de confeccionar este elemento en casa con las telas disponibles. La profesional resaltó que los que realmente brindan una protección -aunque no del 100%- son los quirúrgicos, que están fabricados con materiales de una cierta porosidad, según especificaciones de la Anmat.

Para la médica, miembro de la Sociedad Argentina de Infectología, el barbijo sólo debe ser utilizado por personas que están enfermas, cuando deben acudir a recibir atención médica. O por quienes cuidan a una persona enferma y no pueden respetar la distancia de más de un metro (al momento de ayudarles a cambiarse la ropa o darles de comer). En estos casos es recomendable colocarse un barbijo quirúrgico. Pero en caso de no contar con uno -hay faltante en las farmacias- se puede entonces recurrir a uno hecho en casa o una bufanda.

También es conveniente que usen algún tipo de protección quienes se mueven con transporte público, ya que en los colectivos no se puede respetar la distancia mínima recomendada. Pero se debe recordar que si bien el virus se transmite por gotas provenientes de la nariz y la boca, se contagia cuando éstas llegan a nariz, boca y ojos, o se toca la cara con las manos contaminadas. Por lo que también se deberían usar gafas (o anteojos de sol si no se usan recetados).

La supuesta necesidad de que todos usen barbijos se fundamenta en que un número importante de personas podrían no tener síntomas o que éstos sean muy leves y la enfermedad se curse -y se transmita el virus- sin saberlo. Sobre esto, Vila resaltó que el 94% de las infecciones se producen por transmisión de una persona sintomática, por la emisión de gotas al hablar, estornudar o toser, que caen a una distancia de un metro. Y sólo 6% serían contagios por parte de alguien que no manifiesta síntomas.

Riesgos de usar barbijo

La doctora fue aún más allá y sostuvo que el uso del barbijo por parte de personas sanas comporta riesgos. Y es que las personas que no están acostumbradas a utilizarlos, es probable que sientan incomodidad y tiendan a tocarse más la cara, con lo que incrementan el riesgo de contaminarse. Por otra parte, la falsa sensación de seguridad que aporta el barbijio puede hacer que se relajen las otras medidas de protección cuya efectividad sí está comprobada: distancia social, no tocarse la cara con las manos sin lavar, lavado frecuente de manos y desinfección profunda de superficies de uso frecuente.

Además, se debe tener mucho cuidado cuando se usa un barbijo y colocarlo con las manos limpias. Pero sobre todo, al momento de retirarlo, tomarlo desde las tiras o elásticos hacia debajo de la cara, sin tocar la parte delantera, y lavarse las manos. Tampoco se debe bajar y dejar en el cuello, ya que se puede contaminar esta parte del cuerpo y luego, con las manos limpias, tocarlo y llevar el virus a la cara.

Andrea Vila planteó que lo recomendable es no usar el celular afuera, llevarlo sin funda y, si se utilizó, desinfectarlo al llegar al hogar. También se debe evitar el uso de collares, aros y de uso de esmalte de uñas, ya que se trata de superficies donde el virus sobrevive por más tiempo.

Sobre el barbijo, consideró que se ha depositado en este elemento -ante la ausencia de una vacuna y la poca efectividad que hasta ahora han tenido diversas medicaciones- el poder mágico que el hombre siempre ha colocado en objetos para intentar eludir la muerte inevitable.