jueves 1 de octubre de 2020

Salvador Farruggia: "Éste es un cargo medio ingrato. El Gobierno y la oposición se quejan"
Política

Salvador Farruggia: "Éste es un cargo medio ingrato. El Gobierno y la oposición se quejan"

A fin de mes deja el organismo que preside desde 1987. En ese período vio pasar a ocho gobernadores.

Salvador Farruggia: "Éste es un cargo medio ingrato. El Gobierno y la oposición se quejan"

Salvador Carlos Farruggia empezó a presidir el Tribunal de Cuentas en noviembre de 1987 y se jubilará a fin de mes, por lo que cumplirá 32 años al frente del organismo que controla los gastos del Estado. Llegó cuando Santiago Llaver estaba a punto de dejar la gobernación a José Octavio Bordón y se va cuando Alfredo Cornejo dejará su cargo a Rodolfo Suárez. Mientras él fue el jefe del Tribunal, pasaron ocho gobernadores.

Ante Los Andes, recuerda que "Llaver tenía con nosotros una relación, más allá de la militancia política y de respeto como funcionario, de afecto especial. Creyó que yo tenía las cualidades para designarme en un cargo con estabilidad permanente. Quizá estaba en el lugar y en el momento justo. Nunca me explicó. Me recibió en su despacho y me dijo que se había jubilado el presidente del Tribunal de Cuentas y quería que yo fuera el que lo sucediera. Le pedí contestarle al día siguiente. Es muy difícil decir al gobernador que no".

Si hubo tensiones con los diferentes gobernadores, Farruggia intenta guardarlas diciendo que "cada gobierno tuvo su característica, pero todos trataron al Tribunal con mucho respeto. Nunca hubo una injerencia en la función de control de ninguno de los gobiernos que pasaron mientras estuve acá. Esto habla de la calidad institucional de la provincia".

Ignacio Blanco / Los Andes

-Llegó con un gobierno radical y se va con otro radical...

-Sí, no especulé con ese aspecto. Recuerdo las palabras del gobernador Llaver, que fue mi maestro, mi referente moral. Me dijo: “Usted viene de la política y debe olvidarse de la política. Usted debe responder al pueblo de la provincia el control de los recursos que son de la gente”. Me tuve que olvidar de la política. Éste es un cuerpo colegiado conformado por gente que viene de distintos orígenes políticos, pero siempre preservamos al tribunal de las cuestiones políticas.

-¿Qué tan difícil es olvidarse de la política?

-Éste es un cargo que es medio ingrato porque si se aprueban cuentas de una repartición conflictiva, la oposición se queja y, al contrario, el que se queja es el Gobierno. Claro que ha habido temas conflictivos. Uno de ellos fue la privatización de Giol. Hubo algunas observaciones del Tribunal. Me acuerdo de un tema que salió con fallo dividido que fue la contratación de IBM como sistema operativo informático de la provincia durante el gobierno de Bordón. (N de la R: José Octavio Bordón, el ex ministro de Hacienda Juan Vega, el ex director de Informática Damián Femenías y el ex secretario general de la Gobernación Luis Ábrego fueron imputados por el juez Omar Palermo -hoy en la Suprema Corte- y luego sobreseídos por prescripción).

Ignacio Blanco / Los Andes

-¿Hay mucha corrupción en Mendoza?

-Yo comparo la cantidad de denuncias de corrupción que hay en la provincia con las de la Nación, y esto es nada. Podemos enumerar con los dedos de la mano la cantidad de funcionarios imputados: Salgado, Lobos...

-El caso que más se recuerda es el de Vale Más, en el que hubo críticas al Tribunal porque llegó tarde con las observaciones...

-El Ticket Vale más fue un hecho emblemático de corruptela política en el que estuvieron involucrados prácticamente todos, porque se utilizó políticamente por todos los partidos. En su momento nosotros determinamos unos grados de responsabilidad que la Suprema Corte no los consideró. Recordemos que los tickets surgen en la crisis de 2001, como asistencia alimentaria, y eso se manejó políticamente. La autocrítica que hago es que nosotros veíamos, desde el Tribunal, que venía muy amañado; la opción era decir al Gobierno que había que parar el programa porque iba a dar lugar a hechos de corrupción, pero estábamos en emergencia y el plan fue armado para paliar esa emergencia. Siempre me quedó la duda sobre si lo podríamos haber parado y mejorado.

Ignacio Blanco / Los Andes

-El programa arrancó en 2002 y los primeros fallos condenatorios empezaron en 2005 o 2006. Por eso se dijo que llegó tarde el control...

-Era muy difícil de analizar y tiene razón de que el Tribunal llegó tarde en este caso. A partir de esa experiencia, hacemos mucho hincapié en la oportunidad del control; estar más cerca del movimiento de los recursos públicos, sin esperar la rendición de cuentas.

-¿Hay un ranking de gestiones más incumplidoras o sancionadas?

-Ha habido gobiernos más celosos en las rendiciones de cuentas y otros que han sido más descuidados. Pero esto no depende del gobernador, también del funcionario de línea más abajo. Todos los gobernadores fueron respetuosos del control pero el que le dio más importancia fue (Arturo) Lafalla.