martes 11 de agosto de 2020

Recursos humanos: pensar el trabajo en tiempos de cuarentena
Sup. Economía

Recursos humanos: pensar el trabajo en tiempos de cuarentena

Especialistas mendocinos analizan las nuevas modalidades laborales, los cambios culturales y los desafíos organizacionales.

Recursos humanos: pensar el trabajo en tiempos de cuarentena

La pandemia del coronavirus acelera cambios en el ámbito laboral y educativo, también obliga a los responsables del área de capital humano en las empresas a agudizar el ingenio, indagar sobre otras metodologías de trabajo y profundizar en los valores de la cultura organizacional. Desde la aplicación y eficacia del teletrabajo a la motivación del personal, estas problemáticas –de resolución en tiempo real- son abordadas en Mendoza de manera “cooperativa” por una red de 256 profesionales de Recursos Humanos. Un grupo de WhatsApp, como una plataforma para compartir una pluralidad de miradas, experiencias y soluciones ante los nuevos desafíos que plantea esta realidad.



Los trabajos remotos
La aplicación del teletrabajo, a causa del aislamiento, es un desafío importante para muchas empresas locales. "Fue una de las primeras opciones que se tuvieron en cuenta, la empresa tenía ciertas características que permitió que esto se resolviera con facilidad (todos tenían una notebook, por ejemplo). Se realizó en tareas administrativas y comerciales. Fue imposible poder hacerlo en el área de producción y mantenimiento", contó sobre la aplicación de esta práctica la Alejandra Monteleone, consultora independiente.



Pero no todos partieron desde cero en la aplicación del trabajo remoto, "Al ser una empresa de la industria del software, ya tenemos bastante pulida la modalidad Work from Home, por lo que tanto el sector de desarrollo como el de soporte y staff realizan sus actividades desde casa. De todas formas, mantenemos abierta una oficina (siguiendo las recomendaciones dispuestas por el Gobierno) para quienes no puedan desempeñar sus actividades por temas de conectividad, por ejemplo", explicó Romina Huidrobro, responsable del área de capital humano de Aconcagua Software Factory.

En tanto que desde el área educativa, Carla Ernani destacó: "El trabajo remoto en la educación es un cambio radical. Creo que esta situación, el aislamiento, nos ha ayudado un ciento por ciento y nos ha facilitado poder aplicar una nueva forma de enseñanza". La directora de la carrera de Recursos Humanos de la Universidad Champagnat agregó: "los nuevos estudiantes, los millenials están familiarizados con la metodología online, ellos no buscan clases magistrales sino clases más dinámicas y prácticas. Desde la universidad estamos capacitando a nuestros profesores para que así sea".
Los cambios culturales


"Creo que el mayor legado que esta situación nos dejará, es que 'Se puede'. Ante la necesidad y falta de opciones, emerge la creatividad y arrasa con las excusas y justificaciones para crear una nueva realidad. Logramos avances (nuevos canales de comunicación, optimización de tiempos y redefinición de procesos); cambios que sientan precedentes y que permanecerán", destacó Bernardita López Parravicini, de Community Consultora.

Romina Huidobro explicó: "considero que la modalidad Home Offices, de por sí tiene muchas ventajas, como la de equilibrar la vida personal con la laboral, culturalmente como empresa eso nos parece muy valioso. Pero en esta situación de contingencia, considero que se ven fortalecidos valores como la solidaridad, empatía y responsabilidad social".

“Sabemos que en momentos de crisis e incertidumbre la gente necesita más apoyo y cercanía, aunque las posibilidades y recursos sean más acotados. Por eso nos enfocamos en profundizar acciones para sostener la conducción de equipos, relevando sus necesidades y acompañando a las personas en la coyuntura”, remarcó María Victoria Erice, de la Consultora Ases.

Momento de desafíos

"El actual escenario constituye un enorme desafío para la sociedad. Sin dudas la incertidumbre invade todos los espacios de relación: familiares, empresariales, comunidades educativas, organizaciones e instituciones en general. Aunque muchas veces la primera reacción ante lo desconocido es la paralización, hemos observado que rápidamente, en todos los ámbitos, los distintos actores se han dispuesto a la urgente necesidad de adaptar sus acciones y funciones", explicó Erice.
Sobre qué actitudes se deberán profundizar en las instituciones para dinamizar el sistema de trabajo remoto, López Parravicini puntualizó: "La confianza en el otro, en el compromiso, en que puede funcionar, en que puede llevar tiempo pero es una cultura que podemos incorporar y ser igual o aún más eficientes". Así se trabaja en desarrollar nuevas habilidades para el personal.

Los Andes y el cambio de rutinas

En Los Andes, ante esta crisis, uno de los objetivos fue preservar y proteger a cada uno de nuestros colaboradores que conforman la empresa, siguiendo los protocolos sanitarios correspondientes. También, por el rol social que tenemos como medio de comunicación,  garantizar que nuestra comunidad esté debidamente informada. Mucho más, si esa comunidad le otorga su confianza y credibilidad, que son los valores que sostienen e identifican a nuestra marca.

Así se incorporó el teletrabajo, como una realidad para todas las áreas de la empresa. "Hoy podemos decir que el 90% de nuestros colaboradores están realizando tareas de "home-office". Y en este corto tiempo hemos observado como herramientas como skype, zoom y WhatsApp son nuestros nuevos aliados para la gestión diaria", sintetizó Marisa Benitez, gerente de Recursos Humanos de Los Andes. No sólo la redacción cambió sus hábitos, sino también así lo hizo el área de operaciones, tecnología, comercial, recursos humanos y otras secciones más de la empresa. 

"De esta gran crisis que estamos viviendo, vamos a aprender nuevas formas de trabajo y de relacionarnos, demostrando nuestra capacidad adaptativa, creativa y de resiliencia. La tecnología es y será un aliado para el mundo laboral, sin perder  de vista el valor de las personas, sintetizó la ejecutiva de Los Andes.