miércoles 30 de septiembre de 2020

Recomendaciones para viajes a destinos de altura
Salud

Recomendaciones para viajes a destinos de altura

Existen trastornos que afectan la salud de las personas que visitan destinos ubicados a grandes alturas respecto del nivel del mar.

Recomendaciones para viajes a destinos de altura

Al hablar de destinos de altura nos referimos a aquellos lugares por encima de los 2000-2500 m. Estos trastornos se conocen con el nombre de "enfermedad por altitud", "mal de altura" o "mal de montaña".

Suelen ocurrir en las primeras 24 horas de estadía en esas alturas o más, y para aclimatarse se requieren varios días en el lugar. Las personas con problemas cardiológicos o pulmonares, hipertensión, obesidad importante, anemia o insuficiencia renal, pueden verse afectados más rápidamente y en peor forma. Consulte a su médico previamente al viaje para prevenir la aparición de síntomas.

¿Cómo prevenirla?

-Tomarse tiempo para el ascenso: aclimatarse es fundamental. A partir de los 3000 m. se recomienda ascender sólo 300 m x día.

-Beber abundante líquido antes y después del ascenso.

-Evitar comer alimentos salados.

-Restringir las actividades en grandes altitudes, hasta que el cuerpo se haya adaptado.

-Evitar enfriamientos y el tabaco.

-Dormir a una altitud que sea menor que la altitud a la que estuvo durante el día. Por ejemplo, si usted esquió a una altitud de 10.000 pies (3048 m) durante el día, duerma la noche antes y la noche después a una elevación de 8.500 pies (2590,8 m).

-Evitar el alcohol, que aumenta el riesgo de deshidratación y los sedantes, que reducen el ritmo respiratorio.

Normalmente todos los viajeros experimentan algún tipo de síntomas al llegar a más de 3000m. Estos se disipan al rato. Si los síntomas persisten, es necesario el descenso inmediato o la consulta profesional.

Si comienza a tener los síntomas, la primera medida efectiva es el descenso de altura. Si el cuadro es más grave, está indicada la consulta profesional inmediata.