Productores locales crecen con microcréditos del IDR

Productores locales crecen con microcréditos del IDR
Productores locales crecen con microcréditos del IDR

Un invernadero de Las Heras se presenta como un ejemplo del alcance que tienen los fondos.

Hermelinda Flores Castro (39) ha trabajado en fincas de El Pastal, Las Heras, desde que tiene 14 años. También estuvo un tiempo en los hornos de ladrillo. Esto le demandaba dejar a sus hijos durante muchas horas al día, pero hace tres años se asoció con una vecina que se dedica a plantar flores y, con un microcrédito del IDR, armaron un pequeño invernadero. Ahora, con un segundo préstamo, instalarán otro en su casa, con lo que podrá obtener ingresos desde su hogar.

Hermelinda cuenta que siempre le gustó la idea de plantar, pero trabajaba para otros. Por eso, eligió sumarse al emprendimiento de Ramona Agüero, de cultivar claveles, calas y crisantemos para vender en ferias. Sin embargo, un viento fuerte les tiró las macetas y el frío les dañaba las plantas, por lo que, cuando hubo una charla informativa en El Pastal, decidieron tomar un primer crédito para armar un invernadero en la casa de Ramona. Ahora, han pedido un segundo préstamos, para tener otra estructura, en la vivienda de Hermelinda.

Cómo son los créditos

El Instituto de Desarrollo Rural cuenta con tres líneas de microcréditos, a través de un convenio con la Comisión Nacional de Microcréditos (Conami). Una está destinada a pequeños emprendedores o productores, otra a los participantes de la incubadora del IDR o dueños de una unidad productiva, y la tercera a organizaciones de la economía social con personería jurídica.

Las tres apuntan a proyectos agropecuarios, industriales, de turismo rural, o de servicios agropecuarios o industriales en el ámbito rural. El financiamiento se puede destinar a adquisición de maquinarias y herramientas livianas, pequeñas obras de infraestructura (colocación de azulejos, mesada, cañerías, instalación eléctrica), y capital de trabajo (materia prima e insumos). En todos los casos el interés es del 15% anual.

La línea pensada para micro emprendedores, con un tiempo mínimo de 6 meses en la actividad, entrega desde $ 10 mil a devolver en 12 meses con un interés del 15% anual. La productiva también requiere de una antigüedad mínima de 6 meses y el monto máximo es de $ 50 mil, a devolver en 18 meses, con tres de gracia. En tanto, la línea asociativa financia hasta $ 120 mil, con un plazo de devolución de hasta 24 meses con seis de gracia.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA