miércoles 12 de agosto de 2020

Prisión preventiva para la pareja acusada de matar a un repartidor en Tunuyán
Policiales

Prisión preventiva para la pareja acusada de matar a un repartidor en Tunuyán

Juan Carlos Reveco (39) y su pareja, Marcia Franco (32) están imputados por el homicidio simple de José Antonio Riera (64).

Prisión preventiva para la pareja acusada de matar a un repartidor en Tunuyán

Una pareja acusada de haber asesinado a un distribuidor de agua y de haber cubierto su cuerpo con chalas de ajo y piedras en Tunuyán seguirá tras las rejas a la espera del juicio en su contra.

Tras una audiencia celebrada en la mañana de ayer en el Valle de Uco, la Justicia impuso la prisión preventiva a Juan Carlos Reveco (39) y a su pareja, Marcia Franco (32), quienes están imputados por el homicidio simple de José Antonio Riera (64). La pareja fue detenida el 29 de enero pasado, horas después del hallazgo del cuerpo. El cadáver de Riera fue encontrado a las 11 de aquel día en una finca ubicada sobre el kilómetro 78 de la ruta 40, a pocos metros de su domicilio. Presentaba hematomas y heridas punzo-cortantes en el rostro. Esas lesiones le provocaron la muerte.

El cuerpo estaba cubierto con chalas de ajo, yuyos y piedras en un taller mecánico abandonado, cerca de donde vivía Riera y distante a dos kilómetros de donde habitan los imputados. Los pesquisas creen que el dueño de la propiedad donde se produjo el hallazgo no tendría relación con el hecho y que le habrían "tirado" el cadáver.

La víctima había sido vista por última vez el 22 de enero a bordo de su camioneta Peugeot 504. El vehículo -encontrado poco antes que el cuerpo- tenía algunos cristales rotos y manchas de sangre en el tapizado. El fiscal Oscar Quiroga imputó por homicidio simple a Reveco y a Franco. Según creen tener acreditado los pesquisas, los acusados conocían a la víctima. Además, en la vivienda que ambos compartían encontraron y secuestraron el celular de Riera.

Tras la decisión judicial de ayer, Reveco permanecerá alojado en el penal de Boulogne Sur Mer y su mujer, en la cárcel de El Borbollón a la espera del juicio. Establecer el móvil del crimen es objeto de investigación.