jueves 16 de julio de 2020

Políticos y entidades repudiaron el supuesto espionaje ilegal denunciado por la AFI
Política

Políticos y entidades repudiaron el supuesto espionaje ilegal denunciado por la AFI

Son 500 personas, entre ellos 400 periodistas nacionales e internacionales, que asistieron a las cumbres del G20 y la OMC.

Políticos y entidades repudiaron el supuesto espionaje ilegal denunciado por la AFI

Dirigentes políticos, funcionarios y organismos repudiaron hoy el supuesto espionaje ilegal que se realizó desde la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) durante el gobierno de Mauricio Macri, luego de la denuncia presentada ayer por la interventora de esa dependencia, Cristina Caamaño, por "producción de inteligencia ilegal" en perjuicio de unas 500 personas.

Entre los presuntos espiados hay políticos, referentes de organizaciones sociales, académicos, empresarios, miembros de organismos de la sociedad civil y unos 400 periodistas. Entre ellos, aquellos se acreditaron para la Cumbre del G20, y contra un grupo de casi 100 académicos, empresarios y organizaciones sociales que participaron de la XI Conferencia Ministerial de la OMC.

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, consideró al respecto que "lo que contamina son las escuchas ilegales y lo que encontramos en la AFI" y explicó sobre la presentación judicial de Caamaño que "se encontró documentación e hizo la denuncia, la que debe llevar adelante la investigación es la Justicia".

Gentileza

"Desde el Gobierno vamos a aportar todo lo que sea necesario. No tenemos reparos en avanzar y darle a la Justicia todos los elementos que requiera. Y los responsables deberán hacerse cargo", indicó Cafiero en declaraciones a Radio Mitre.

Por otra parte, el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodriguez Larreta, fue consultado por el mismo medio sobre el tema y expresó: "Fui citado por la Justicia como víctima y no tengo ningún dato, más allá de lo periodístico"

"Por supuesto voy a ir a hablar con el juez a ver qué se está investigando, pero no tengo ninguna otra información. No le doy ninguna significación al tema, que es muy sensible para hacer especulaciones", agregó el mandatario.

Ayer, el juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena, en el marco de la primera causa abierta por el presunto espionaje ilegal, citó como testigos a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y a Rodríguez Larreta, para mostrarles las evidencias halladas.

Posteriormente, ambos funcionarios podrán decidir si se presentan como querellantes en el caso, según informaron fuentes judiciales.

Asimismo, el Foro de Periodismo Argentino (FOPEA) manifestó "preocupación por los casos de presunto espionaje ilegal contra ciudadanos, entre ellos, numerosos periodistas" y comunicó que "presentará un pedido de informes a las autoridades y organismos involucrados".

"FOPEA sigue con atención la denuncia, en un hecho que habría ocurrido en 2018, sin que mediara ninguna orden judicial. Exigiremos garantías a la Justicia para el ejercicio profesional del periodismo. Estas prácticas resultan intolerables en una democracia y afectan el resguardo constitucional de la actividad periodística", señaló un comunicado de esta entidad publicado en la red social Twtter.

En otro orden, el diputado nacional Nicolás del Caño y la legisladora porteña Myriam Bregman, del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), integrante del Frente de Izquierda, adelantaron que se presentarán el lunes en la justicia por el presunto espionaje que los incluiría, según consta en la denuncia.

En un comunicado, Del Caño y Bregman afirmaron que exigirán que "se investigue hasta las últimas consecuencias y sepamos quiénes fueron los responsables materiales y políticos de este atentado a las libertades democráticas".

"Ya habíamos sufrido con Myriam Bregman el accionar ilegal de la inteligencia durante el gobierno de (Mauricio) Macri cuando fuimos a Esquel a solidarizarnos con la familia de Santiago Maldonado en agosto de 2017", recordó Del Caño.

Por su parte, Bregman consideró que "no extraña que los organismos de inteligencia se ocupen de espiar ilegalmente a los opositores, incluso a miembros del mismo partido gobernante y, particularmente, a la izquierda, como ha sido histórico".

"He sido víctima", aseguró al respecto la diputada nacional por Compromiso Federal Graciela Camaño, quien denunció que también su secretaria fue espiada, al igual que su esposo, el gremialista gastronómico Luis Barrionuevo.

"No sé qué es que querrían saber de nuestras vidas, pero espiar con el aparato del Estado a sus opositores es un delito aberrante. A mi secretaria, que no tiene nada que ver con la vida política y aparece en la lista de correos electrónicos (de la denuncia). A ella le resulta increíble verse en esa lista", agregó la legisladora en diálogo con Radio Mitre.

Según consignaron fuentes judiciales a Télam, la información que sustenta la denuncia presentada por la AFI fue hallada a fines de enero en una caja fuerte del organismo y estaba contenida en tres sobres que tenían las inscripciones "2017", "Periodistas G-20" y "Varios".

Por un sorteo realizado por la Cámara Nacional en los Criminal y Correccional Federal, la denuncia recayó el juzgado a cargo de Marcelo Martínez de Giorgi, quien delegó la investigación en la Fiscalía en lo Criminal y Correccional Federal que dirige Paloma Ochoa, en el que constituye el segundo expediente abierto por este tema.

Caamaño pidió en el escrito que se cite a declaración indagatoria al ex director general de la AFI Gustavo Arribas; a la ex subdirectora general de la Agencia, Silvia Majdalani; y al ex presidente Mauricio Macri "en su calidad de responsable de fijar los lineamientos estratégicos y objetivos generales de la política de Inteligencia Nacional.