martes 29 de septiembre de 2020

Para romperse las manos
+ Deportes

Para romperse las manos

Un punto ante Tigre le alcanza a Godoy Cruz para ser el subcampeón, con la mejor campaña en la historia de un club indirectamente afiliado.

Para romperse las manos

Que el fútbol de Mendoza dejó de ser un mero partenaire o un actor de reparto del fútbol argentino es una realidad tan grande como que nuestra provincia le debe todo ese protagonismo adquirido a Godoy Cruz Antonio Tomba.

El Viejo y Glorioso Expreso le pondrá hoy punto final a una campaña sinceramente extraordinaria, de ensueño, cuando reciba a Tigre a partir de las 17.45 en el estadio Malvinas Argentinas.

Una unidad (y hasta perdiendo, si es que San Lorenzo no vence a River mañana) le bastará al magnífico equipo de Diego Omar Dabove para asegurarse el subcampeonato nada menos que en la Superliga fundacional y no sólo superaría sus dos mejores temporadas en Primera división (los terceros puestos del Clausura 2010 y el Clausura 2011) sino que, además, se convertiría en el club indirectamente afiliado a AFA de mejor performance en la máxima categoría.

También igualaría el hito de Talleres de Córdoba (otro indirectamente afiliado) que en el Nacional 1977 perdió las finales con Independiente y también finalizó como subcampeón.

El Tomba es el campeón moral de la Superliga. Desde lo futbolístico, porque se animó a darle pelea (y vida) a un campeonato que parecía definido desde la novena fecha del año pasado.

Desde lo numérico es el mejor de la Argentina (y el quinto sumando todas las ligas más importantes del mundo) en su versión 2018, con 36 puntos (11 triunfos, 3 empates y una derrota) y 80 por ciento de efectividad desde enero pasado.

Santiago García, el Morro, es el goleador del torneo con 16. Está invicto como visitante en lo que va del año, es el mejor equipo de local y si el torneo hubiese empezado en enero sería el cómodo puntero con 9 puntos de diferencia sobre Boca y River, sus potenciales escoltas.

Por si esto fuera poco, hace varias fechas que concretó el objetivo con el que encaró la temporada: clasificarse a una de las copas era el gran anhelo. No sólo lo logró, se clasificó por cuarta vez en su historia de manera directa a la fase de grupos de la Copa Libertadores 2019. Casi nada, casi todo…
Entonces, vaya si sus hinchas tienen sobrados motivos para festejar.

Y, sobre todo, agradecer. Impulsados por una iniciativa de la “Agrupación por el Barrio” esta tarde los jugadores y el cuerpo técnico tendrán un merecidísimo reconocimiento: los hinchas aplaudirán durante los primeros dos minutos del partido como una forma de homenajear a los futbolistas por haber realizado la mejor campaña del equipo en su historia en primera división. ¿La consigna? “Rompete las manos dos minutos para homenajear a este plantel”.

Un simple gesto que impactará en los corazones de los emocionados partícipes de lo que será una auténtica fiesta del fútbol de Mendoza, ese que goza de buena salud y está más vivo que nunca.

El partido de hoy. El entrenador de los mendocinos adelantó que habrá una modificación táctica en la ofensiva. El delantero cordobés Victorio Ramis, recuperado de una molestia muscular en el aductor derecho, regresará a la titularidad en reemplazo de Leandro Lencinas, integrando así la dupla de atacantes, junto al hasta ahora goleador del torneo, el uruguayo García.

Por el lado de Tigre, el equipo de Victoria se ubica en la vigésima tercera ubicación en la tabla con 24 unidades, viene de igualar sin tantos de local ante Lanús y necesita sumar de a tres para cerrar con un poco más de oxígeno una floja campaña, con sólo 4 victorias y 10 derrotas.

Ledesma, desde que se hizo cargo del plantel, en diciembre del año pasado, obtuvo el 38% de los puntos, con 3 victorias, 6 empatados y 4 perdidos. Además, tiene a los futbolistas Federico Crivelli, Ezequiel Rodríguez, Alexis Niz, lesionados y esta semana se sumó Diego Morales, en tanto Matías Pérez Acuña, recibió el alta médica y viajará con la delegación a Mendoza.

El historial: Los números de enfrentamientos entre ambos en Primera División marca una clara ventaja del equipo de Victoria. Jugaron 15 partidos, donde Tigre ganó 9 (25 goles), en tanto Godoy cruz lo hizo en 4 oportunidades (19 goles) y empataron 2 veces.