martes 22 de septiembre de 2020

Paisajismo acuático: jardines bajo el agua
Arquitectura

Paisajismo acuático: jardines bajo el agua

En el artículo anterior te conté sobre uno de los temas que me encantan: la creación de ecosistemas en escala o paludarios.

Paisajismo acuático: jardines bajo el agua

Hoy vamos más allá, al paisajismo pero dentro de un acuario. Este tipo de elementos decorativos se aleja un poco de los acuaterrarios porque en casi todos los casos el paisaje es creado con plantas acuáticas sumergidas y musgos.

Los peces viven en un ambiente que recrea zonas boscosas, montañosas y casi el paisaje que puedas imaginar, sí incluso al estilo de las islas flotantes de la película “Avatar”.

Pero, antes de entrar de lleno al tema, comenzaré por la breve definición que nos da Wikipedia: "El paisajismo acuático es el arte y la técnica de conjugar de forma estética piedras, rocas, plantas acuáticas o maderas fosilizadas en el interior de un acuario. Es decir, es una forma de jardinería bajo el agua".

Si bien en el mercado podremos conseguir insumos que tienen ese aspecto natural que nos permitirán crear paisajes acuáticos, estoy seguro de que las plantas y piedras sintéticas no son tan atractivas como las naturales y no podría decir que eso es aquascaping. Aunque, para iniciarte en este fascinante mundo, tal vez sirvan.

Ahora entremos un poco más en detalle, conociendo algunas singularidades mediante las preguntas que tal vez te estés haciendo.

¿Qué aspecto tienen los paisajes acuáticos?

Los paisajes naturales como los de las montañas: bosques, praderas e incluso desiertos sirven de inspiración para los incontables artistas que trabajan en esta apasionante rama de la acuariofilia.

¿Cómo deben ser los paisajes creados?

Simples, proporcionados y variados. Como todo jardín, el aspecto estético es fundamental. El manejo de las proporciones evitará que quede fuera de escala.

Es importante asegurarnos de emplear varios tipos de especies vegetales, tal vez elegir tres será suficiente. Hay que mantenerlo simple.

¿Qué elementos lo conforman?

Como mencioné anteriormente tenemos el componente vegetal (plantas sumergidas, musgo, plantas flotantes y más), peces e invertebrados, rocas, troncos, grava y una variedad de equipamiento que asegurarán que el agua esté cristalina y no le falte nada tanto a los peces como a las plantas.

¿Qué equipamiento llevan?

Filtrado: eliminarán todas las partículas en suspensión que se desprendan de las plantas y el desecho de los peces, como así también los restos de alimento. Por otro lado, es indispensable eliminar los productos químicos indeseados que se generan. Por lo tanto, tendremos filtros mecánicos, biológicos y químicos.

Iluminación: este apartado tiene vital impacto en el paisajismo acuático. Realzará los aspectos estructurales y morfológicos y también será uno de los elementos responsables de la salud de las plantas y de la correcta fotosíntesis.

Dióxido de carbono: además del equipo que siempre forma parte de un acuario que aporta el oxígeno para la vida animal, aquí es necesaria la incorporación de otro elemento que posibilitará la vida vegetal, el dióxido de carbono, que participará en la fotosíntesis.

Fertilizantes: al igual que las plantas de nuestro jardín, las de un acuario también necesitan nutrientes para crecer. Son específicos para esta actividad y aportan todo lo necesario sin afectar a nuestros peces e invertebrados.

Sustrato: como las plantas absorben también nutrientes por sus raíces se tendrá que aportar una correcta selección de sustrato que asegurará el desarrollo, tamaño y color adecuado de éstas.

¿Y el mantenimiento?

Es un poquito más complejo que un acuario tradicional, porque debemos estar controlando periódicamente los distintos parámetros que harán que este jardín prospere eficazmente.

Niveles de oxígeno y dióxido de carbono, limpieza de filtros y además de alimentar los peces deberemos controlar el crecimiento de las plantas mediante la poda para que el aspecto logrado no se pierda en el tiempo.

Con todo lo que te he contado espero haber despertado tu curiosidad y el deseo de aprender más sobre esta temática. Y quien dice, ¡tal vez te animes a realizar uno!.