lunes 6 de julio de 2020

Olivicultura: sin mano de obra y con pronunciadas mermas arranca la temporada
Fincas

Olivicultura: sin mano de obra y con pronunciadas mermas arranca la temporada

La producción de aceitunas se ha visto afectada por factores climáticos y se encuentra con un escenario inédito ante la cuarentena.

Olivicultura: sin mano de obra y con pronunciadas mermas arranca la temporada

La cosecha de aceitunas tanto aceiteras como de mesa se encuentra en pleno desarrollo y los productores se enfrentan a desafíos sin precedentes. Sumado a los inconvenientes climáticos de la temporada, que llevaron a una merma en la producción, se encuentran con la caída del mercado interno, el cierre de las fronteras en muchos de los países que importaban producto argentino y falta de mano de obra para la cosecha a raíz de la cuarentena.

La cosecha para conserva ya se está desarrollando, mientras que la producción destinada a aceite comenzará en las próximas semanas. Distintos representantes del sector dialogaron con Los Andes para analizar el momento por el cual pasa la olivicultura.

Producción 2020

Al igual que sucedió con otras producciones en Mendoza, el factor climático redujo parte de la cosecha de este año. Mario Bustos Carra, gerente general de la Cámara de Comercio Exterior de Mendoza y miembro de la Federación Olivícola Argentina, explicó que "la cuestión climática hizo que la olivicultura tuviera un adelanto de 10 o 15 días".

De esta manera, ya empezó en Mendoza la cosecha para la aceituna de conserva. "Se calcula que para el 25 de abril ya se va a comenzar con la aceituna aceitera", añadió Bustos Carra.

Por su parte, el gerente general de Olivícola Laur, Gabriel Laur, puntualizó que "nosotros empezamos el 6 de abril, porque estamos en la parte aceitera. Se ha empezado a levantar antes la parte de conserva".

"Con la aceituna ha pasado lo mismo que con la uva: se ha adelantado y tenemos muchas variedades que ya están para cosecharse. Generalmente estaríamos arrancando dentro de un mes", añadió.

Tiempo de cosecha

La cosecha ya está en marcha y, pese a que el sector alimenticio está exceptuado de la cuarentena, los productores se han encontrado con serias dificultades a la hora de levantar la producción.

Uno de los inconvenientes que han tenido es la falta de personal para la cosecha. "Mucha mano de obra viene de las provincias del norte y se han vuelto a sus provincias o no han podido entrar a Mendoza", explica Bustos Carra.

En ese sentido el gerente de la Cámara de Comercio Exterior asegura que "ante el avance, las medidas que ha tomado el gobierno han entorpecido el movimiento y han complicado la velocidad para realizar la cosecha".

La próxima semana comienza la cosecha para la Olivícola Laur. Su gerente manifiesta preocupación en torno al desarrollo de la misma. "Algunos colegas nos cuentan que los cosechadores se han vuelto a sus provincias. A otros les están arrancando la cabeza con la cosecha mecánica. Veremos qué pasa cuando arranquemos".

En tanto, el ingeniero agrónomo, perteneciente a la EEA del INTA en Junín, Eduardo Trentacoste, señala que la mecanización de la cosecha y el acceso a la tecnología, permiten a los productores disponer de otras herramientas y costos menores. "La recolección manual de las aceitunas ha tenido un precio histórico entre 0,15 a 0,22 dólares por kg. La cosecha mecánica permite reducir de forma importante los costos de cosecha a valores de entre 450 a 700 dólares la hectárea dependiendo del tipo de máquina".

Pandemia y mercado

Los efectos del coronavirus han golpeado tanto a las exportaciones como al mercado interno. "Estamos viendo que hay empresas que han adelantado sus pedidos, mientras que hay otros importadores que han pedido demorar sus compras. Entre unos y otros, son más los que han preferido demorar", asegura Bustos Carra.

En ese marco, el empresario explica que "va a afectar esto a la olivicultura ya que entre el 70 y el 80% de su producción se exporta. Lo que tenemos que ver es cómo rebota la economía en el mundo".

En tanto, desde Laur señalan que exportan a varios países de América, Europa y Asia. "Todo está frenado. Estamos terminando una orden para Corea que la pagaron por anticipado, pero nos agarró esto en el medio", manifiesta Laur. En dicha empresa exportan cerca de un 30% de su producción. "El mercado interno se ha caído, está todo frenado; la cadena de pagos ya se cortó".

Cosecha mecánica

Ante la falta de mano de obra, para el sector que se destina al aceite de oliva, ha avanzado en la provincia la mecanización de la cosecha. "La mecanización de la cosecha de aceitunas, además de las ventajas económicas, permite una recolección más rápida y en el momento adecuado, que permite obtener aceites de mejor calidad y mantener la productividad en el tiempo", explica el ingeniero Trentacoste.

Sin embargo, puntualiza el especialista que "la recolección mecánica de las aceitunas requiere de un manejo específico del olivar para adaptar las plantas a las características de las máquinas".

Cabe recordar que "la recolección manual de las aceitunas ha tenido un precio histórico de entre U$S 0,15 y U$S 0,22 por kilo. La cosecha mecánica permite reducir de forma importante los costos de cosecha por hectárea, a valores entre 450 y 700 dólares la hectárea, dependiendo del tipo de máquina", explica el ingeniero agrónomo.

Finalmente, el ingeniero del INTA señala que nuestra provincia "está bastante avanzada en términos de una mecanización simple. Un 20% a un 30% de los productores usan una forma mecánica de cosechar".