jueves 9 de julio de 2020

Nuevas trabas al dólar complican al agro y la industria de Mendoza
Economía

Nuevas trabas al dólar complican al agro y la industria de Mendoza

Las restricciones a la compra de divisas dificultan la importación de insumos para los cultivos y los que se utilizan producir.

Nuevas trabas al dólar complican al agro y la industria de Mendoza

La semana pasada terminó con nuevas restricciones para que las empresas accedan al Mercado Único Libre de Cambios. El Banco Central dispuso que aquellas que "cuenten con activos líquidos originados en la formación de activos externos" deberán disponer de estos dólares para el pago de obligaciones en el exterior, antes de solicitar una autorización para la compra de divisas. Así, las empresas que comercializan insumos para el agro, principalmente fertilizantes, suspendieron las ventas.

La explicación formal es que con esta medida se busca estimular el trabajo y la producción local "y evitar su abuso en la cancelación de obligaciones con el exterior". En la práctica, suma complicaciones a los importadores locales y a los sectores de la industria que compran componentes para fabricar sus productos.

El Central advierte, además, que para certificar obligaciones se requerirá la presentación de una Declaración Jurada que será verificada mediante el cruzamiento de bases de Sepaimpo (Sistema de Seguimiento de Pagos de Bienes) y RIOC (Régimen Informativo de Operaciones de Cambio) y, en caso de falsedad, se bloqueará el acceso al mercado de cambios y se iniciarán acciones penales.

Cabe recordar, que estos son meses claves para la puesta en marcha de la fertilización post-cosecha en vid, que se da en el período que transcurre entre cosecha y caída de hojas.

Trabas para al comercio

Walter Valverde, de Wedelia S.A., comentó que la comercialización de agroquímicos opera con la cotización del dólar oficial. En cambio, sus proveedores han suspendido la venta de fertilizantes por el momento.

Al parecer, indicó, hay una puja entre las empresas y el Gobierno en torno de la salida de moneda norteamericana y las limitaciones de compra. Valverde detalló que, como la situación no es clara, él mismo ha dejado de vender fertilizantes porque no sabe a qué valor del dólar tendrá que pagar la reposición.

La problemática se extiende a todo el país. En plena siembra de trigo, algunos de los principales productores denuncian que las empresas dejaron de vender fertilizantes.

"Para quienes tienen cuentas declaradas en el exterior, esto constituye una traba más", consideró Mario Bustos Carra, titular de la Cámara de Comercio Exterior de Cuyo.

Es que, aunque el sector puede acceder a un dólar oficial inferior a los $70, ahora no podrá hacerlo si, además, recurrió a la compra de títulos públicos en moneda argentina, pero con liquidación en moneda extranjera en los 90 días anteriores a la solicitud de compra de divisas.

"Son todas medidas que se toman, que no están en el marco de la pandemia, sino que van surgiendo para tratar de mantener el tipo de cambio, por situaciones que el mismo gobierno genera", agregó Bustos Carra.

El titular de la cámara empresaria hizo mención a la caída de reservas brutas del Banco Central a U$S 42.449 millones (de las cuales menos de U$S 10.000 son reservas netas, el resto equivale a compromisos de pago), y que explican el nuevo "cepo" para las empresas que impone la autoridad monetaria.

"El mundo atraviesa una situación económica y sanitaria absolutamente desconocida y hay que adaptarse, ser tolerantes. Sabemos que las demoras pueden existir, pero el Estado debería tratar de agilizar el comercio, porque la recaudación va a venir de lo que puedan generar las empresas privadas", cerró.

Preocupan insumos y cotización

Guillermo San Martín, gerente de la Asociación de Productores, Empacadores y Exportadores de Ajos, Cebollas y Afines de Mendoza (Asocam), señala que los cultivos de ajo y tomate están dolarizados. En este sentido, indicó que ciertos insumos, como los productos fitosanitarios y los fertilizantes, deberían recibir un tratamiento diferencial para garantizar la agilidad en su provisión, como también que se mantengan los precios para no restar competitividad.

San Martín señaló que tanto el ajo como el tomate tienen buenas perspectivas y que son actividades reactivadoras de la economía, de derrame rápido. De ahí que consideró fundamental desmenuzar bien los sectores para asegurarse de que ciertos proveedores de insumos no tengan dificultades. "Estamos temerosos de que haya un freno cuando estamos por crecer", lanzó.

Por su parte, José Bartolucci, presidente de la Cámara Argentina de Exportadores y Comercializadores de Vino a Granel, expresó que si bien el gobierno nacional intenta controlar la fuga de divisas, estas restricciones al dólar pueden encarecer algunos insumos y generar inconvenientes ya que se requieren muchas autorizaciones para la importación.

Julio Totero, vicepresidente de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de Mendoza (Asinmet), manifiesta que la principal preocupación de las industrias es poder pagar sueldos, aguinaldos y sobrevivir. Pero que, en cuanto al dólar, les parece importante que su valor no se atrase con respecto a la inflación y que se tomen medidas para evitar la especulación y el aumento de la brecha entre el oficial y los paralelos, ya que eso presiona la cotización y genera expectativas inflacionarias.

Compras anticipadas

La comunicación tomó por sorpresa a los operadores que, ante la posibilidad de que el dólar aumentara en los próximos días, habían optado por anticipar compras, como una forma de adquirir divisas al precio oficial.

"Eso está originando que, antes de llevar a Puerto Seco, los importadores realicen ventas en Zona Franca, esperando que el dólar suba a unos $90. Quienes tienen pesos tratan de importar contenedores para conseguir un tipo de cambio y ahorrar", explicó Raúl Romero, de Portasur, empresa de comercio exterior.

"De otra forma es imposible sacar divisas al dólar oficial, pero todavía no sabemos qué repercusiones van a tener las nuevas disposiciones. Hasta el momento, si un importador tiene que comprar dólares y sólo puede hacerlo hasta u$s200, le conviene importar, y cuando lo va a vender se cubre con un dólar a $120 y hace una buena diferencia", agregó.