miércoles 12 de agosto de 2020

Nueva Helvecia: la Suiza de Uruguay
Turismo

Nueva Helvecia: la Suiza de Uruguay

Fundada en 1862, se encuentra a unos 60 km de Colonia Sacramento por inmigrantes de aquella zona. Gastronomía y cultura helvética.

Nueva Helvecia: la Suiza de Uruguay

Nueva Helvecia se emplaza a 57 kilómetros de Colonia del Sacramento y es una visita más que interesante para realizar si estás por esta zona.

Es una antigua población fundada en 1862 por inmigrantes europeos, suizos en su mayoría. Más de 150 años después sigue siendo un apacible pueblo de poco más de diez mil habitantes. 

Con Regina, mi compañera en este viaje, decidimos ir a conocer el lugar. Tomamos un bus en la estación de Colonia que va por la Ruta 1 en dirección Montevideo. Cincuenta minutos después bajábamos en la Plaza de los Fundadores.

Antes de llegar le pedimos al chofer que se detuviera para hacernos una foto en el arco de entrada de la Avenida José Battle y Ordóñez. Es un arco de madera con detalles alpinos que saluda a los visitantes en cuatro idiomas: castellano, alemán, italiano y francés. Ya en la plaza vimos el muy bien logrado monumento El Surco en honor a los colonos que con su trabajo dieron inicio a este asentamiento urbano. 

Un colorido reloj de flores rodeado de las banderas de Alemania, Austria, Francia, Suiza y Nueva Helvecia adorna uno de los canteros. Un curioso cartel señala la distancia a Suiza: exactamente 11 120 kilómetros. Regina, quien es de esa nacionalidad, se hizo foto allí, tan lejos de casa. 

Varias de las calles llevan el apellido de los fundadores y las viviendas tienen adosadas junto a la puerta de entrada los escudos del Cantón Suizo al que pertenecían los ancestros de la familia que la habita. Un detalle muy simbólico que además le da colorido a las fachadas. 

El enorme tanque que provee agua potable se construyó en 1948 y es una atracción por sus 35 metros de alto y su peculiar diseño que semeja la torre de un castillo. Nueva Helvecia es una de las ciudades económicamente más productivas de Uruguay especializados en horticultura y fruticultura.

Como buenos suizos, se destaca la producción de derivados de la leche con la quesería artesanal como producto estrella. Siendo fanático del queso, fui en busca del sabroso manjar. En la carretera a Valdense se ubica una de las queserías más importantes llamada Los Fundadores. Nos adentramos en el lugar y el olorcito a quesos y embutidos nos hizo agua la boca. Degustamos el queso Colonia que fue el primero que produjeron los primitivos colonos. Intentaron hacer un gruyere suizo pero se encontraron con que en Uruguay las vacas, los pastos y por ende la leche, eran distintos a los helvéticos y el resultado fue un queso más suave que el gruyere pero a la vez muy sabroso. Lo bautizaron Colonia y desde entonces es el referente de la región. Nuestro almuerzo consistió en dos buenos trozos de gruyere y otro queso muy picante sazonado con pimienta. Lo disfrutamos en una mesa al aire libre bajo un solcito reparador ya que era finales de mayo y el aire frío se hacía sentir. De postre, otro típico producto artesanal suizo: las galletitas de vainilla Brëtzeli. 

Visitamos el tradicional Granja Hotel Suizo fundado en 1872 que tiene el privilegio de ser el primer hotel turístico que tuvo Uruguay. Es un antiguo edificio de 15 habitaciones rodeado de un enorme parque y amplia piscina ideal para contactar a fondo con la naturaleza y aprender sobre el funcionamiento de una granja rural.

De regreso en Colonia se nos escapó un suspiro al ser testigos de un atardecer de ensueño donde el cielo naranja bañaba de luz dorada las aguas del río. 

El viento soplaba apenas y las copas de los mandarinos y las palmeras se mecían cansinamente. Las luces de Buenos Aires titilaban en el horizonte mientras los yates y veleros volvían a puerto. Una imagen idílica.