jueves 22 de octubre de 2020

No "Ayala" la paz: el Tomba revivió al Lobo de Maradona
+ Deportes

No "Ayala" la paz: el Tomba revivió al Lobo de Maradona

Víctor Ayala se inspiró en su DT e hizo un doblete de tiro libre para el triunfo por 4-2 de Gimnasia de La Plata ante Godoy Cruz.

No "Ayala" la paz: el Tomba revivió al Lobo de Maradona

Tocó fondo. Y también lo más bajo de la tabla. Una cosa fue llevando a la otra. Porque en apenas 90', el Tomba de Oldrá (y el hincha) pasó de la bronca tempranera por el gol de Gimnasia al minuto de juego a la desilusión marcada por el segundo gol de Ayala; la esperanza llegó con el descuento de Brunetta sobre el final del primer tiempo y experimentó el delirio con el empate del mismo Brunetta cuando el equipo jugaba con uno menos, castigado por la torpeza de un Joaquín Varela que no aprende la lección. También se ilusionó con una victoria épica ante los ojos de ese planeta futbolero que oficia de imán con Maradona. Sin embargo, la irresponsable expulsión de Miguel Jacquet terminó de condenarlo. Porque aún sabiendo que estaba amonestado, el paraguayo cometió una infracción insólita en el borde del área grande, se ganó la doble amarilla y la roja y dejó el 3-2 a pedir del guante derecho de Víctor Ayala, quien le hizo caso una vez más a Diego, frenó su carrera y la colgó del ángulo derecho de un Mehring que quedó de estatua. 

Godoy Cruz sufre las consecuencias de las incoherencias dirigenciales y de un mercado de pases en el que se desarmó. Perdió a todos los referentes (sólo quedó el Morro García, hoy lesionado) y sumó jóvenes potencialmente interesantes, pero que todavía no han demostrado estar a la altura. Ayer comenzó a mostrar parte de su repertorio Juan Francisco Brunetta, esa joya de las inferiores de Belgrano -que se convirtió en la compra más onerosa de la historia del Tomba- apareció en el momento más complicado del partido. Primero, para encarar y definir ante la salida de Arias y achicar el resultado. Y un rato después, cuando las papas volvían a quemar por la expulsión de Varela, para igualar las acciones con otro remate seco, abajo, cruzado tras el pase del pibe Badaloni.

El equipo se retiró con la cabeza baja. | Marcelo Rolland / Los Andes

Godoy Cruz padece el recorrido por este pésimo presente del que no logra salir. Supera cada fin de semana todos los récords negativos que habían quedado olvidados. Las ocho derrotas en nueve partidos duelen tanto como el último lugar en la tabla de posiciones y la floja respuesta anímica y futbolística de un equipo que se encarga de revivir a todos los "muertos" que pisan el campo del Malvinas. Ayer le tocó al Gimnasia de La Plata de Maradona, que volvió a ganar tras cinco meses sin poder lograrlo. Pero antes  Atlético Tucumán, Banfield y Central Córdoba, todos ellos precedidos por un flojísimo presente futbolístico, tuvieron el mismo final feliz que el Lobo cuando les tocó enfrentar a Godoy Cruz. Los rivales directos en esa lucha por la permanencia, salieron airosos y se levantaron. Derrotar a Godoy Cruz resultó un punto de inflexión para ellos. Para colmo de males, es el equipo más goleado del torneo, con 18 tantos recibidos. 

Los entrenadores pasan (Bernardi, Patalano, Oldrá), pero la música sigue siendo la misma. Ayer, a excepción de la salida de Burgoa, el "Gato" efectuó los cambios que pedía el partido. Afuera Merentiel, de flojo rendimiento, adentro Tomás Badaloni, un pibe que por fuerza y convicción viene pidiendo pista. De hecho, en los partidos que le tocó ingresar, convirtió (ante San Lorenzo) y tuvo situaciones (como ante Banfield y Central Córdoba). Ayer presionó y asistió a Brunetta en el empate parcial, un resultado que al Tomba le hubiese venido como anillo al dedo. Pero no. Empujado por las circunstancias, fue por más y se desordenó. Y en una de esas, Horacio Tijanovich no tuvo más que encarar al "paragua" Jacquet. Del resto se encargaron Darío Herrera (de flojo arbitraje) y su compatriota Víctor Ayala. Por si faltaba la frutilla del postre, en la jugada siguiente, Matías García apareció libre por el medio como pancho por su casa y le hizo un homenaje al mejor "10" de todos los tiempos: definió luego de una "pisadita" de futsal en el área. Nueva derrota de Godoy Cruz -la quinta al hilo- y primera victoria del Lobo de Maradona, quien se fue del campo de juego Malvinas  aplaudiendo a los jugadores y a la gente de Godoy Cruz.

El Tomba no "Ayala" paz y se hunde en el último puesto de la tabla. La campaña es tan mala que ya no sólo mira con preocupación la tabla de promedio de la próxima temporada. Si hoy Rosario Central gana su partido se pondrá a 18 puntos de Godoy Cruz en tabla de promedios. Y todavía faltan 14 partidos, 42 unidades en juego. El futuro es hoy, Tomba.