Merecida valoración del Balseiro

Merecida valoración del Balseiro
Merecida valoración del Balseiro

A lo largo de 63 años de trabajo y empeño ininterrumpidos, Instituto Balseiro ganó un prestigio y reconocimiento nacional e internacional.

El Instituto Balseiro, una de las naves insignia de la investigación aplicada de la Argentina, ha sido reconocido con el premio Konex de Platino en la categoría "Institución educativa", uno de los galardones más importantes que se otorga en nuestra república.

Los Premios Konex, organizados por la Fundación del mismo nombre, están entre las distinciones más prestigiosas del país. Fueron instituidos en 1980 para reconocer cada año a las personalidades y entidades distinguidas en las diversas ramas del quehacer nacional que sirven de ejemplo a la juventud.

La auspiciosa noticia toca de cerca a la provincia de Mendoza, porque el Balseiro fue creado en 1955, durante el segundo gobierno de Juan Domingo Perón, al formalizarse un convenio entre la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y la Universidad Nacional de Cuyo (UN Cuyo).

Con base en el Centro Atómico Bariloche (CAB), en la ciudad patagónica a orillas del lago Nahuel Huapi, este ente público y gratuito se ha forjado un prestigio y reconocimiento tanto a nivel nacional como internacional, producto de la cohesión en los criterios y la excelencia con que fueron inspirados por su creador y primer director, doctor José Antonio Balseiro (1919-1962).

Muchos mendocinos han pasado por sus gabinetes y aulas, como alumnos o docentes, y si bien el organismo pertenece a la CNEA, la Universidad Nacional de Cuyo le ha proporcionado el aval académico y es la otorgante de los títulos que brinda el instituto.

A lo largo de más de 60 años de existencia, han pasado por la prestigiosa dependencia grandes científicos, lo que le ha permitido ofrecer una formación de grado y posgrado de gran nivel.

Hoy es un modelo de centro de formación de físicos e ingenieros nucleares de América Latina. Es además representante para el continente de la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA).

El modelo educativo del Balseiro se asemeja a los de las grandes universidades europeas o de Estados Unidos, ya que la forma de trabajo en investigación y desarrollo, como la experiencia que viven los estudiantes en sus carreras de grado y posgrado, es similar a la de otros destacados establecimientos del mundo del mismo rango. Acredita en tal sentido dos condiciones de trascendencia en este tipo de formación: dedicación full time y la existencia de un campus que junta en un mismo entorno a los estudiantes con los científicos y tecnólogos, y sus laboratorios de investigación y desarrollo.

El 7 de junio de 1958 se graduó la primera promoción de licenciados en física de la casa de estudios. El discurso pronunciado por el doctor Balseiro, en particular al dirigirse a los graduados, mantiene aún hoy una indudable vigencia cuando dijo: "Tengo el más profundo optimismo respecto de las posibilidades intelectuales y en el futuro de nuestro país. Pero ese optimismo no implica que crea que ese futuro promisorio pueda lograrse sin lucha ni esfuerzo. Otros han abierto para ustedes los primeros senderos y echado los cimientos. A ustedes les cabe participar en la tarea de convertir los senderos en caminos y los cimientos en edificios. Pero no es tarea sencilla y que pueda realizarse sin esfuerzos ni desazones".

A seis décadas de ese mensaje de graduación de jóvenes investigadores, lamentablemente no podemos decir que los deseos de Balseiro se hayan cumplido plenamente, porque el país no ha logrado consolidar debidamente el desarrollo científico y tecnológico, ámbito que debería ser de máxima prioridad nacional, pero que navega en un mar de incertidumbres y recortes.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA