Mendocinos y pampeanos se pelearon en el Senado por Portezuelo del Viento

Mendocinos y pampeanos se pelearon en el Senado por Portezuelo del Viento
Mendocinos y pampeanos se pelearon en el Senado por Portezuelo del Viento

Un senador de la vecina provincia pidió votar la suspensión de la obra. Pero Cobos y Fernández Sagasti le salieron al cruce en el recinto.

Senadores mendocinos discutieron con pampeanos esta tarde en el recinto de la Cámara Alta, en el Congreso Nacional, al inicio de la sesión convocada para debatir la modificación a los regímenes jubilatorios especiales de jueces y diplomáticos.

El cruce entre legisladores de ambas provincias comenzó cuando el pampeano Juan Carlos Marino (UCR) pidió la palabra para plantear la vieja disputa entre La Pampa y Mendoza por los recursos hidrícos.

En ese marco, Marino planteó una preferencia para que con dictamen de comisión se traten de inmediato en la siguiente sesión dos proyectos suyos relacionados con Portezuelo del Viento.

En uno de ellos, según enunció, solicita "la suspensión de la ejecución hidráulica de presa y central Portezuelo del Viento hasta contar con estudio de impacto ambiental integral de todas las zonas de cuenca del río Colorado, que incluya peritos y especialistas provenientes de todas las jurisdicciones afectadas por dicha obra, conforme lo determinado por el comité interjurisdiccional del Coirco".

En el otro proyecto se solicita al Gobierno nacional "que se suspenda la transferencia a Mendoza de los recursos de financiación para dicha obra".

"Los pampeanos tenemos una experiencia negativa en todo esto, ya de cuando se construyeron Los Nihuiles I y II (...) nos quedamos sin el río Atuel con una consecuencia terrible: un tercio de nuestro territorio, desértico. Pueblos que antes eran prácticamente ciudades hoy se transformaron en pueblos, una emigración enorme, la verdad es que no quedó casi vida", planteó Marino y sostuvo que como "cuando uno se quema con leche ve pasar una vaca y llora" ahora tienen "el mismo miedo de perder el río Colorado" con la construcción de Portezuelo del Viento.

Para atraer el voto de senadores de otras provincias a su moción de preferencias, Marino señaló que "el río Grande, que es donde se piensa construir Portezuelo del Viento, es un afluente del río Colorado" y que esta obra "ya no va a afectar solamente a La Pampa, sino a las provincias de Neuquén, Río Negro y Buenos Aires".

Tras una larga argumentación, el senador radical planteó si la prioridad en la Argentina es "generar energía a partir de una presa o darles agua de calidad y en cantidad a los seres humanos".

Respuesta mendocina

A su turno, el también radical Julio Cobos fundamentó el rechazo a la propuesta de Marino y la hizo en nombre suyo de las otras dos senadoras por Mendoza, Anabel Fernández Sagasti (PJ) y Pamela Verasay (UCR).

"No veo razonabilidad en el planteo de que como ocurrió una cosa en el Atuel puede ocurrir una cosa o una cosa similar en la provincia de Mendoza en esta obra", planteó el exgobernador mendocino.

Señaló que "en épocas de cambio climático, de disminución de caudales, lo que mejor le puede pasar a un río es regularlo, porque la función que cumple una presa es embalsar el agua cuando no se necesita y entregarla cuando sí se necesita" y que "por eso adquieren volumen en invierno y disminuyen en épocas de verano".

"Ahora, para tranquilidad de los pampeanos y del pueblo de La Pampa, esta obra no genera un solo metro cúbico de consumo, porque está planificada para generar energía eléctrica. El río Grande es el último río de Mendoza, tiene Mendoza derechos sobre una equis cantidad de metros cúbicos, que ascidenen a 34, pero la obra está planteada como una obra de central hidráulica", aseveró Cobos.

El senador mendocino dijo que "la obra está en marcha", que "se han girado los fondos" y que "el presidente Alberto Fernández ha cumplido con los acuerdos que originalmente firmó el presidente Néstor Kirchner y en una época de crisis, de generación de empleo, de necesidad de cambio en la matriz energética, todo esto es lo que se ha concebido con esta obra".

"Es un proyecto que cuenta con todo el aval legal y apoyo de todas las provincias en el momento en que fue tratado, salvo La Pampa, así que con esto termino los fundamentos por el rechazo", dijo Cobos.

La pampeana Norma Durango, del PJ, dijo después que no era cierto "lo que dijo Cobos", porque los pampeanos saben "muy bien" lo que les ha pasado "con Los Nihuiles, que también es una represa hidroeléctrica, y con el tema del Atuel".

Amigos versus agua

Marino, después, dijo que no quería generar enemistad con sus colegas mendocinos. "De Julio Cobos soy amigo, de la senadora Verasay soy más amigo que de Julio, tengo un gran respeto por la senadora por Mendoza del PJ. Yo soy respetuoso de todos, pero acá estamos hablando de personas y de agua, nada más y nada menos. Yo no quiero entrar en ningún conflicto. Al contrario: estoy pidiendo una preferencia (para un proyecto) con dictamen de comisión. Entonces, someter a votación me parece lo más razonable".

Tras la insistencia de Marino, Fernández Sagasti pidió que Marino retirara la moción, por considerar que había una gran cantidad de senadores que se abstendrían de votar; que someter al pleno a decidir sobre una disputa entre dos provincias no era conveniente, y que, en cambio, la suerte de los proyectos del senador pampeano debía resolverse en comisiones y con diálogo.

Marino finalmente retiró la moción.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA