Memorias para un maestro del diseño industrial: Alberto Arias Van Lierde - Por Raúl Lilloy

Memorias para un maestro del diseño industrial: Alberto Arias Van Lierde - Por Raúl Lilloy
Memorias para un maestro del diseño industrial: Alberto Arias Van Lierde - Por Raúl Lilloy

Alberto era un tipo de tan bajo perfil que hablaba bajito, como pidiéndole permiso al viento zonda.

En setiembre del año pasado murió el diseñador industrial Alberto Arias van Lierde.

Lo conocí cuando me pidió que lo ayudara a editar su libro Diseño + Diseño, subtitulado Hacia un diseño sin fronteras.  El libro fue un trabajo de dos años, de idas y venidas, minuciosos cuidados por parte de Alberto, que cobijó el libro y que contó con el maravilloso diseño gráfico de Francisco Muglia.

El libro fue presentado nada menos que por el arquitecto Ricardo Blanco, presidente de la Academia Nacional de Artes, y el pintor Luis Quesada. Por otra parte el famoso diseñador gráfico y publicitario Ronald Shakespear derrama, en el libro, elogio tras elogio de Alberto. Quedé atónito con los amigos de Alberto, un tipo con tan bajo perfil que hablaba bajito, como pidiéndole permiso al viento Zonda. Ahí supe que Alberto jugaba en las ligas mayores del diseño industrial internacional, desde hacer los logos de Giol, al Instituto Balseiro (y por concurso), preparar los livings a Susana Giménez y crear un nuevo estilo de muebles que fueron bautizados Tango. Sigamos: en 1996 colaboró con la escenografía de "Siete años en el Tíbet" rodada en Uspallata y que todavía pueden verse vestigios de la película en dicho pueblo.

Alberto recibió numerosas distinciones en su carrera profesional como el Lápiz de Plata al Diseñador Industrial del Año. Fue miembro del Icsid (Consejo Internacional de Sociedades de Diseño) y corresponsal del DMI (Design Management Institute) USA.  Desde 1982 fue pionero en la formación del primer centro de diseño en Mendoza para producir, vender y promocionar diseño. Premiado en Corea y en la UNCuyo con sendos premios a la trayectoria, sus trabajos forman parte de la colección permanente del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires. Sus creaciones han sido publicadas en Italia, Inglaterra, Corea y Chile, entre otros países.

En 1990 la firma francesa Roche Bobois lo eligió para diseñar el equipamiento que complementaban su colección exclusiva de sillones. El producto estrella fue la escenografía para Susana Giménez.

Diseño+Diseño, sigla creada por Alberto, fue un modelo para producir, vender y promocionar diseño argentino. Y con ese modelo presentó sus elaboraciones también en el Museo de Arte Moderno de Nueva York en nuestra provincia.

En 1989 fundó Design Plus en Santiago de Chile con el mismo propósito: vender diseño argentino en el exterior, y con ese propósito viajó a Miami.

Alberto obtuvo el Lápiz de Plata al diseñador industrial del año otorgado por la Asociación Internacional de Críticos de Arte, en 1993.

En 2008 fundó la Carrera de Diseño en Río Cuarto (Córdoba) para Cervantes Estudios Superiores

Fue conferencista en México, Chile, Londres, Nueva York, entre otros lugares. Era miembro pleno del Consejo Internacional de Sociedades de Diseño, y además corresponsal del DMI (Design Management Institute), Boston, EEUU.

Asimismo se destacó como docente en la UNCuyo y en la Universidad de Mendoza.

Cierro este in memorian con algunas de las palabras que el arquitecto Ricardo Blanco le dedicó, son comentarios que muestran la importancia de Alberto no solo por su obra personal sino por todo lo que hizo por el diseño industrial para Mendoza: "Su conocimiento de lo que pasa en diseño en el mundo, es producto no sólo de su interés intelectual sino también de su inversión económica, participar del ICSID -International Council S.

Industrial Design- y de las editoriales orientales, no es económicamente ventajoso para quien lo practica, pero eso le permitió presentar diseñadores argentinos en revistas de Asia.

"Hace unos años emprendimos una experiencia docente en Chile, en la Universidad Diego Portales, invitados por el director de la misma y editor de la revista Diseño, Hernán Garfias, y percibí el respeto profesional que le tenían en el país hermano. Recordar los eventos en que estuvimos juntos sería llenar el libro, así que sintetizo mis recuerdos en los vinos saboreados luego de intensos días de clase, en alguno de los restaurantes de la ciudad de Mendoza o acá en Buenos Aires, o en el Caracol de San Telmo".

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA