viernes 25 de septiembre de 2020

Megaoperativo para detener a 9 gitanos acusados de estafas en Maipú
Policiales

Megaoperativo para detener a 9 gitanos acusados de estafas en Maipú

Los imputados están relacionados en 20 causas que se iniciaron tras la denuncia de compradores de otras provincias y algunos de Mendoza.

Megaoperativo para detener a 9 gitanos acusados de estafas en Maipú

La Unidad Fiscal de Delitos Económicos y Cibernéticos y personal de la Delitos Económicos de la Policía de Mendoza, realizaron un megaoperativo que dio como resultado la detención de nueve gitanos que se dedican a la venta de autos y el secuestro de 10 vehículos, algunos de alta gama.

Los sorpresivos allanamientos se realizaron en la mañana del lunes en seis viviendas ubicadas en cercanías del Acceso Este y Rodríguez Peña, de Maipú.

Todos los detenidos -pertenecientes al clan de los Esteban- fueron imputados por el fiscal Santiago Garay por el delito de estafa y luego derivados a la cárcel. "Tuvimos que hacer un trabajo de logística previo y esperar el momento oportuno porque algunos de los sospechosos estaban en otras provincias y, como todos tienen el mismo apellido, siempre es complicado detenerlos", explicó una fuente del caso.

Los nueve imputados están relacionados en 20 causas que se iniciaron tras la denuncia de compradores de otras provincias y algunos de Mendoza que habrían sido estafados durante 2019.

Prensa Ministerio de Seguridad

Según explicó una fuente consultada por Los Andes, en la mayoría de los casos los compradores fueron tentados por avisos en el sitio Mercado Libre. Antes, los gitanos publicaban sus vehículos en diarios de tirada nacional.

Por eso desde la Unidad Fiscal de Delitos Económicos se ha entablado un diálogo con los responsables de Mercado Libre, quienes no ven con buenos ojos este tipo de "transacciones" que siempre terminan con el comprador estafado.

Incluso desde la plataforma digital han enviado a los fiscales mendocinos las direcciones IP de los vendedores para que puedan dar con los compradores “reales” que se escudan en nombres falsos.

El modus operandi de la estafas es el de siempre: los compradores llegan a Mendoza atraídos por los precios de los vehículos -generalmente muy por debajo del precio de plaza- y entonces son estafados. Los gitanos que se dedican a este particular "negocio" les muestran los autos, con sus documentaciones en regla, y entonces los compradores les entregan el dinero.

En ese momento los vendedores les dicen que les falta un papel o que vuelvan al día siguiente para completar la documentación. O bien, ya en confianza, desaparecen del lugar de la transacción, dejando a los compradores sin el dinero y sin el vehículo.

Así, los compradores, cansados de no dar con los gitanos, deben volver a sus casas por razones laborales o familiares y sólo les queda hacer una denuncia y esperar.