lunes 3 de agosto de 2020

Marcos Juárez: “El turismo va a ser lo último que arranque tras la cuarentena”
Sup. Economía

Marcos Juárez: “El turismo va a ser lo último que arranque tras la cuarentena”

El titular de Chocolezza asegura que han tenido que trabajar sobre diferentes estrategias sortear los problemas de la baja demanda.

Marcos Juárez: “El turismo va a ser lo último que arranque tras la cuarentena”

La marca mendocina Chocolezza se destaca entre las de su rubro. La fábrica que comenzó como una Pyme hoy tiene dos plantas de producción en la provincia, y cuenta con puntos de venta en Santiago del Estero y Buenos Aires, y tienen distribuidores en San Juan y Córdoba.

Hace casi dos años que inauguraron su planta modelo en la Ciudad de Mendoza, y siguen manteniendo la fábrica de calle Las Heras, pero el “aislamiento social, preventivo y obligatorio”, y en especial la prohibición para circular que tiene el turismo, está generando serios problemas incluso en los negocios más ordenados y esta empresa no ha sido la excepción.

Aún así, las tecnologías les ofrecen la opción de mantenerse en contacto con sus clientes vía redes sociales, de forma telefónica, y hasta optaron por hacer envíos sin cargo a domicilio para no perder una de las mejores temporadas del año para ellos: las Pascuas.

En este contexto Marcos Juárez, uno de los dueños de la empresa, explicó cómo se adaptan a las nuevas circunstancias a la espera de tiempos mejores.

-¿Cómo se están organizando para trabajar?

-Trabajamos a puertas cerradas en la fábrica. Tomamos pedidos y hacemos delivery y desde el viernes abrimos las puertas en el horario establecido para el comercio. Estamos vendiendo para no quedarnos con stock. Tenemos productos con fecha de vencimiento, pero sobre todo porque tenemos que vender para pagar el sueldo a nuestros empleados.

Ya nos perdimos el fin de semana extra largo que hubo, y no queremos perder las ventas de Pascuas. Tenemos una estructura grande, de entre 70 y 80 empleados, y estamos vendiendo al dos por uno. Así y todo no alcanza porque luego los proveedores no nos van a vender al dos por uno a la hora de reponer mercadería.

-Las medidas que anunció el Gobierno nacional (posibilidad de reducir el pago en contribuciones patronales y créditos a tasa subsidiada para Pyme), ¿alcanzan para llevar algo de tranquilidad?

-La idea es tratar de aprovechar todo lo que se pueda. Vamos a tramitarlo y hemos estado en contacto con el contador, pero tampoco sabemos bien cómo se van a implementar, porque aún no están disponibles. No es mucho lo que podemos adelantar con eso.

-¿Cómo los encontró esta crisis?

-Venimos de años positivos. Inauguramos una fábrica nueva, pudimos invertir en unidades, en vehículos para la empresa y veníamos teniendo un repunte importante, trabajando prácticamente sin financiamiento del exterior, con recursos genuinos. Estos parates nos complican. No vamos a poder estar más de dos o tres meses así. No tenemos mayores deudas, pero la gran preocupación nuestra son los sueldos de nuestros empleados. No queremos despedir a nadie pero no sabemos cuánto tiempo va a tardar en restablecerse la situación, porque el turismo va a ser lo último que arranque, y esta empresa vive mucho de eso.

Lo ideal es que todo esto pase, que la gente se quede en casa y que logremos romper el vector del virus.

-La empresa conoce de crisis y de salir para adelante, ¿cómo han hecho?

-Exacto, ya estamos trabajando en tercera generación. Comenzaron mis abuelos, luego continuó mi papá. Él anexó más que alfajores; sumó productos como el chocolate en rama, almendras, avellanas, y la tercera generación le sumó un enfoque hacia el turismo, las redes sociales.

Nos hemos ido adaptando porque hoy las cosas se manejan de otra forma y hemos conjugado todo para seguir adelante y crecer.

-¿Cuál es la estrategia hoy?

-Los pedidos los estamos manejando vía Facebook e Instagram. Anunciamos teléfonos para armar pedidos y los estamos llevando a domicilio sin recargo y sin compra mínima.

Cubrimos Guaymallén, Las Heras, Capital, Maipú, Luján y Godoy Cruz.

La idea es concientizar a la gente, que se quede en casa. Nosotros mantenemos las medidas de higiene también en la camioneta. Vamos con barbijos, guantes, alcohol en gel y preferimos medios virtuales de pago. Y por supuesto que trabajamos con todas las habilitaciones tanto nacionales como provinciales correspondientes.