Marcelo Pelleriti: la intimidad del enólogo y el músico

Marcelo Pelleriti: la intimidad del enólogo y el músico
Marcelo Pelleriti: la intimidad del enólogo y el músico

Estilo visitó la casa del reconocido especialista, que une la pasión por el vino y el rock. 

Es una típica mañana en la casa de Marcelo Pelleriti (50). El estuche de su guitarra, un amplificador y el violín de su hija Rafi quedaron al costado del living, después de haberlos utilizado la noche anterior en un evento de la agenda vendimial, donde tocó con su banda.

Mientras su pequeña perra Aquira se revuelca por el piso en busca de caricias, el reconocido enólogo de la bodega Monteviejo, ubicada en Valle de Uco, nos invita a pasar a uno de sus lugares preferidos de su casa, la cava.

Rodeado de buenos vinos, la mayoría de su autoría y de algunos colegas con los que intercambian botellas, el espacio es reducido pero lo suficientemente atractivo como para que se convierta en un lugar de encuentro permanente. Las marcas de una copa de vino sobre la mesa ratona son los vestigios de un momento de charla entre amigos.


Un gran amor. La música y su guitarra, imprescidibles para vivir | Mariana Villa / Los Andes
Un gran amor. La música y su guitarra, imprescidibles para vivir | Mariana Villa / Los Andes

"Esto que ven acá es una biblioteca con vinos viejos. Muchos míos y otros que intercambiamos con colegas. O de otros países. Me gusta probar vinos de otros países, distintos estilos. Con mi esposa a veces abro una buena botella y la disfruto. Si mañana me muero, me la llevo puesta", dice entre risas el enólogo que creó el Festival Wine Rock, como una forma de unir sus dos pasiones, el vino y la música.

Y eso se respira en su hogar; buen gusto, una casa familiar, moderna, donde es moneda corriente una botella de vino, una caja vacía, libros, esculturas de artistas mendocinos y alguna de sus guitarras.

"La pensamos en torno de la familia, mi esposa tiene su lugar para trabajar, yo tengo el mío. Ahora viene Fernando (Ruiz Díaz, líder de Catupecu Machu e íntimo amigo) y cada tanto viene con su hija y se quedan a descansar. La casa siempre está llena de chicos, porque vienen los amigos de mis hijos. Pero prefiero que los chicos se acostumbren a estar en la casa, verlos. Hoy en día lo prefiero", confiesa sobre la dinámica familiar que vive diariamente junto a su esposa Gabriela Nafissi, su hijo Lucas (15) y su hija Rafi (8).

Marcelo Pelleriti reparte su tiempo entre Mendoza y Burdeos, en Francia, las dos ciudades donde crea los vinos de la familia Peré-Vergé, que le han valido el reconocimiento mundial y los posiciona en los mercados más competitivos. Pero pese a la responsabilidad que tiene como enólogo, y el prestigio que logró con su trabajo, tiene los pies en la tierra y sabe que todo es fruto del sacrificio.


    Mariana Villa / Los Andes
Mariana Villa / Los Andes

"Si no estás, no vendés, sea lo que sea. Es la clave para que funcione una empresa y eso se nota cuando estás presente. Y más el vino, que no es una bebida de necesidad. Como país tenemos que crear vinos jóvenes, fáciles de beber, traer a la gente joven para educarla. Para mí el vino no es una bebida alcohólica, sino cultural. Salgo a vender la cultura del trabajo. Y eso lleva mucho sacrificio, hay años hermosos y años que se las pasa mal. Por eso Mendoza es un poco diferente, porque nos acostumbramos a guardar mucho por las dudas. Es la cultura que tenemos de los viejos".

Una forma de ver la vida, que se basa en la libertad, el movimiento y aprender de la sabiduría de los adultos. Afirma que no tiene oficina, para él nada mejor que estar en movimiento y en contacto permanente con su equipo de trabajo.  


Juntos, a la par. Marcelo y Gabriela hace 28 años que están juntos y comparten la vida | Mariana Villa / Los Andes
Juntos, a la par. Marcelo y Gabriela hace 28 años que están juntos y comparten la vida | Mariana Villa / Los Andes

"En la bodega tengo gente desde siempre, no se pueden tener equipos que cambien. Se convive y se transmiten cosas que uno no puede explicar constantemente. Tenemos una forma de hacer el vino y lo evolucionamos. Por eso traigo gente joven de varias partes y les pido ideas. Pero la decisión final la tengo yo". 

Su gran pasión es la música. Desde chico comenzó a estudiar guitarra y hoy su maestro es Andrés Ceccarelli. Pero el mundo del vino le permitió forjar amigos músicos como Felipe Staiti, Pedro Aznar, Coti Sorokin y el recordado Jaime Torres. Algunos de los que lo eligieron para crear sus vinos propios.

"Los vinos de los músicos son los que se acaban más rápido (ríe). El vino tiene que ver con la música, te puede gustar o no. Y está bueno que los músicos vean al vino como cultura. Cada proyecto con cada artista es único. Es muy difícil que a músicos con la personalidad de Fernando, Felipe o Pedro Aznar, que tienen una forma de ver las cosas, los cambies. Yo me adapto a lo que a ellos les gusta. Están orgullosos de sus vinos y eso es gratificante". 

Cuando habla de música confiesa que le gustaría tener más tiempo para ensayar y escribir. Aunque despunta el vicio cada vez que puede en su casa, la de sus amigos, o en cualquier escenario que lo requiera con su banda The Cellars.

"Si tuviera más tiempo me dedicaría mucho más a la música, me gustaría levantarme y tocar. Además a una edad uno no reacciona igual. El dedo reacciona un poco más tarde (ríe). Pero la adrenalina de estar tocando es terrible".


    Mariana Villa / Los Andes
Mariana Villa / Los Andes

El vino y la gastronomía son una buena combinación que adopta de vez en cuando, para hacer sus pruebas en la cocina. "Me gusta cocinar. No me gusta seguir recetas, me aburre. Leo y después hago lo que quiero. Así me fue hace un tiempo, quise hacer una causa peruana y no me salió. Me salió un puré" (ríe).

Con su esposa Gabriela llevan juntos 28 años y han crecido a la par. Comparten el gusto por la fotografía, el cine y el arte. Algo que se vivencia en cada espacio de la casa. "Me gusta la arquitectura y la decoración, me ocupo mucho de eso. Mi esposa está relacionada con el arte. Hay cosas de arte que puedo opinar y otras que no me gustan. Se negocia qué pone y qué no. De hecho este cuadro (señala la pared de la cava) lo puso ella. Me gusta mucho la fotografía y la filmación. Está bueno sentir: en una oficina me muero. No tengo oficina. Además los lugares tienen que estar vivos".

Después de una fresca sesión de fotos nos trasladamos a su estudio de ensayo. Antes pasamos por la cocina y nos encontramos con Gabriela. En la charla nos comenta que en abril estrenan el documental "Una linda flor", con la historia de Monteviejo y en coincidencia con los 10 años del Wine Rock. 

Ya en su estudio, una habitación equipada para ensayar que se transforma en habitación para las visitas, muestra algunas de sus guitarras y las características de cada una. A lo largo de los años, Marcelo fue sumando instrumentos a su colección y consiguió, por ejemplo, que el reconocido luthier Rudy Pensa, que creó guitarras para músicos como Cerati y Spinetta, le hiciera una réplica de la guitarra del Flaco.

Conoce cada característica de sus guitarras y en su estudio no hay nada al azar. Es uno de los ambientes que más disfruta y comparte con su banda.

Ciudadoso con los instrumentos, sus hijos suelen tomarlos prestados, aunque no reniega. Dentro de su colección hay dos guitarras que son sus preferidas. "Por recomendación de Felipe Staiti fui a un luthier en Estados Unidos y las hizo él. Son las mejores, nunca te dejan a pie, podés tocar una noche y al otro día suena igual, no se desafinan".

Es hora de irnos, sin antes tomarle una foto en su jardín con Gabriela. Ambos se ríen y se sorprenden de llevar más de la mitad de su vida juntos. Y aunque no hay receta para el matrimonio perfecto, fueron creciendo a la par. Antes del saludo final nos invita al show que dará con Ruiz Díaz en Monteviejo y nos agradece la visita. Una mañana más que agradable, conociendo un poco de la cotidianidad y la mejor cosecha del enólogo: su hogar.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA