viernes 25 de septiembre de 2020

Luciano Abecasis: “En el Tomba pasé los tres mejores años de mi carrera”
+ Deportes

Luciano Abecasis: “En el Tomba pasé los tres mejores años de mi carrera”

Emocionado y feliz, el lateral derecho se despidió de Godoy Cruz no renovó su contrato- el jueves por la noche ante los chilenos. ‘

Luciano Abecasis: “En el Tomba pasé los tres mejores años de mi carrera”

Sus lágrimas en los ojos le dan significado al momento:  único, imborrable, emocionante. El "¡oleeeeé, oleeeeeé, oleeeeeeeeé, Luchoooooo, Luchooooo!", es la música perfecta para las escenas que van recorriendo el mapa de su mente y se transforman en latidos acelerados en su corazón. No es para menos. Fueron tres años y medio con la camiseta de Godoy Cruz. Y aunque nunca llegó a ser un ídolo de la hinchada, se convirtió en un referente de un plantel que supo disfrutar de más buenas que malas. Godoy Cruz nuevamente en octavos con él en cancha durante los últimos 20' de un final tan épico como caliente. Es la mejor despedida que pudo soñar. Y él mismo lo explicará en la zona mixta.

“Solamente tengo palabras de agradecimiento porque lo que viví hoy (por el jueves a la noche) lo vengo viviendo desde que llegué al club. Siempre traté de hacer las cosas con mucho compromiso, responsabilidad y amor propio. Y por eso hoy me llevo este regalo del hincha. Siempre me sentí querido y respetado y trabajé para devolver esto, estoy muy contento. Me voy con la satisfacción del deber realizado y vacío porque todo lo que podía darle al club, se lo dí. No tengo nada para reprocharme, me voy lleno de respeto, de amor y de amigos porque Godoy Cruz es una familia. También conocí una provincia muy agradable, donde se vive muy bien y va a tener un lugar en mi corazón de por vida”.

-¿Qué sentiste en las dos ovaciones que te brindó la gente durante el partido?

- Me emocionó el cariño del hincha de Godoy Cruz, siempre dejé todo por esta camiseta y me lo reconoció con mucho amor y cariño. Fueron los tres mejores años de mi carrera y mi vida profesional. Encontré una provincia excelente, con gente de primera. El mendocino es una cosa de locos, tiene una hospitalidad impresionante. El otro día lo hablaba con mi novia, que se fue a Rosario un par de días antes y se fue llorando todo el viaje porque le costó despedirse. Así que imagínate lo que significa para mí y mi familia lo que yo viví acá en Mendoza que hasta a mi novia le costó desarraigarse.

-¿No había chances de quedarte? ¿Existió algún guiño por parte de la dirigencia?

-La predisposición de la dirigencia del club fue total, pero me parecía que era una etapa cumplida. Faltaba un capítulo más gracias a Dios se nos dio. Hay que reconocer también que al club le sirve dejarle lugar a los chicos. A mí me sirvió en lo profesional y desde el club siempre hubo predispocición para negociar y en ningún momento llegamos a hablar de dinero. Fue una cuestión de que la motivación no era la misma, entonces si me quedaba no iba ser sincero. A lo mejor podía repetir rendimientos, pero cuando motivación no es la misma es de hombres decirlo. Y si bien yo podría haber sacado un buen provecho por todo el trabajo que hice en el club, opté por decírselo a los dirigentes de frente hace bastante tiempo.

-¿Se cerró un ciclo mejor de lo que imaginaste?

-Sí, lo que más contento me pone es seguir dejándole cosas al club. Son situaciones que aportan al crecimiento: dinero que sigue entrando, vidriera que se sigue mostrando y juveniles que se siguen promocionando. Haber sido parte de este proceso tan positivo me llena de orgullo y satisfacción.

-Y pudiste despedirte de la gente en la cancha...

-Sí, es lo mejor. Venía con muy poco ritmo y de casi veinte días sin entrenar. Hice un esfuerzo muy grande y arriesgué un poquito también porque por los tiempos biológicos de la lesión que tuve (NdR: el 9 de abril sufrió una fascitis plantar en el pie izquierdo en el precalentamiento del encuentro frente a Olimpia, en Paraguay) no era recomendable estar hoy en cancha. Pero quería despedirme de esta manera porque era la forma que creo se merecía el hincha y, siendo un poco egoísta, no merecía irme sin jugar y por suerte lo pude hacer.

-¿Qué será ahora de tu futuro?

-La verdad que todavía no se nada. Parte del sinceramiento que tuve con el club fue que yo no tenía ninguna oferta concreta ni estaba especulando con ninguna situación. Esto lo comuniqué hace ya seis meses, le dí mucho tiempo al club. No fue algo repentino, no es que lo comuniqué el otro día, yo no lo quería decir por una cuestión de no movilizar nada y que siguiera todo como está para no generar ningún tipo de polémicas.

-Durante la semana se habló de que el Maccabi Tel Aviv de Israel estaría interesado en tus servicios.

-No tengo ni la más mínima idea.

-¿A Rosario Central volverías por la situación en la que está ahora?

-Sí, la verdad que volvería porque es el club del cual soy hincha, aunque también es muy fuerte lo que viví acá. Ahora me voy de vacaciones, analizaré mi futuro y las propuestas que lleguen. Sé que hay cosas, no voy a mentir, pero no quería saber nada hasta no irme de acá por una cuestión de respeto. Además, desenfoca muy rápido al jugador sabiendo que te vas porque es lógico. Opté por no saber nada y esperar que ahora, con el correr de los días, mi representante me vaya informando.

-¿Qué es lo que más vas a extrañar de Mendoza y Godoy Cruz?

-Voy a extrañar todo. Sí o sí tengo que hablar de Godoy Cruz porque llegué a la provincia gracias a la institución. Pero voy a extrañar una provincia en la que se vive muy bien y voy a extrañar un club donde lo que viví hoy, sin la ovación, lo vengo viviendo desde que llegué. Mucho respeto, un club donde me abrieron las puertas en un momento difícil de mi carrera, por eso me voy totalmente agradecido y con la satisfacción de haber hecho todo lo que estaba a mi alcance.

-¿La ovación cierra un ciclo y es un reconocimiento?

-Sí, pero me parece que me quedo mejor con la clasificación. A mí me gusta este tipo de cosas, estoy seguro que con el tiempo se van a reconocer más aún los logros que tuvo este grupo y estoy muy contento por eso. Esperemos que pueda tener otra etapa en Godoy Cruz, ¿por qué no?

Perfil

Luciano Andrés Abecasis

Nació en Rosario, el 4 de junio de 1990 (28 años).

Trayectoria

Hizo las divisiones inferiores en Rosario Central y logró integrar el plantel de primer equipo, aunque no debutó en Primera. Luego de jugar en River y Quilmes, pasó por el Pescara de Italia y , en 2016, desembarcó en Godoy Cruz, donde jugó 88 partidos y convirtió un gol.

El Tomba ganó y es puntero

En el inicio de la undécima fecha de la Primera “A”, Godoy Cruz derrotó (2-0) a UNCuyo en el predio de Coquimbito, con goles de Leyes y Arturia, y se subió a la cima.