martes 11 de agosto de 2020

Legítima defensa y libertad para el hombre que mató a su amigo estadounidense en Luján
Policiales

Legítima defensa y libertad para el hombre que mató a su amigo estadounidense en Luján

Federico katz quedó libre por el crimen de Franco Rossetti, apuñalado en un barrio Privado. Para los investigadores, el acusado se defendió.

Legítima defensa y libertad para el hombre que mató a su amigo estadounidense en Luján

Luego de pasar varios días preso, este lunes recuperó la libertad el hombre que asesinó a su amigo estadounidense durante una pelea que desató en la casa de la víctima, una vivienda de un barrio privado de Luján. Formalmente fue el primer homicidio del 2020, que ahora quedó sin detenidos ya que para los investigadores se trató de una legítima defensa. 

 Federico Eduardo Katz (35) rindió una caución de $50.000 y abandonó una de las celdas del Cetraju (Centro Transitorio de Detención Judicial), en donde se encontraba alojado desde fines del año pasado. La riña fatal con el fallecido, Franco Rossetti (36), ocurrió en la noche de Navidad en el barrio Jardines de Santa Oliva y los dos resultaron heridos; el hombre nacido en Estados Unidos  presentó múltiples lesiones de arma blanca en el tórax y en el abdomen, mientras que el acusado fue baleado en el muslo derecho y en el omóplato derecho. 

Ambos estuvieron internados en el hospital Central y sus destinos serían bien dispares. Rossetti murió el 3 de enero y Katz se recuperó pero quedó detenido. 

Estando arrestado el sospechoso declaró y reconoció su autoría, aunque dijo que lo hizo para defenderse. Según su testimonio, llevaban varias horas juntos y en la noche del 25 de diciembre se produjo una discusión, en la que él tomó un cuchillo porque su amigo tenía un arma de fuego. Estas personas tenían una relación de muchos años, e incluso habían hecho negocios juntos en la noche de Mendoza.

Su amigo, el acusado. Federico katz quedó libre.

La versión de Katz fue corroborada por una serie de informes que realizó Policía Científica en la escena, además de que las pericias psiquiátricas señalaron que su relato era veraz. A partir de esto es que el fiscal Carlos Torres decidió otorgarle la libertad al considerar que es un homicidio en legítima defensa, situación que no prevé sanciones en el Código Penal. 

El hombre se encontraba imputado por homicidio simple en grado de tentativa, y al morir Rossetti su acusación debía cambiar y la cárcel podría haber sido su destino. Finalmente su declaración lo salvó y ahora seguirá vinculado a la investigación pero en libertad. De no mediar cambios, la causa será archivada en los próximos meses. 

Respecto al motivo de la pelea, para los pesquisas podría tener un trasfondo de deudas por los negocios entre víctima y victimario, y no se descarta algún conflicto por drogas. Incluso, en la casa de Rossetti la Policía secuestró plantas de marihuana.

Otra arista que podría tener el expediente es la participación de un tercer hombre, que en principio era testigo presencial pero que también podría haberle disparado a katz, ya que en la vivienda se encontraron vainas servidas de dos tipos de calibres diferentes, lo que indica que se usaron dos armas de fuego. Esta persona no está identificada.