martes 11 de agosto de 2020

Las más divertidas apostillas de los mendocinos y turistas en el Frank Romero Day
Sociedad

Las más divertidas apostillas de los mendocinos y turistas en el Frank Romero Day

La accidentada por una caminata, los chinos que dieron la vuelta al globo, la "reina de los choris" y las princesas, entre lo más destacado.

Las más divertidas apostillas de los mendocinos y turistas en el Frank Romero Day

El teatro griego Frank Romero Day se llenó de colores, luces y mucho ritmo para una nueva edición de la Fiesta Nacional de la Vendimia, esta vez bajo el nombre de "Constelación del vino".

Desde temprano, cuando el sol todavía estaba en lo alto, comenzaron a llegar mendocinos de cada rincón de la provincia con cánticos y cartelería de cada una de las 18 soberanas departamentales que hoy aspiran a convertirse en la nueva Reina Nacional de la Vendimia.

Más de 20.000 personas colmaron las gradas del teatro griego para disfrutar del espectáculo más importante del oeste argentino. Mirá las apostillas más divertidas y curiosas de la Fiesta:

La cuarta edición de la Vendimia de los cerros dejó muchas sonrisas y lágrimas de emoción. No sólo volvió a destacarse como el evento alternativo por excelencia, sino también a demostrar que no se necesita de tanta escenografía para deslumbrar.

Zulema Sosa, de Tunuyán, fue la elegida por la gente que año tras año opta por los cerros circundantes al teatro griego para vivir de cerca la Fiesta Nacional de la Vendimia.

El camino hasta el Frank Romero Day puede ser algo extenso para aquellos que eligen ir a pie para llegar a tiempo para el Acto Central. Sin embargo, no todos están listos para la caminata.

Melanie, una joven oriunda de Tunuyán, se lastimó los pies y tuvo que ser asistida por personal de la Cruz Roja en una carpa sanitaria ubicada en el teatro griego.

En la previa, los mendocinos y turistas se divirtieron con dos pelotas gigantes inflables de Los Andes. Los espectadores las pasaban de un sector a otro entre risas.

Muchos mendocinos llevaron su heladerita portátil con sándwiches, bebidas y snacks para achicar gastos y disfrutar de la comida casera. Sin embargo, otros se animaron a probar algunas opciones irresistibles en el Frank Romero Day.

Un lomito a la parrilla podía conseguirse a $120 y una hamburguesa, a $90. Comerciantes, en sus food trucks, felices con la asistencia de la gente.

Minutos después de ser elegida, Lorena Sueldo, virreina de los cerros, se tomó un break tras su agitada tarde y se acercó al puesto de choris de “El Tula”.

No sólo disfrutó del jugoso choripán, sino que se fotografió como toda una estrella con los vendedores de tal delicia.

Minutos antes de empezar el Acto Central, los animadores de la Fiesta arengaron a los espectadores a encender la linterna o la pantalla de su teléfono celular y ponerlo en lo alto.

¿El resultado? Una auténtica “constelación” de estrellas a tono con la temática de la Fiesta.

Un grupo de turistas de China llegó cerca de las 21. Con la ayuda de una guía turística, los visitantes pasaron los molinetes y sonreían ante la cantidad de gente que veían a su alrededor.

No tuvieron problemas para posar para Los Andes y solamente dijeron que estaban muy contentos de estar en Mendoza en un inglés "rústico".

En el Frank Romero Day instalaron una pantalla lateral con dos personas que se dirigen a los espectadores sordomudos con lengua de señas.

Como todas las Vendimias, los pasillos del teatro griego colapsaron en las cercanías del palco oficial. Periodistas y curiosos se acercaron a los políticos y no dejaron pasar a la gente hacia los sectores más alejados.

Los acomodadores derrocharon simpatía y cordialidad. Todos estaban ataviados con los sombreros violetas que llamaban la atención desde lejos.

Muchas nenas se disfrazaron de reinas de la Vendimia. Los vendedores autorizados vendían a $50 las coronas luminosas. También ofrecían adentro del teatro bebidas y copos de algodón de azúcar.

El gabinete de Alfredo Cornejo y llegó temprano para ocupar sus lugares en el palco. Había poca gente en el Teatro Griego y muchos no los reconocieron.